La Guardia Civil detiene a 104 traficantes de faisanes, cocodrilos y otras especies protegidas

Lifestyle

La Guardia Civil detiene a 104 traficantes de faisanes, cocodrilos y otras especies protegidas
Foto: Dave Martin

La Guardia Civil, en el marco de la operación Thunderstorm coordinada por Interpol y en la que participan más de 80 países, ha detenido a 104 personas por tenencia y tráfico de especies protegidas, entre las que figuran algunas de gran valor ecológico como primates (monos tití o macacos de Berbería), aves exóticas (tucanes, kakarikis o faisanes), rapaces, serpientes, tortugas y otros reptiles (cocodrilos o camaleones). Los detenidos e investigados en esta operación se enfrentan a penas de prisión de entre seis meses a cinco años y a multas de hasta el 350% del valor comercial de la especie.

Entre las incautaciones más destacadas se encuentra la intervención de más de 3.800 ejemplares de cactus protegidos, más de 100 piezas de marfil, leones naturalizados –tratados para que parezca que están vivos–, pieles de guepardo y de cebra o colmillos de elefante.

La Guardia Civil ha detectado 83 delitos relativos a la protección de la flora y la fauna después de realizar unas 13.000 inspecciones en envíos de paquetería, equipajes, comercio ilegal a través de internet, contenedores de mercancías, cotos de caza o espacios naturales. En esta operación han participado efectivos del Seprona y de la Policía Judicial del País Vasco, con colaboración con el Servicio Fiscal y el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, y han empleado novedosas técnicas de análisis de ADN para identificar a las especies.

Los negocios lucrativos a costa del medio ambiente por parte de redes criminales están experimentando “uno de los mayores crecimientos a nivel internacional”, ha informado la Guardia Civil en un comunicado. Los delitos medioambientales suponen el “cuarto negocio ilegal más lucrativo a nivel mundial tras el tráfico de drogas, la falsificación de productos y el tráfico de personas” y generan unas ganancias estimadas entre 91.000 y 258.000 millones de dólares anuales.

A tenor de la expansión de estos actos criminales, la UE ha establecido como una de sus prioridades la lucha contra la delincuencia organizada y grave, y aprobó un plan de acción de la UE contra el tráfico de especies en 2016. Asimismo, España ha lanzado un plan español contra el tráfico de especies y el furtivismo internacional.

España, a causa de su ubicación geográfica y vínculos comerciales y culturales, es lugar de tránsito y destino de numerosos tráficos ilegales de especies de flora y fauna procedentes de África, Centroamérica y América del Sur. España también sufre el expolio de especies como huevos de aves rapaces, alevines de anguila, camaleones o tortugas, muchas de las cuales se exportan de manera ilegal hacia China.