La oposición venezolana afirma que han entrado 50 toneladas de ayuda humanitaria al país

Mundo Ethos

La oposición venezolana afirma que han entrado 50 toneladas de ayuda humanitaria al país

La oposición venezolana afirma que la ayuda ha entrado a pesar del bloqueo de fronteras que ordenó el Gobierno de Nicolás Maduro

La oposición venezolana afirma que han entrado en el país 50 toneladas de ayuda humanitaria a pesar del bloqueo que ordenó el Gobierno de Nicolás Maduro, que cerró las fronteras para no permitir la entrada de estas donaciones solicitadas ante la escasez de medicinas y alimentos. Sin embargo, grandes cargamentos siguen esperando en diferentes puntos de la frontera para poder ingresar en Venezuela.

“Una parte de las cargas también ha entrado por otros caminos y en la semana iremos mostrando parte de ese resultado y a dónde irán llegando y quiénes serán los beneficiarios”, ha dicho el presidente de la comisión parlamentaria para la ayuda humanitaria, Miguel Pizarro.

En las 50 toneladas de ayuda que asegura que han entrado en el país en dos camiones por el sur se encuentran suplementos nutricionales, materiales médicos y productos de higiene, principalmente.

Una gran cantidad de ayuda humanitaria se encuentra retenida en diferentes puntos de la frontera de Venezuela debido al bloqueo que ordenó Nicolás Maduro, que impide la entrada de estos cargamentos en el país.

En la isla de Curazao se encuentran varados dos buques cargados de ayuda humanitaria, que la oposición ha decidido no enviar por el momento a Venezuela debido a la advertencia de la Marina.

El barco Midnight Stone y el Seven Seas, que carga 50 toneladas de ayuda humanitaria, se encuentran amarrados en Curazao para evitar riesgos para las tripulaciones y para la carga que transportan.

En la frontera entre Venezuela y Brasil también tuvieron que ser devueltos a territorio brasileño dos camiones que llevaban las donaciones que se se encontraban en el estado de Roraima. Fueron retirados “por precaución” y para “evitar posibles conflictos”, explicó una diputada venezolana exiliada en Brasil, Yuretzi Idrogo.

La frontera entre Venezuela y Brasil, al igual que con Colombia, permanece cerrada y en algunos de los poblados venezolanos que lindan con estos países ha habido disturbios durante el fin de semana, en medio de la exigencia de manifestantes de que se permitiera el ingreso de las donaciones que Maduro no acepta por considerar que pueden dar paso a una invasión extranjera.

La oposición denuncia que en una de estas poblaciones, la de Santa Elena de Uairén, está “sitiada” por “paramilitares” y aseguran que tienen registros que cifran entre “14 y 25 los asesinados en la población pemón”, pero no podrán confirmar la cifra exacta hasta que no tengan información completa “de viva voz” de los propios indígenas.