El jefe del Estado Islámico sigue con vida y lejos de la ofensiva iraquí

Mundo Ethos

El jefe del Estado Islámico sigue con vida y lejos de la ofensiva iraquí
Foto: THAIER AL-SUDANI| Reuters

El jefe del Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, «está vivo» pero «huyó a Mosul» antes de la llegada de las tropas iraquíes, confirmó este miércoles el gobierno estadounidense, que prevé que el grupo yihadista se repliegue próximamente en el valle de Éufrates.

Un responsable del Departamento de Defensa contó a la prensa que el líder del EI «probablemente dio orientaciones estratégicas» a sus jefes militares sobre el terreno y los dejó liderar la batalla, agregó.

«No creo que (los yihadistas) hayan renunciado» a mantener territorios para seguir formando su «califato», explicó.

Según el responsable de Defensa, el EI prevé replegarse en el valle de Éufrates, situado entre Irak y Siria, cuando pierda sus bastiones de Mosul y Raqa. «Hacen planes para seguir funcionando como un pseudo-Estado centrado en el valle de Éufrates» cuando pierdan el control de Mosul, en Irak, y Raqa, en Siria, señaló.

El Mando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (SOCOM) y los servicios de inteligencia estadounidenses siguen el rastro de Al Bagdadi, igual que hicieron con el líder de Al Qaida, Osama bin Laden.

El EI está muy debilitado, según las autoridades militares estadounidenses, tras más de dos años y medio de campaña internacional para derrotarle. El triunfo de las fuerzas iraquíes en Mosul está casi garantizado, aunque todavía se lleven a cabo sangrientos combates.

El Estado Islámico ha perdido «65% del terreno» que controlaba en 2014.

El Pentágono estima que sólo cuenta con 15.000 hombres en sus filas: «2.500 al oeste de Mosul y la ciudad vecina de Tal Far», «mil» en la ciudad iraquí de Hawija y «entre 3.000 y 4.000» en Raqa, explicó.

«Cerca de la mitad de combatientes» que tenía la organización islamista han sido asesinados, agregó.