Tim Wu, autor de ‘Comerciantes de atención’: “Si siempre estás buscando algo con lo que entretenerte, no tienes un control real de tu vida”

Lifestyle

Tim Wu, autor de ‘Comerciantes de atención’: “Si siempre estás buscando algo con lo que entretenerte, no tienes un control real de tu vida”

Cuando el bombardeo de estímulos e información es constante, en todos los soportes y lugares imaginables, ¿quién está tomando las decisiones?

por Fátima Elidrissi

Actualizado:

Desde sus inicios la industria de la atención ha acaparado cada vez más horas de nuestra existencia, invadiendo actualmente no solo el espacio público, sino el privado e incluso el personal. La publicidad, la televisión o las redes sociales nos mantienen anestesiados, ofreciéndonos siempre nuevas ventajas y distracciones. Pero cuando el bombardeo de estímulos es constante, en todos los soportes y lugares imaginables, cuando no puedes dejar de mirar las notificaciones y los mensajes, ¿quién está tomando las decisiones?

 

Predicadores y vendedores, políticos y timadores, magos y publicistas, medios de comunicación de masas y Google. Todos tienen algo en común: son Comerciantes de atención. Como Tim Wu (Washington, 48 años) explica en este libro, publicado en España por Capitán Swing, esta joven industria lleva más de un siglo funcionando. Pero en un momento en que el acceso a la información es prácticamente ilimitado, nuestra atención se ha convertido en un producto fundamental para el mercado. En casi cada momento de nuestras vidas, nos enfrentamos a un aluvión de mensajes, incentivos publicitarios, marcas, redes sociales y otros esfuerzos para captar nuestra atención. Pocos momentos o espacios cotidianos permanecen intactos, hasta el punto de habernos hecho perder el control de nuestras vidas.

“Cada vez más gente piensa, ¿qué está ocurriendo a mi cerebro? No puedo pensar, no puedo concentrarme. Creo que la gente empieza a ser consciente de que algo pasa cuando, por ejemplo, te sientas a escribir un correo electrónico y, dos horas después, sigues ahí y no sabes qué has hecho. Cuando ves que no puedes leer un libro o ver una película del tirón. Algunas personas no son capaces de pasear por la calle sin mirar el móvil cada cinco minutos. Quizá no es un problema fatal, pero los signos son inequívocos. Y la gente está empezando a darse cuenta”, cuenta Wu, experto en tecnología y medios de comunicación que acuñó el concepto de la neutralidad de red, básicamente, el principio que aboga por que todo el tráfico de internet sea tratado de la misma forma para impedir que los proveedores de servicios online puedan ofrecer un trato diferente a ciertos contenidos en función de sus prioridades.

Tim Wu, autor de ‘Comerciantes de atención’: “Si siempre estás buscando algo con lo que entretenerte, no tienes un control real de tu vida”

Imagen vía Capitán Swing.

Básicamente los comerciantes de atención se dedican a captar y mercantilizar nuestra atención para venderla al mejor postor. Como dice el ¿refrán?, si te ofrecen algo gratis, el producto eres tú. Para empezar a desentrañar hasta dónde ha llegado esta economía en manos del neoliberalismo, Wu recorre sus orígenes y evolución, sus avances y retrocesos. Empezando por la invención de la publicidad, motor que convierte la atención humana en dinero, y su evolución para atraer a las masas. Véase el primer periódico de a centavo cargado de anuncios para financiarse, The New York Sun. O los centelleantes carteles de Jules Chéret en París.

A continuación, este abogado, profesor de la Universidad de Columbia y columnista en The New Yorker, desgrana la aparición de los secuestradores de atención, pantallas que ocupan espacios privados de nuestra vida, como empezó haciendo la radio en el hogar, o incluso nuestro espacio vital, caso de los teléfonos inteligentes. Por último, explica cómo la creación de rituales adictivos mantiene al público absorto y enganchado a la televisión, el correo electrónico o las redes sociales, analizando iconos como Oprah Winfrey, Kim Kardashian o Donald Trump.

