The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Las familias en Yemen deben decidir a qué hijo salvar

MOHAMED AL-SAYAGHI

Puede ser una de las decisiones más difíciles a la que unos padres puedan hacer frente. En Yemen los padres se ven obligados a decidir entre salvar a sus hijos enfermos y pagarles un tratamiento médico o seguir alimentando a sus hijos más saludables, en medio de una guerra civil que dura más de 20 meses y que cada día se lleva la vida de decenas de niños.

La familia de Osama Hassan, de dos años, se enfrentó a esta desgarradora elección. Su familia tuvo que elegir entre gastar el poco dinero que tenía en un hospital para que recibiera tratamiento médico o comprar comida para alimentar a sus otros hijos. Escogió la segunda opción. Ahora, el pequeño Hassan, que ya no puede caminar debido a la debilidad de sus piernas, se enfrenta a sus últimos días de vida. "No hay nada que podamos hacer por él", cuenta su abuelo.

La mayor parte de los hospitales han sido destruidos y los que permanecen en pie carecen de medicinas debido a un bloqueo aéreo y naval de medicamentos.  Sólo el 45% de las 3.507 instalaciones contactadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 16 de las 22 provincias de Yemen funcionan y son accesibles para la población. La mayoría de los centros hospitalarios han cerrado o están parcialmente inutilizados, y sólo hay dos médicos o menos en el 42% de los 275 distritos incluidos en la encuesta del organismo internacional.

Yemen está devastado después 20 meses de conflicto entre las fuerzas leales al gobierno del presidente Abdrabbuh Mansour, respaldado por una coalición multinacional liderada por Arabia Saudí, y los aliados del movimiento rebelde. Un total de 7.070 personas han sido asesinadas hasta el 25 de octubre y 36.818 han resultado heridas, según datos entregados por las instalaciones sanitaria a Naciones Unidas. La cifra de muertos no diferencia entre civiles y combatientes. Además, tres millones de personas han sido desplazadas de sus hogares y 21 millones necesitan algún tipo de asistencia humanitaria