Las lluvias ayudan a extinguir los incendios del este de Australia

Cultura

Las lluvias ayudan a extinguir los incendios del este de Australia
Foto: PETER PARKS

La lluvia que se registra en el este de Australia desde el viernes está ayudando a extinguir la mayoría de los incendios que se registraban en esta región, pero las llamas continúan devastando el sur y sureste del país, según las autoridades. El sábado, se registraban en el país 75 focos de incendio frente a los 100 que había hace algunos días, según portavoces de los servicios de bomberos de Nueva Gales del Sur, el más afectado por las llamas.

«Continúa lloviendo en algunas de las regiones donde había incendios», han dicho, felicitándose porque las precipitacines y el descenso de las temperaturas ayudan a contener los focos de incendio aún activos. En el norte de Australia, en el Estado de Queensland, ha habido fortísimas tormentas la noche del viernes al sábado que han producido inundaciones y el cierre de carreteras. No se ha registrado ninguna víctima.

Después de un largo periodo de sequía y de temperaturas excepcionalmente altas, el viernes comenzó a llover en algunas regiones de Australia y el país parece pasar de un extremo a otro, ya que las precipitaciones podrían ser las más intensas en los últimos 10 años.

El sábado, dos importantes incendios en el sur de Nueva Gales del Sur y en el vecino Estado de Victoria siguen sin poder controlarse, pero los servicios de meteorología prevén lluvias abundantes el domingo y lunes en esta zona. En la isla Canguro, un refugio para la fauna y la flora situado al sur, las llamas han matado a buena parte de los koalas, pájaros y ciertos tipos de marsupiales.

Estos incendios forestales, que ya dejan 28 muertos y son una muestra clara del cambio climático, se han visto agravados por el tiempo particularmente caluroso y seco que se registra en Australia desde hace meses. El fuego ha devastado inmensas superficies de selva en el este y sur de Australia, ha diezmado el ganado y destruido unas 2.000 casas. Las autoridades advierten de que la crisis no ha terminado ya que faltan semanas para que termine el verano (austral).