Volviendo a los mencionados retrocesos, Wu se esmera en destacar cómo los excesos de este mercado pueden ser contrarrestados si nos organizamos. Como hicieron los parisinos a finales del siglo XIX cuando vieron que las paredes de su hermosa ciudad estaban empapeladas de publicidad; naciendo, así, la primera normativa, todavía vigente, que limitaba los carteles en el espacio público. O los estadounidenses a comienzos del siglo XX, que luchando contra los medicamentos milagro terminaron por impulsar la creación de la primitiva Administración de Alimentos y Medicamentos.

“La Humanidad tiene la capacidad de ver cuándo las cosas han ido demasiado lejos y retroceder. Mucha gente está tratando de evitar el exceso de publicidad y se está empezando a preocupar por pasar demasiado tiempo frente a las pantallas. De forma que, cuando entiendan que esta es una cuestión de salud o algo importante se organizarán y harán algo”, afirma Wu, que observa ciertos avances, sobre todo en el aumento de la concienciación, pero todavía no se atreve a vaticinar cuándo explotará este movimiento. “Creo que la mayoría de la gente en los países desarrollados está enganchada, casi como ocurrió con el tabaquismo en los años 50. Los efectos negativos no se entienden bien o a la gente le dan igual, pero creo ya se está produciendo una respuesta”, señala.

Tim Wu, autor de ‘Comerciantes de atención’: “Si siempre estás buscando algo con lo que entretenerte, no tienes un control real de tu vida” 2

Tim Wu: «Mucha gente se está empezando a preocupar por pasar demasiado tiempo frente a las pantallas.»| Imagen vía Capitán Swing.

Uno de los principales objetivos de este libro es, precisamente, explicar la importancia de la atención. Hacernos reflexionar no solo sobre dónde la ponemos, sino cómo y, sobre todo, por qué. “Yo diría que nuestra vida es cómo gastas tu atención y ahora mismo vivimos en un casino. Si siempre estás buscando algo con lo que entretenerte, eres un esclavo del entretenimiento, no tienes un control real de tu vida. Y si no puedes pasear por el bosque sin disfrutar del paisaje, ¿quién controla tu vida? Creo que esa es una pregunta importante”, afirma Wu.

Aunque es optimista, desde la publicación en Estados Unidos de su libro, en 2016, muchos de sus peores augurios se han cumplido. Como el comercio de la atención para fines políticos. “En Estados Unidos, por ejemplo, el presidente evita los canales normales, cuenta mentiras todos los días al público y a sus seguidores, y crea una burbuja de información que es completamente diferente de la realidad. Eso se ha normalizado en una forma que supongo que predije, pero sigue siendo chocante”, explica. “No hemos hecho nada con el problema de la vigilancia, una herramienta que aumenta la efectividad del secuestro de atención. La RGPD, la nueva ley de protección de datos europea, resultó estar ya obsoleta cuando se escribió. Abordaba el problema equivocado porque se preocupada del uso de datos, pero no hacía nada con la recolección. Por desgracia, aunque la Unión Europea es más consciente de estos problemas, la respuesta fue inefectiva”, añade.

Más allá de estas demandas, que en opinión de Wu deberíamos empezar a exigir a nuestros gobiernos, el autor tiene tres recomendaciones para empezar a recuperar nuestra atención. “Zonifica tu vida. Es importante tener momentos y espacios reservados al contacto humano o la naturaleza. Por ejemplo, no tener el ordenador en la habitación o el móvil en las cenas familiares”, señala. “Hay apps y herramientas como Brave Browser que bloquea prácticamente toda la publicidad”, continúa diciendo. “Intenta encontrar tiempo para no hacer nada. Tenemos este deseo de entretenernos constantemente, pero dejar que tu mente descanse es importante para la salud. Creo que como sociedad tenemos que aprender a gestionar el aburrimiento de una forma más madura. Y con eso no quiero decir que todo el mundo deba vivir en un monasterio, sino que podemos utilizar otras palabras como paciencia, contemplación, sabiduría, cultivar eso ayuda a superar el aburrimiento”, concluye.