La familia de uno de los desaparecidos en el vertedero de Zaldibar asegura que el rescate es un "despropósito absoluto"

General

La familia de uno de los desaparecidos en el vertedero de Zaldibar asegura que el rescate es un "despropósito absoluto"
Foto: Miguel Tona

La familia de Joaquín Beltrán, uno de los dos trabajadores desaparecidos en el derrumbe del vertedero de Zaldibar (Vizcaya) el pasado 6 de febrero, ha denunciado este martes el «despropósito absoluto» de los «comisarios políticos» del operativo de rescate.

En un comunicado hecho público esta noche, la familia del trabajador atrapado en el desprendimiento de miles de toneladas de residuos afirma que las labores de búsqueda han estado «totalmente descoordinadas desde arriba» y han sido «inadecuadas e insuficientes», por lo que considera que «se puede y debe hacerse mucho más de lo que se está haciendo».

Transcurrido casi un mes desde el derrumbe del vertedero, «la realidad es que Alberto (Sololuce) y Joaquín siguen enterrados entre basura», lamentan los familiares.

Critican asimismo el «bochornoso espectáculo de las comparecencias, dimes y diretes, información y desinformación de los portavoces de los distintos partidos políticos, y qué decir de las palabras de viceconsejeros y consejeros del Gobierno Vasco. Qué decir de las palabras del propio lehendakari».

A su juicio, se ha tratado de «una puesta en escena vacía de contenido con la que cubrir las apariencias ante la inminencia del escenario electoral. No vale la ‘autocrítica’ si no se critica nada, si no se corrige nada».

Por el contrario, los familiares de Joaquín Beltrán expresan su agradecimiento a todo el personal de emergencia, bomberos, Ertzaintza, forenses, agentes y perros de la Unidad Canina, así como a los voluntarios que participan en las tareas de rescate, «dotados de una especial sensibilidad».

También agradecen su trabajo a los profesionales de los medios de comunicación, «que han sabido respetar» sus sentimientos y «trasladar adecuadamente a la calle la dura realidad».

Al margen de las responsabilidades políticas y operativas a depurar en cuanto a la gestión y dirección de la crisis del vertedero de Zaldibar, «muchas y de gran envergadura», la familia hace hincapié en que lo prioritario es encontrar a los dos desaparecidos, por lo que señala que «no se pueden parar las labores de búsqueda y no se puede hacer que se hace».

«No se trata de preguntar por qué se ha rechazado, o no se ha pedido, tanto da, la ayuda del Ejército, por qué no hay más perros de la admirable unidad canina, por qué no se ha dotado de personal suficiente y experimentado las labores de búsqueda, por qué ha habido máquinas paradas por falta de palistas y combustible y han tenido que ser utilizadas las de las propias víctimas…», reprochan.

La familia de Joaquín Beltrán advierte de que no se va a mantener «observando el espectáculo de la política, viendo cómo unos y otros se acusan mutuamente en plena precampaña electoral».

Tampoco va a «consentir que una vez se celebren las elecciones y la tragedia deje de molestar o de poder rentabilizarse políticamente» sus familiares «caigan en el olvido», y recuerda que «hay ejemplos recientes de cómo no se ha escatimado en medios para rescatar a desaparecidos».