La ola de frío que azota Europa deja cerca de 50 muertos

No Category -

La ola de frío que azota Europa deja cerca de 50 muertos

La ola de frío siberiano que azota Europa y que ha provocado desde el viernes casi 50 muertos, entre ellos varios ‘sin techo’, seguirá este jueves con nevadas, lluvias y fuertes vientos. Sólo en España donde la nieve de los últimos días ha dado paso este jueves a intensas lluvias por la borrasca llamada Emma, se han producido cinco fallecidos.

La ola de frío siberiano que azota Europa y que ha provocado desde el viernes casi 50 muertos, entre ellos varios ‘sin techo’, seguirá este jueves con nevadas, lluvias y fuertes vientos. Sólo en España donde la nieve de los últimos días ha dado paso este jueves a intensas lluvias por la borrasca llamada Emma, se han producido cinco fallecidos.

La proximidad de diversas borrascas atlánticas a la Península, entre las que se encuentra Emma, ha puesto en alerta este jueves numerosos puntos del país, donde remiten las nevadas extensas en cotas bajas, pero «se mantienen las lluvias muy abundantes y generalizadas, las rachas fuertes o muy fuertes de viento, y comienza a ser significativamente adverso el estado de la mar», informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las intensas nevadas que el miércoles cubrieron gran parte del norte peninsular irán remitiendo a lo largo del día, dando paso a lluvias que serán persistentes en los próximos días debido al paso continuo de frentes. Se espera que las lluvias sean intensas en Cádiz, Málaga y Granada con acumulaciones superiores a 150-200 litros/m2 en numerosas zonas de la Península. A estas borrascas, Aemet añade el «agua proveniente del deshielo» debido a las nevadas de los días anteriores.

El viento acompañará el paso de los frentes, sobre todo el jueves y el viernes, con rachas muy fuertes, según las previsiones. Una situación que, en las zonas costeras del Atlántico y del Cantábrico traerá temporal marítimo.

En Europa el fenómeno climático ya tiene varios nombre que van desde ‘La Bestia del Este‘ para los medios británicos, hasta ‘El Oso de Siberia‘ en Holanda, pasando por el ‘Cañón de nieve‘ en Suecia.

Los fallecidos se han producido en los últimos días en Polonia, con el mayor número de muertos que, según la agencia AFP ascienden a 18, seis en República Checa, cinco en Lituania, cuatro en Francia y Eslovaquia, dos en Italia, Rumanía, Serbia y Eslovenia, uno en Holanda, otro en Reino Unido, además de los cinco ocurridos en España.

En la madrugada del miércoles, el mercurio cayó hasta -21°C en las regiones montañosas de Croacia y Bosnia, -20°C en Lübeck, en el norte de Alemania, -19°C en el sur de Polonia, -18°C cerca de Lieja, en Bélgica, y -10°C en los alrededores de Londres.

En Suiza, se registró una marca de -36°C en Glattalp, a 1.850 metros da altura, un lugar deshabitado donde son frecuentes estas temperaturas extremas. En Francia, la madrugada de este miércoles fue la más fría en lo que va del invierno, con -12°C en Metz, en el noreste.

Las temperaturas bajas, que se mantendrán este jueves, han afectado sobre todo a los ‘sin techo’. Tres de ellos murieron en Francia y en la República Checa desde el viernes, y dos en Italia, uno de los cuales rechazó abandonar el lugar en el que dormía al raso fuera de Milán.

En Bélgica, varias ciudades adoptaron la decisión inédita de forzar a las personas sin domicilio fijo a guarecerse en refugios.

En Alemania, la Asociación de ayuda a los sin techo reclamó que los centros de acogida estén abiertos durante toda la jornada y no sólo por la noche. «También se puede morir de frío durante el día», insistió Werena Rosenke, directora de la asociación.

En Francia, el ministro de la Cohesión de los Territorios, Jacques Mézard, anunció que hay disponibles 150.000 plazas de alojamiento de urgencia, «una cifra nunca antes alcanzada».

«Aquellos que cuentan con una casa también se pueden revelar vulnerables con este clima. Si usted tiene vecinos ancianos o frágiles, verifique que están sanos y salvos, y que cuentan con un ‘stock’ suficiente de alimentos y medicamentos, así como que su vivienda está calefaccionada (al menos 18°C)», solicitó el alcalde de Londres, Sadiq Khan.

En Irlanda, los habitantes se lanzaron hacia los supermercados para aprovisionarse ante la llegada de la tormenta Emma, que el jueves provocará, según las previsiones de los meteorólogos, las mayores nevadas registradas en el país desde 1982.

Las autoridades decretaron «alerta roja» y recomendaron a todos los habitantes de las provincias de Munster (suroeste) y Leinster (este) mantenerse al abrigo entre las 16H00 del jueves y las 12H00 del viernes.

La ola de frío que azota Europa deja cerca de 50 muertos 1

En Venecia, la nieve ha cubierto de blanco las góndolas. | Foto: Manuel Silvestri / Reuters

A través de toda Europa, la nieve y el hielo en calles y carreteras han perturbado el tráfico de vehículos, así como el aéreo y el ferroviario. Numerosos vuelos han sido anulados o retrasados en los aeropuertos británicos. En Irlanda, la compañía de bajo coste Ryanair anuló todos sus vuelos desde y hacia Dublín. Y en Escocia, los aeropuertos de Glasgow y Edimburgo cerrarán hasta el mediodía del jueves.

En Holanda, la fiebre del patinaje invadió al país. A pesar de temperaturas de -15°C registradas en algunas partes, las condiciones no eran ideales para practicar este deporte: en Hank, en el oeste del país, un hombre de 75 años murió congelado el miércoles al caer al agua tras deslizarse por hielo muy fino. Varios accidentes similares se produjeron en pueblos cercanos a Utrecht y Ámsterdam, pero las víctimas fueron socorridas a tiempo.

En Londres, un sexagenario murió en las mismas circunstancias en un lago del sureste de la capital.

El tabloide Österreich premió con la palma del «trabajo más glacial de Austria» a Ludwig Rasser y Norbert Daxbacher, empleados de la estación meteorológica de Sonnblick, a 3.109 metros de altura, quienes deben salir tres veces al día para monitorear los aparatos de medidas. «Necesitamos una hora para tomar los datos de todos los aparatos. A -32°C (temperatura del martes), la sensación térmica provocada por el viento era de -60°C», reveló Ludwig.

Numerosas escuelas cerraron sus puertas en Reino Unido, Irlanda y el norte de Portugal y España, así como en Bosnia y Kosovo, donde muchos pueblos y aldeas se encontraban aislados por la nieve.