Las emisiones de CO2 crecieron en 2018 a un ritmo no alcanzado desde 2013

Energía y Medioambiente

Las emisiones de CO2 crecieron en 2018 a un ritmo no alcanzado desde 2013

El informe anual de la Agencia Internacional de Energía revela que la demanda energética mundial ha crecido un 2,3%, el ritmo de crecimiento más rápido de la década

Las emisiones globales de dióxido de carbono –CO2, el principal gas causante del calentamiento global, no sólo han seguido creciendo, sino que en 2018 aceleraron su progresión al 1,7%, un ritmo no alcanzado desde 2013. Los países que más han contribuido a aumentar las emisiones de CO2 son China, India y Estados Unidos.

Entre los tres representaron un 85% de la subida de las emisiones durante el pasado año, debido en gran parte a la entrada en servicio de nuevas centrales de electricidad producidas con carbón, ha informado la Agencia Internacional de la Energía (AIE), en su informe anual sobre la demanda energética mundial.

Las emisiones alcanzaron un nivel récord de 33.143 millones de toneladas de CO2, de las cuales un 28,6% corresponden a China –2,5% más respecto a 2017–, un 14,75% a Estados Unidos –+ 3,1%– y un 6,94% a India –+4,8%–. Por el contrario, Europa las redujo en un 1,3%, y sus emisiones supusieron un 11,94% del total.

«2018 fue un año excepcionalmente dinámico para la energía, con una demanda acelerándose hasta el doble de la tasa de crecimiento promedio desde 2010, impulsada por una economía global robusta y mayores necesidades de calefacción y refrigeración en algunas partes del mundo», informa la IAE.

 

La generación de CO2 se había estancado entre 2014 y 2016 pese al crecimiento económico gracias a la eficiencia energética y al despliegue de tecnologías renovables, unidos a una menor demanda de carbón. Pero las cosas se torcieron en 2017, y esa tendencia se agravó en 2018, como se confirma en el informe.

El principal motivo fue el repunte del consumo de carbón en China, India y otros pocos países del sudeste asiático que, por su naturaleza muy contaminante, generaron un 2,9% de emisiones de CO2 suplementarias.

Aunque ha perdido peso relativo con respecto al gas, el carbón sigue siendo a escala mundial la principal fuente de generación de electricidad y la segunda para el conjunto de la energía, solo por detrás del petróleo.

Y de acuerdo con una estimación de la AIE, el carbón ha sido responsable de una subida de la temperatura media global de entre 0,3 y 1 grado centígrado con respecto a los niveles preindustriales.

En Estados Unidos, pese al discurso favorable al carbón por parte de la Administración Trump, lo cierto es que su declive continuó el pasado año por unas plantas envejecidas que las compañías eléctricas prefirieron sustituir por otras de gas.

Algo parecido ocurrió en Europa, con alguna diferencia: ahí las centrales térmicas de carbón en países como Alemania, Francia, España, Italia o el Reino Unido están siendo reemplazadas por energías renovables.

En todo el mundo, la demanda de gas creció un 4,6%, y un 70% de esa expansión tuvo lugar en Estados Unidos y China. En Estados Unidos, a pesar de un contexto de subida de precios, el tirón fue del 10,5%, el mayor desde comienzos de los años 1950 por la sustitución de centrales de carbón, pero también por el gasto en calefacción ante un invierno más frío. En China, con un alza del 18%, el gas ha duplicado su cuota en el ‘mix’ energético desde comienzos de la década, hasta el 8%.

La progresión de las renovables a escala mundial se quedó algo por debajo de la del gas y supuso en torno al 15% de la demanda energética, especialmente en la generación de electricidad, donde ya cubren alrededor de la cuarta parte de la demanda. China lideró el despegue de las renovables, con un 40% de las nuevas instalaciones, seguida de Europa, de Estados Unidos e India.

En cuanto al consumo de petróleo, subió un 1,3%, con 1,3 millones de barriles al día adicionales.

La AIE está preocupada por la ralentización por tercer año consecutivo de las mejoras en cuanto a eficiencia energética, con un ritmo del 1,3% en 2018, cuando ése es precisamente el principal vector para limitar la generación adicional de CO2.

Para su director ejecutivo, Fatih Birol, el aumento de las emisiones «demuestra otra vez que hace falta más acción urgente en todos los frentes», en particular el desarrollo de tecnologías limpias, incluida la captura y almacenamiento de CO2, según informaEfe.