The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Japón ejecuta al fundador de la secta Aum que perpetró un ataque con gas sarín en Tokio

Redacción TO
Última actualización: 6 Jul 2018, 9:25 am CET
Foto: Shuji Kajiyama | AP

El fundador de la secta Aum Shinrikyo (Verdad Suprema, en castellano), Shoko Asahara, considerado el cerebro de los mortales ataques con gas sarín en el metro de Tokio en 1995, ha sido ejecutado este viernes en la horca, según ha informado el Ministerio de Justicia japonés.

El carismático gurú de 63 años, cuyo nombre real era Chizuo Matsumoto, ha sido ejecutado por ahorcamiento junto a otros seis de los 13 miembros de la secta condenados a pena de muerte por un atentado que costó la vida a 13 personas y dejó a decenas en estado casi vegetativo.

Los otros seis ahorcados son Yoshihiro Inoue, de 48 años, Tomomitsu Niimi, de 54, Tomomasa Nakagawa, de 55, Kiyohide Hayakawa, de 68, Masami Tsuchiya, de 53, y Seiichi Endo, de 58, según ha informado en rueda de prensa el Ministerio de Justicia. Todos ellos eran lugartenientes cercanos de Asahara y considerados como los cerebros de la mayoría de crímenes perpetrados por la organización.

De ellos, solo Niimi (considerado el "Ministro de Asuntos Internos" de la secta) participó en el ataque al metro, en este caso como conductor para facilitar la huida de uno de los cinco miembros que depositaron y perforaron los paquetes de sarín en los vagones del suburbano en hora punta matinal del 20 de marzo de 1995. Asahara, que padecía una ceguera casi total desde la infancia, llevaba detenido desde mayo de 1995, dos meses después del ataque en la red de metro de la capital japonesa.

Fue condenado a la pena capital –Japón, junto a EEUU, es el único país industrializado que la mantiene– en 2004 por ese atentado y otros como el perpetrado también con gas sarín en 1994 en la ciudad de Matsumoto, donde murieron ocho personas y 100 resultaron heridas. La ejecuciones de este viernes llegan tras un proceso de más de 20 años en el que todos los implicados en los ataques han sido juzgados y condenados, y después de que el pasado enero el Tribunal Supremo rechazara el último recurso.

La justicia japonesa que ha procesado a unos 190 miembros de la secta Aum por los atentados y otros crímenes relacionados (como el asesinato en 1989 del abogado Tsutsumi Sakamoto y su familia o el secuestro y homicidio del notario Kiyoshi Kariya en 1995), ha emitido seis condenas de cadena perpetua y confirmado 13 penas de muerte. De los seis reos de Aum que aún esperan en el corredor de la muerte, cuatro (Kenichi Hirose, Toru Toyoda, Masato Yokoyama y Yasuo Hayashi) perpetraron directamente el atentado del metro.

Fundada en 1984, la secta Aum se convirtió en apenas una década en una temible organización capaz de desarrollar agentes químicos y biológicos y armas ligeras, e incluso presentó una lista de candidatos a las elecciones generales de 1990 que no logró representación parlamentaria.