The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Google admite que sus empleados escuchan el 0,2% de las conversaciones con el asistente virtual

Redacción TO
Foto: Reuters Staff | Reuters

Google ha admitido que “expertos del lenguaje” contratados por la compañía escuchan aproximadamente el 0,2% de las conversaciones que los usuarios mantienen con el asistente virtual, lo que supone que estas interacciones no son completamente privadas.

Las empresas que gestionan asistentes virtuales, como Amazon, Samsung y Apple, además de Google, han repetido en varias ocasiones que las conversaciones entre un usuario y su asistente virtual son privadas y que la interacción se produce exclusivamente mediante inteligencia artificial, es decir, que ningún humano escucha estas conversaciones.

Sin embargo, ahora Google ha admitido que el 0,2% de estas conversaciones son escuchadas por seres humanos con el objetivo, aseguran, de mejorar la calidad del servicio.

La revelación ha llegado de la mano del responsable de producto de búsquedas de Google, David Monsees, que ha publicado una entrada en el blog oficial de la compañía como respuesta a una información difundida por la televisión belga VRT NWS, que pudo acceder a las grabaciones de alrededor de mil usuarios.

Las grabaciones fueron proporcionadas a la cadena de televisión por uno de los expertos que Google había contratado para escuchar segmentos de las conversaciones y “comprender así las particularidades de cada idioma en específico”.

Tras esta filtración, que Google asegura que investiga y por la que “tomará acciones”, la empresa ha asegurado que los fragmentos de las conversaciones no van asociados a las cuentas de los usuarios y que a los expertos se les pide que no transcriban sonidos o conversaciones de fondo que no vayan dirigidas al asistente virtual.

Google afirma que el asistente virtual sólo les envía las grabaciones de audio una vez este ha detectado que el usuario está interactuando con él tras haber dicho, por ejemplo, “Hey, Google” y que dispone de varias herramientas para evitar las “activaciones falsas”, es decir, que el software interprete un sonido erróneamente como la palabra clave para activarse.

Sin embargo, la televisión belga fue capaz de identificar “direcciones postales y otra información delicada” en las grabaciones, lo que les permitió ponerse en contacto con las personas cuya voz había sido grabada y confirmar que efectivamente se trataba de ellos.