The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Las peores advertencias sobre el calentamiento global 'no se harán realidad'

Redacción TO
Última actualización: 25 Feb 2019, 5:09 pm CEST

El planeta Tierra puede ser menos sensible a las emisiones creadas por el hombre de lo que se temía, según un nuevo estudio reseñado por ‘The Times’. Las conclusiones del análisis plantean que las peores predicciones del sobre el calentamiento global no se volverán realidad.

Específicamente señala que el objetivo establecido en el Acuerdo de París sobre el cambio climático de limitar el aumento de la temperatura promedio por debajo de 2ºC es más alcanzable de lo que algunos científicos han afirmado. Para evitar un cambio climático peligroso, el Acuerdo establece un plan de acción mundial que pone el límite del calentamiento global en esa temperatura. Con este nuevo estudio, las predicciones apocalípticas de que el mundo podría calentarse hasta los 6ºC en 2100 -con consecuencias devastadoras para la humanidad y la naturaleza- han quedado descartadas, según el informe publicado en la revista ‘Nature’ pero reseñado por ‘The Times’.

Sin embargo, el texto ha dejado claro que todavía se necesitarán fuertes reducciones en las emisiones para evitar un cambio climático peligroso. El análisis se centró en la medida, conocida como sensibilidad climática de equilibrio (ECS), que es utilizada por los científicos del clima para hacer predicciones y estudiar cómo responde la temperatura del sistema climático a un cambio en el forzante radiativo. Por lo general se expresa como el cambio de temperatura asociado con una duplicación de la concentración del dióxido de carbono en la atmósfera.

La concentración ya ha aumentado en un 50% desde los tiempos preindustriales de 270 partes por millón (ppm)- una unidad de medida con la que se mide la concentración- a 403 ppm.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPPC), un organismo científico que asesora a los gobiernos, da un rango para ECS de 1.5 a 4.5 grados C. El nuevo estudio reduce este rango de entre 2.2 y 3.4ºC.

Peter Cox, profesor de dinámica de sistemas climáticos en la Universidad de Exeter y autor principal del artículo, expresó que su equipo ha analizado los dos rangos extremos presentados por el IPCC.

"Podemos descartar las sensibilidades climáticas muy bajas, que pueden implicar que no sea necesario hacer nada en absoluto, y también una sensibilidad climática muy alta a la que sería muy difícil adaptarse. Esto resulta útil porque les da a los políticos y a las personas una idea de lo que tienen que enfrentar y pueden tomar decisiones sobre esa base".

Cox añadió que su estudio mostró que había menos necesidad de preocuparse por las visiones apocalípticas del futuro, como las presentadas en el galardonado libro de ciencia ‘Seis grados: nuestro futuro en un planeta más caliente’, que tenía una imagen en la portada de un libro de un maremoto rompiendo el Big Ben.

“Las altas tasas de calentamiento parecen menos probables, lo que es una buena noticia. A menos que hagamos algo demasiado estúpido, no estamos ante un cambio climático catastrófico”.

A pesar de esto, ha insistido en que la gente debe seguir actuando para evitar la contaminación, lo que pudiese ayudar a lograr el objetivo propuesto por el Acuerdo de París.

Expuso en que el objetivo 2ºC establecido en París es bastante "alcanzable", pero limitar el calentamiento a 1.5ºC a largo plazo solo podría lograrse reduciendo la temperatura global mediante el uso de tecnología futurista, como árboles artificiales que absorben el CO2 de la atmósfera.

Por su parte, Piers Forster, director del Centro Internacional de Clima de Priestley en la Universidad de Leeds, dijo que el estudio "confirma que veremos un calentamiento y un impacto significativamente mayores en este siglo si no aumentamos nuestra ambición de reducir las emisiones de CO2; pero la posibilidad de un calentamiento de 6 grados o más con los impactos devastadores asociados quizás pueda comenzar a ser absolutamente descartada.