Grave crisis en el PSOE tras la dimisión en bloque de la mitad de la Ejecutiva

Política y Conflictos

Grave crisis en el PSOE tras la dimisión en bloque de la mitad de la Ejecutiva

«El líder del PSOE es Pedro Sánchez», ha asegurado Luena, que ha acusado a los dimisionarios de «intentar que no se celebre un Congreso Extraordinario para que no hablen los militantes». Por su parte, Antonio Pradas, dirigente socialista encargado de entregar Ferraz, la sede nacional del partido, las dimisiones suya y de sus compañeros, ha declarado que «Luena ya no es secretario de organización». Este jueves hay convocada una reunión de la Comisión Ejecutiva, con menos de la mitad de sus miembros, ha anunciado Luena. Y todo esto a tres días de la celebración del Comité Federal, máximo órgano entre congresos.
La batalla encarnizada, que lleva un tiempo gestándose, se ha recrudecido tras los malos resultados del PSOE en las elecciones del domingo y por la situación de bloqueo político en el país. Numerosos dirigentes socialistas han expresado su rechazo a la decisión de Sánchez de no facilitar la investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, con una abstención. La mecha la ha encendido el ex número uno del PSOE y ex presidente del gobierno, Felipe González, quien en la Cadena SER ha dicho por la mañana sentirse «engañado» por Sánchez porque «me dijo que se iba a abstener».

La dimisión por sorpresa de 17 miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE para forzar la dimisión del secretario general, Pedro Sánchez, no sólo no ha logrado su objetivo sino que ha provocado una de las peores crisis internas de la historia reciente del Partido Socialista. Ni Sánchez se va, por el momento, ni habrá una gestora que nombre otra dirección del partido. «El único órgano competente para disolver cualquier órgano del PSOE es exclusivamente la Comisión Ejecutiva Federal», ha explicado el secretario de organización, César Luena. La crisis se produce tres días después de los pésimos resultados obtenidos por los socialistas en las elecciones gallegas y vascas.

«El líder del PSOE es Pedro Sánchez», ha asegurado Luena, que ha acusado a los dimisionarios de «intentar que no se celebre un Congreso Extraordinario para que no hablen los militantes». Por su parte, Antonio Pradas, dirigente socialista encargado de entregar Ferraz, la sede nacional del partido, las dimisiones suya y de sus compañeros, ha declarado que «Luena ya no es secretario de organización». Este jueves hay convocada una reunión de la Comisión Ejecutiva, con menos de la mitad de sus miembros, ha anunciado Luena. Y todo esto a tres días de la celebración del Comité Federal, máximo órgano entre congresos.

La batalla encarnizada, que lleva un tiempo gestándose, se ha recrudecido tras los malos resultados del PSOE en las elecciones del domingo y por la situación de bloqueo político en el país. Numerosos dirigentes socialistas han expresado su rechazo a la decisión de Sánchez de no facilitar la investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, con una abstención. La mecha la ha encendido el ex número uno del PSOE y ex presidente del gobierno, Felipe González, quien en la Cadena SER ha dicho por la mañana sentirse «engañado» por Sánchez porque «me dijo que se iba a abstener».