Junts per Catalunya y ERC llegan a un acuerdo que incluye a Jordi Sànchez como president

Futuro

Junts per Catalunya y ERC llegan a un acuerdo que incluye a Jordi Sànchez como president
Foto: Manu Fernandez

Junts per Catalunya y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) han llegado este lunes a un acuerdo que incluye al expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez como presidente de la Generalitat, según publica el diario El País. Sànchez, que salió elegido en los comicios regionales catalanes al formar parte de la lista de Junts per Catalnunya, se encuentra en prisión preventiva desde el pasado mes de octubre por sedición por su papel en el proceso independentista catalán que culminó con la declaración unilateral de independencia.

Ambos partidos esperan presentar el pacto este miércoles, pero la posible investidura de Jordi Sànchez plantea interrogantes dado que se encuentra en prisión preventiva. Además, la justicia podría inhabilitarlo para la política, como ya hizo con Artur Mas, así que, de lograr ser investido, quedaría por determinar durante cuánto tiempo podría ostentar el cargo. Su nombramiento como president de la Generalitat entraría así en conflicto con la demanda inicial de Esquerra Republicana de tener un Gobierno efectivo.

La noticia se conoce poco después de que el juez del Tribunal Supremo que investiga el procés, Pablo Llarena, confirmara la prisión provisional para Jordi Sánchez y rachazara su petición de libertad. Llarena insistía en la medida con el argumento de que, además del riesgo de reiteración delictiva ya tenido en cuenta para ordenar su encarcelamiento provisional, han aparecido en la investigación nuevos elementos que podrían acreditar su participación en hechos delictivos. Además, indicaba que durante la instrucción han aparecido “nuevos elementos de soporte” sobre la participación de la Asamblea Nacional Catalana y del propio Jordi Sánchez en los hechos investigados.

Y semanas antes, Jordi Sànchez había solicitado que se le concediera la libertad. Para ello, el número dos de Junts per Catalunya admitió que el referéndum independentista del 1 de octubre no fue válido, renunció a la uniteralidad para lograr la independencia de Cataluña y negó haber llamado a la violencia. Lo hizo durante una comparecencia, a la que acudió por petición propia (junto con Jordi Cuixart, presidente de Ômnium Cultural, y Joaquim Forn, exconseller de Interior).