The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Estas son las cinco sustancias más adictivas del planeta

Foto: ERIC VIDAL | Reuters

¿Cuáles son las sustancias más adictivas para el ser humano? Parece una respuesta de fácil respuesta, pero esconde complicaciones. Los investigadores difieren, en muchas ocasiones, sobre qué hace que una droga sea adictiva. Porque en este factor interviene, claramente, el componente físico, pero también podría atenderse al componente social: su accesibilidad y disponibilidad, por ejemplo.

Con todo, la revista científica The Conversation ha elaborado una lista a partir de un estudio desarrollado por David Nutt en 2007, más enfocado en los niveles de dopamina que producen. En este caso, se analizó el potencial de las drogas para crear dependencia física, y determinaron que estas cinco drogas son las más adictivas:

 

 

Cocaína

Esta sustancia interfiere en las transmisiones interneuronales y en el uso de dopamina por parte del cerebro, impidiendo que las neuronas apaguen las señales de dopamina. Los experimentos con animales han demostrado que los niveles de este neurotransmisor se multiplica hasta por tres con el consumo de esta droga, que toman entre 14 y 20 millones de personas en todo el mundo, según la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (UNODC). Una cifra que, sin embargo, podría ser mayor. Esto se debe a la facilidad con la que sus consumidores se habitúan a tomarla: un estudio de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas norteamericana concluyó que una quinta parte de quienes prueban la cocaína termina siendo adictos.

 

 

Nicotina

Se trata del componente más adictivo del tabaco. Cuando el fumador consume un cigarrillo, esta sustancia se absorbe con velocidad en los pulmones y se dirige al cerebro. Es, al mismo tiempo, una sustancia presente en millones de personas de todo el mundo. La OMS asumió que hay más de mil millones de fumadores en todo el mundo y que más de ocho millones de personas morirán por ello cada año de aquí a 2030. En pruebas con ratones, la nicotina aumenta los niveles de dopamina entre un 25 y un 40 por ciento.

 

Un soldado abre una amapola para mostrar la savia que se usa para hacer opio en Coyuca de Catalan, México. | Foto: Henry Romero/Reuters

 

Heroína

Esta sustancia semisintética, derivada de la planta del opio, provoca el aumento de la dopamina –una activación de las vías de recompensa neurológicas– generada por el cerebro hasta un 200%, tal y como se ha podido comprobar en experimentos con animales. Además de ser la que más dependencia genera, es una de las más peligrosas y dañinas a nivel humano y social.

 

Barbitúricos

Los conocemos como medicamentos, tradicionalmente empleados para mitigar los síntomas de la ansiedad o para conciliar el sueño. Esto es posible porque su efecto consiste en apagar la actividad en algunas regiones del cerebro. Con todo, su uso es peligroso y debe ser controlado, pues una sobredosis puede detener las vías respiratorias e inducir a la muerte. Su consumo en otras décadas era muy elevado y la posibilidad de adquirirla sin prescripción en países como Estados Unidos creó a miles de adictos.

 

Alcohol

Esta sustancia tiene muchos efectos adversos sobre el cerebro, y también provoca el aumento de la producción de dopamina, entre un 40 y 360% en animales. De acuerdo con la OMS, más de 3 millones de personas murieron en 2012 por los daños causados por el alcohol. Hay estudios que sostienen que el alcohol es la sustancia más peligrosa de todas.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.