The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

La imagen que resume un país en garras de la hambruna

Abdeljalil Bounhar

Las salas de cuidados intensivos de los hospitales de Yemen se llenan de niños demacrados conectados a monitores y goteos víctimas de la escasez de alimentos. Una situación que podría empeorar debido a la crisis bancaria que atraviesa el país y a los bloqueos portuarios que impiden la entrada de alimentos debido a una guerra civil que dura ya 18 meses.

Más de la mitad de 28 millones de habitantes del país ya no tienen suficiente comida, según Naciones Unidas. El exiliado presidente de Yemen, Abd Rabbuh Mansur Hadi, ordenó el mes pasado a la sede del Banco Central que abandonase la capital Saná, controlada por los rebeldes Houthi. También ha nombrado a un nuevo gobernador, un miembro de su gobierno que ha asegurado que el banco no tiene dinero. Una decisión que hace aún más difícil llevar suministros al país, aseguran organizaciones. "La politización del Banco Central y los intentos de las partes en el conflicto para utilizarlo como una herramienta de guerra empuja a los más pobre al borde del precipicio", informa Richard Stanforth, asesor de política humanitaria de Oxfam.

En la imagen, Salem Issa, de seis años, descansa junto a su madre en un hospital de Yemen. "Tengo a mi hijo enfermo, solía darle galletas, pero ahora no come nada", comenta la madre de Salem.