Kioto prohíbe las fotografías en varios lugares de la ciudad por el acoso a las geishas

Futuro

Kioto prohíbe las fotografías en varios lugares de la ciudad por el acoso a las geishas
Foto: Shizuo Kambayashi

Las autoridades de Kyoto han prohibido las fotografías en algunos lugares de uno de los barrios de la ciudad debido a las quejas de acoso a las geishas y del mal comportamiento de los turistas que buscan conseguir un selfie con ellas. La prohibición, que afecta a algunas calles privadas del distrito de Gion, incluye una multa de 10.000 yenes (unos 80 euros) a quienes inclumplan la norma, según informa el diario The Guardian.

“La contaminación turística” es un problema creciente en Kioto, donde los turistas van en multitud a lugares antiguos y templos y, en Gion, a ver a las mujeres que se dedican al entretenimiento y a las aprendices maiko vestidas con elaborados kimono que van de camino a sus citas.

Los residentes y los negocios de la zona han emitido numerosas quejas al respecto, lo que ha llevado a las autoridades locales a colocar señales cerca de las calles más estrechas que llevan a Hanamikoji, una de las carreteras principales, en las que se avisa a los visitantes de que no se pueden hacer fotografías. Además, se han creado pegatinas y marcapáginas en las que se recuerda en inglés y en chino a los turistas sobre el comportamiento que se espera de ellos.

El barrio de Gion está lleno de restaurantes exclusivos en los que las geishas y sus aprendices, las maiko, entretienen a los clientes. Más de 300 locales, entre estos restaurantes y las tiendas de la zona, se han quejado de comportamientos como el bloqueo del tráfico, la entrada a propiedades privadas y la basura que dejan los turistas. Algunos incluso dicen haber visto a turistas perseguir a las geishas por la calle o rodear sus taxis para poder echarse una foto con ellas.

Aunque la prohibición y la multa no son legalmente vinculantes, los negocios locales esperan que la medida convenza a los visitantes de que sean más respetuosos con el barrio y sus residentes.

En 2018, 31 millones de turistas visitaron Japón, casi un 9% más que el año anterior. Para el año que viene, el Gobierno espera recibir cerca de 40 millones de turistas.