La Eurocámara deja fuera a Gibraltar en la negociación del Brexit

Política y Conflictos

La Eurocámara deja fuera a Gibraltar en la negociación del Brexit
Foto: VINCENT KESSLER| Reuters

El pleno del Parlamento Europeo ha acordado por mayoría dejar la cuestión de Gibraltar fuera de las negociaciones del Brexit, sumándose así a la línea defendida por el Gobierno de Madrid.

En el debate celebrado este miércoles no ha prosperado ninguna de las tres enmiendas presentadas por otros tantos eurodiputados británicos que solicitaban la inclusión de Gibraltar en las negociaciones. Las enmiendas han contado con el apoyo de los nacionalistas catalanes y vascos.

Aunque no aparece en la resolución, Gibraltar ha centrado parte del debate en la Eurocámara, dedicado al posicionamiento sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea. El líder del Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, ha advertido de que «Gibraltar romperá el acuerdo» entre la UE y su país, por el veto que España utilizará si se incluye el Peñón en el acuerdo en vez de tratarse de forma bilateral entre Londres y Madrid.

Farage afirmó que es «una hipocresía» que los 27 digan que irán unidos a las negociaciones y no se admitirán acuerdos bilaterales de los Estados miembros con Londres, y a la vez «se incluya una cláusula que dice que España tiene derecho de veto si no está de acuerdo con la solución para Gibraltar».

El líder del Partido Popular Europeo (PPE), Manfred Weber, le ha recordado al diputado británico que «los españoles no estarán solos con respecto a Gibraltar frente a Londres. Los intereses de los españoles son los de todos los europeos«.

Ramón Jáuregui, en nombre del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en la Eurocámara, ha intervenido para plantear la necesidad de buscar «un acuerdo que sea fruto de una voluntad de convivencia con Gibraltar. No es guerra de soberanías. Pero no se puede admitir que haya una colonia en Europa en el siglo XXI«. Por su parte, el portavoz del Partido Popular (PP), Esteban González Pons, ha salido al paso de los polémicos comentarios realizados por el conservador británico Michael Howard para subrayar que los parlamentarios británicos «se equivocan cuando no ven que el nacionalismo extremo conduce al racismo y han pasado solo siete días desde el Brexit y no paramos de escuchar desprecios a España, y a los más nacionalistas con la palabra guerra en la boca«.

El caso de Irlanda del Norte

En la resolución de la Eurocámara aprobada por 516 votos a favor, 133 en contra y 50 abstenciones, se establece que el acuerdo del Brexit deberá, entre otras prioridades, aclarar el estatuto legal de los británicos que viven en la UE y viceversa, así como sus derechos fundamentales tras la salida de Reino Unido.

En ese sentido, el negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier, ha hablado de la necesidad de que en los próximos dos años de negociaciones haya «reciprocidad» y «no discriminación» en el respeto a los derechos de los comunitarios que viven y trabajan en la UE y viceversa, reivindicaciones que recoge el texto.

Igualmente, los eurodiputados reclamaron aclarar las nuevas fronteras exteriores de la UE y un trato especial para Irlanda del Norte, de forma que no se torpedee el proceso de paz con más inestabilidad.

La Eurocámara deja fuera a Gibraltar en la negociación del Brexit 2

Los eurodiputados votan una resolución sobre las prioridades del Brexit y la negociaciones | Foto: Vincent Kessler / Reuters

Asimismo, se reclama que Reino Unido pague los costes del «divorcio», una factura sobre la que mostraron sus disconformidades en el debate previo al voto Barnier y Farage, entre otros.

Farage denunció también a la Eurocámara que la primera ministra británica, Theresa May, «no piensa cumplir» las exigencias de Bruselas, incluidos «los 52.000 millones de libras de factura que dicen que tenemos que pagar, una cifra que se han sacado de la manga, que parece un rescate» para la UE.

«No somos nosotros los que nos vamos de la UE. Son ustedes los que se van», le contestó el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, al político euroescéptico, que lució para la ocasión calcetines con la bandera británica.

La resolución del Parlamento establece que «el acuerdo financiero con Reino Unido debe incluir las obligaciones legales que emanen de los compromisos presupuestarios que el país tiene pendientes, así como hacer provisiones para las partidas que no figuran en el balance, las obligaciones condicionales y otros costes financieros que puedan surgir como consecuencia de la salida». La Eurocámara tendrá derecho de veto del acuerdo final alcanzado entre Londres y los 27, informa EFE.