La renovación de la casa del príncipe Harry y Meghan Markle costó 2,7 millones de euros

Mundo Ethos

La renovación de la casa del príncipe Harry y Meghan Markle costó 2,7 millones de euros
Foto: Frank Augstein

La renovación de la residencia campestre del príncipe Harry, Meghan Markle y su hijo Archie, Frogmore Cottage, podría haber sido un regalo a la pareja por parte de la reina. Sin embargo, le ha costado al contribuyente 2,4 millones de libras (3,05 millones de dólares o 2,7 millones de euros), según revelan las cuentas anuales de la familia real.

La reforma que se ha llevado a cabo en la residencia ha durado seis meses. Se han convertido cinco zonas en una única vivienda para los duques de Sussex y su hijo nacido el 6 de mayo, Archie.

«Las infraestructuras obsoletas fueron sustituidas para garantizar el futuro a largo plazo de la propiedad», que data del siglo XIX, ha justificado en una rueda de prensa el encargado de la gestión de las cuentas reales, Michael Stevens.

Stevens también ha aclarado que, «sustancialmente, todos los muebles y arreglos» han sido sufragados por los duques.

Los medios británicos señalan que el príncipe Harry y Meghan Markle han instalado en la casa una cocina y baños de lujo. Asimismo indican que han habilitado una sala para que Meghan Markle practique yoga.

En total, en el año fiscal 2018-2019 la Casa Real británica se gastó 67 millones de libras (85 millones de dólares), de los 82 millones (104 millones de dólares) recibidos del Tesoro británico.

Según Michael Stevens, los 15 millones de libras no gastados se guardarán para futuras obras en el Palacio de Buckingham, cuya renovación comenzó en 2018 y se prevé que dure seis años.

Los beneficios generados por el patrimonio de la Corona se ceden al Tesoro británico, en virtud de un acuerdo de 1760. En 2018-2019 representaron 345,5 millones de libras (439 millones de dólares).

En contrapartida, el Tesoro concede una subvención que debe cubrir los gastos anuales de la reina y que representan el 15% de los beneficios. Desde 2018, la familia real recibe un 10% complementario para cubrir las obras de renovación del Palacio de Buckingham.

Del total de gastos, 23 millones de libras sirvieron para pagar al personal, y 2,3 millones se dedicaron a recibir a casi 160.000 invitados, con 1,7 millones dedicados a alimentos y bebidas.