La producción industrial de Brasil se desploma por el coronavirus

Economía y Capital

La producción industrial de Brasil se desploma por el coronavirus

La producción industrial de Brasil se derrumbó un 18,8% en abril con respecto a marzo y un 27,2% frente al mismo mes de 2019 por impacto de las medidas de paralización económica adoptadas contra la pandemia de coronavirus, según datos oficiales publicados este miércoles.

Brasil es la primera potencia económica de América Latina. Estos son los peores resultados desde el inicio de la serie histórica en 2002, según el instituto oficial de estadísticas, IBGE. El resultado de la comparación mensual es, pese a todo, algo mejor que la expectativa promedio de los analistas consultados por el diario Valor, que preveían una caída del 32,2%.

En marzo, cuando empezaron a aplicarse medidas de cuarentena parcial en los principales estados del país, como Sao Paulo y Río de Janeiro, el índice ya había retrocedido un 9,1% respecto a febrero. Actualmente, todos los cuadros comparativos están en negativo: en el periodo enero-abril la caída interanual es de un 8,2% y en el acumulado de 12 meses el rojo es de 2,9%.

«El resultado de abril resulta, claramente, del número mayor de paralizaciones de las múltiples unidades productivas, en diversos segmentos industriales, a causa de la pandemia», ha explicado el responsable del informe del IBGE, André Macedo. «En abril hemos visto la expansión, con caídas de magnitudes históricas, de dos dígitos, en todas las categorías económicas y en 22 de las 26 actividades examinadas», ha añadido.

Entre las actividades más afectadas, la producción de automóviles, remolques y carrocerías retrocedió un 88,5% respecto a marzo y un 92,1% en comparación con abril de 2019.

La crisis sanitaria ha provocado fuertes tensiones entre los gobernadores favorables a las medidas de aislamiento social y el presidente, Jair Bolsonaro, que las considera como un remedio que puede resultar «peor que la enfermedad» debido a sus secuelas económicas.

Brasil se ha convertido en el segundo país en cantidad de afectados por la COVID-19 y en el cuarto en número de muertos, con casi 32.000 hasta el martes, y, según expertos, la pandemia todavía está en fase de expansión. Los contagios (más de 550.000 de acuerdo con los datos oficiales) podrían ser, sin embargo, hasta 15 veces superiores, debido a que en el país no se realizan test masivos, advierten los expertos.