La Iglesia Católica de Illinois, acusada de ocultar 500 de las 700 denuncias a curas por abuso sexual

Futuro

La Iglesia Católica de Illinois, acusada de ocultar 500 de las 700 denuncias a curas por abuso sexual
Foto: Jae C. Hong

Las seis diócesis católicas de Illinois, en Estados Unidos, han ocultado los nombres de alrededor de 500 de los casi 700 curas acusados de abusos sexuales, según han denunciado las autoridades de este estado.

La fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, ha denunciado en un informe que la Iglesia Católica de este estado recibió denuncias contra 690 párrocos, de las que solo fueron consideradas creíbles y fueron difundidos 185.

Casi el 75% de las acusaciones fueron consideradas no creíbles por haber solo una víctima denunciante o no fueron investigadas al haber sido reubicado o fallecido el cura acusado o por pertenecer a otras órdenes como la jesuita, la marista o la franciscana.

Madigan afirma que “el abuso sexual del clero a menores en Illinois es significativamente más extenso de lo que las diócesis de Illinois han reconocido”. La fiscal afirma que la Iglesia no ha proporcionado «un informe completo y preciso de todos los comportamientos sexuales inapropiados que involucran a los sacerdotes en Illinois».

En octubre, las autoridades federales abrieron por primera vez una investigación sobre el abuso del clero. Las diócesis del estado informaron haber recibido citaciones del gran jurado federal para producir informes. Además, concluye que las diócesis católicas de Illinois son incapaces de investigarse a sí mismas y que «no solucionarán ellas solas la crisis de abusos sexuales de su clero».

Las denuncias en Illinois se han dado a conocer después de otros escándalos en el país, como el de Pensilvania, donde un gran jurado identificó en un informe a 300 presuntos curas pedófilos con 1.000 víctimas. Este caso fue el que motivó la investigación de Illinois.

El fiscal general del estado de Pensilvania, Josh Shapiro, destacó que la investigación del gran jurado detalla «un encubrimiento sistemático por altos cargos de la Iglesia en Pensilvania y en el Vaticano».

Las acusaciones también han golpeado con fuerza a las archidiócesis de Boston y de Nueva York, cuyo cardenal, Timothy Dolan, tuvo que declarar en 2013 en una investigación de abusos sexuales atribuidos a sacerdotes.