Junqueras desde la cárcel dice que ERC no facilitará un Gobierno de extrema derecha

Mundo Ethos

Junqueras desde la cárcel dice que ERC no facilitará un Gobierno de extrema derecha
Foto: Andreu Dalmau

El exvicepresidente del Govern y cabeza de lista de ERC para las elecciones del 28A, Oriol Junqueras, ha afirmado en una rueda de prensa desde la cárcel, que su partido no facilitará, poniendo líneas rojas al diálogo, un Gobierno de extrema derecha, pero ha advertido al PSOE que «no regalará nada» y que «no renunciará al referéndum».

En una rueda de prensa organizada por la Agencia Catalana de Notícies (ACN) mediante videoconferencia desde la prisión de Soto del Real (Madrid), Junqueras ha subrayado que ERC «quiere ganar las elecciones para forzar el diálogo entre los gobiernos español y catalán» y convertir el «nunca, nunca, nunca» de Pedro Sánchez (PSOE) a la autodeterminación en un «siempre, siempre, siempre».

«Cualquier demócrata europeo tiene la obligación de intentar evitar que haya gobiernos de extrema derecha en su país», ha subrayado Junqueras en su primera rueda de prensa realizada desde que entró en prisión, en noviembre de 2017, por lo que «ni por acción ni por omisión facilitaremos un gobierno» de este tipo.

Ahora bien, aunque ERC prefiere cualquier gobierno que no sea de extrema derecha, «esto no significa –ha afirmado– que regalemos nada, porque seremos exigentes con el resto de condiciones», y ha precisado, que «el referéndum y el final de la represión» son «irrenunciables».

A lo largo de la rueda de prensa, en la que han participado medios de comunicación de varios países, Junqueras ha advertido que el PSOE, si puede, pactará con Ciudadanos, lo que podría generar un escenario «muy negativo para Cataluña», por lo que ha pedido un apoyo muy amplio para su partido y lograr hacer posible una mayoría distinta.

«El independentismo tiene la oportunidad de ganar por primera vez unas elecciones generales en Cataluña», ha señalado, y esto «me hace sentir muy cómodo», si bien ha animado a los catalanes a votar a ERC porque «sería una lástima que ganaran aquellos que apoyaron el 155, y es evidente que el PSOE estaba entre ellos».

Según Junqueras, que a lo largo de la rueda de prensa ha tenido la ocasión de saludar a sus hijos y también a candidatos republicanos como Gabriel Rufián, se ha mostrado rotundo al afirmar que ERC «no planteará ninguna línea roja que facilite un gobierno de extrema derecha» pero tampoco dará «un cheque en blanco».

«En medio de ambas cosas, no hay líneas rojas pero tampoco cheques en blanco, hay un espacio fantástico para dialogar e intercambiar puntos de vista», ha explicado instantes antes de responder a Pedro Sánchez que si ERC es fuerte será más fácil convertir su «nunca, nunca, nunca» en un «siempre, siempre, siempre».

Junqueras ha considerado «increíble» que desde el independentismo más exaltado se pueda acusar a ERC de haber vuelto al autonomismo y de no cumplir el mandato del 1-O, y también ha dicho estar sorprendido que se critique la voluntad de su partido de «ampliar la base» cuando «hasta un niño pequeño entiende que cuántas más personas podamos sumar es mucho mejor».

Al igual que Rufián, Junqueras ha evitado entrar en polémica con JxCat y ha recalcado: «el proyecto que defendemos es más importante que las trifulcas entre nosotros», y ha enviado «un abrazo cordial y fraternal» a su líder, Carles Puigdemont.