La mitad de las playas de arena desaparecerán este siglo si no frenamos el cambio climático

Energía y Medioambiente

La mitad de las playas de arena desaparecerán este siglo si no frenamos el cambio climático
Foto: ALVARO BARRIENTOS

La mitad de las playas de arena del mundo pueden desaparecer a finales de este siglo si continúan las tendencias actuales de cambio climático y aumento del nivel del mar, según un estudio publicado este lunes por Nature Climate Change.

En el caso de España y el sur de Europa, para finales de siglo el retroceso de las playas podría ser de 86 metros si no se toman medidas para contener el cambio climático, según explica Theocharis Plomaritis, de la Universidad Cádiz (UCA), uno de los firmantes del estudio. En el mejor de los casos, es decir, con medidas para mitigar los efectos del cambio climático, la pérdida de playas arenosas en España sería de 60 metros a finales del XXI y de 27 metros para 2050.

Un equipo dirigido por Michaleis Vosdoukas, de la Universidad de Delf (Holanda), ha analizado bases de datos e imágenes de satélite sobre los cambios en las líneas de costas entre 1984 y 2015 para extrapolar tendencias y predecir dinámicas futuras. Con esta técnica, han determinado el cambio de la línea de costa impulsado por factores físicos, el retroceso de la línea de costa debido al aumento del nivel del mar y cómo puede cambiar la erosión debido a las tormentas.

Los resultados señalan que sin medidas para mitigar el cambio climático y de adaptación, «casi la mitad de las playas del mundo se sitúan bajo amenaza de extinción a finales de siglo», aunque si se adoptan medidas esa previsión se podría reducir en un 40%. Aunque el calentamiento global se desacelerara, la sociedad tendrá que adaptarse a una considerable pérdida de playas arenosas, por lo que hay que hacer planes de mitigación de daños, los cuales serían más eficaces si se diseñan a nivel regional y local, señala el experto.

Si se analiza la longitud total de playa de arena que se puede perder, la zona más afectada sería Australia, con casi 12.000 kilómetros en peligro, mientras países como Canadá, Chile, México, China y Estados Unidos también se verían «muy afectados», dice el estudio. El riesgo por erosión es especialmente alto en Gambia y Guinea-Bissau, donde más del 60% de la zona costera de arena puede perderse.