The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

La ONU adopta el Pacto Mundial sobre Refugiados sin apoyo de EEUU ni Hungría

Redacción TO
Última actualización: 17 Dic 2018, 9:50 pm CEST

En una decisión histórica, los Estados miembros de la Asamblea General de la ONU han adoptado este lunes, sin los votos de Estados Unidos y Hungría, el Pacto Mundial sobre Refugiados que transformará la forma en la que la comunidad internacional responde a los grandes desplazamientos de refugiados, beneficiando tanto a ellos como a las comunidades que los acogen.

El pacto obtuvo 181 votos a favor, dos en contra (los de Estados Unidos y Hungría) y tres abstenciones (República Dominicana, Eritrea y Libia).

Al igual que el Pacto Mundial sobre las Migraciones, el de los refugiados no es vinculante. Ambos textos surgieron de la Declaración de Nueva York, adoptada por unanimidad en 2016 por los 193 integrantes de la ONU, con la que se procuró mejorar la capacidad para recibir refugiados y migrantes así como facilitar, si es del caso, el regreso a sus países de origen.

Redactado por el Alto Comisionado para los Refugiados con sede en Ginebra (ACNUR) y dirigido por el italiano Filippo Grandi, el Pacto Mundial para los Refugiados busca ofrecer lineamientos para gestionar los movimientos masivos de refugiados así como situaciones prolongadas de refugio.

Ningún país debe quedarse solo para responder a una gran llegada de refugiados”, ha dicho el Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi. “Las crisis de refugiados piden compartir las responsabilidades internacionalmente y el pacto es una poderosa expresión de cómo trabajar juntos en el fragmentado mundo actual”.

El pacto llega en un momento en el que hay un número récord de personas desplazadas: más de 68,5 millones de personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares en todo el mundo, incluyendo a 25,4 millones que han salido de su país y se han convertido en refugiados, según la ONU.

Casi nueve de cada 10 refugiados viven en países en desarrollo, donde los servicios básicos como la educación y la salud a menudo ya están al límite. El pacto proporcionará más inversiones, tanto de Gobiernos como del sector privado, para fortalecer las infraestructuras y los servicios para los refugiados y para las comunidades de acogida.

"Las crisis de refugiados requieren un reparto global de responsabilidades y el Pacto es una expresión poderosa de la forma en que trabajamos juntos en el mundo fragmentado de hoy", ha sentenciado Grandi.