Stay Homas: "El calor humano cuando estás en un concierto no se puede cambiar"
Foto: Èxits Management & Produccions

Cultura

Stay Homas: "El calor humano cuando estás en un concierto no se puede cambiar"

Guillem Boltó, Klaus Stroink y Rai Benet han revolucionado Instagram con sus canciones de confinamiento

por María Hernández

Please stay home, it’s ok to be alone” (por favor quédate en casa, está bien estar solo). Eso nos decían los chicos de Stay Homas en su segunda canción de confinamiento, que grabaron en su terraza con Sr. Wilson. A distancia, claro está.

Guillem Boltó, Klaus Stroink y Rai Benet viven juntos en Barcelona. Los tres son músicos, y el confinamiento les pilló juntos en casa con algún que otro instrumento, tiempo libre y mucha creatividad. Para “echarse unas risas”, como ellos mismos dicen, empezaron a grabar canciones en su terraza con una guitarra, un cubo y mucho buen rollo. Dos meses después, su cuenta de Instagram tiene ya más de 400.000 seguidores y en otoño van a sacar un disco con Sony.

Desde su casa, con el mismo ambiente de risas que muestran en sus vídeos, hablamos con estos tres músicos que han conseguido sacar partido a la cuarentena como ni siquiera ellos se podían imaginar.

“Ha sido todo un cúmulo de historias muy locas que han ido viniendo”, dice Klaus. “Yo estoy como que no me lo creo mucho, en mi cabeza no tiene mucho sentido que esté pasando todo esto”, explica riéndose. “Esto empezó pues eso, para pasar el rato, para divertirnos, y al ver que iba cogiendo fuerza y se iba haciendo un proyecto solo, sin que nosotros lo buscáramos, nos tiramos a la piscina”, añade Rai.

Así, empezaron a hacer una canción cada día, a tomárselo “un poco más en serio”, aunque seguían “haciendo lo mismo, que era pasar el rato en la terraza, hacer canciones y echarse unas risas”, explica Guillem. “Era la forma de pasar más ameno el confinamiento”.

Su éxito ha ido creciendo a medida que avanzaba el confinamiento y cada vez son más los artistas que han colaborado con ellos. Nil Moliner, Ciudad Jara, Pablo Alborán y Manu Chao son algunas de las voces que se han sumado, siempre desde la pantalla, a los ritmos relajados y veraniegos de estos tres músicos, que han traspasado las fronteras y han conquistado también a artistas internacionales como Michael Bublé, que versionó uno de sus temas.

“Son muchas y cada una ha pasado de manera distinta”, explica Rai. “Hay veces que nosotros contactamos, sobre todo al principio”. Después, “la gente empezó a escribirnos (…) hay veces que vemos que alguien nos sigue o nos comparte en sus stories y vemos que igual quiere tema y que igual molaría darle tema”, añade entre risas. “Hay un poco de todo”.

Ahora que parece que empezamos a ver el final de esta etapa tan extraña en nuestras vidas, los chicos de Stay Homas se preparan para grabar un disco que verá la luz en otoño y para una gira que se espera que sea todo un éxito. Su primer concierto será en la Sala Apolo el próximo 31 de julio y las entradas se agotaron en tan solo 15 minutos.

Cuando todo esto llegue, Guillem, Klaus y Rai tienen claro que mantendrán la esencia del grupo, pero esta vez acompañados de instrumentos de verdad. “Aquí tocábamos con un cubo, una tapa de olla porque no hay instrumentos, pero si hubiéramos tenido más, seguramente los hubiéramos utilizado también”, explica Guillem. “Nuestra idea es conservar parte de esto, de lo que fue el inicio de todo, pero que tampoco eso sea troncal porque a nosotros nos gusta tocar instrumentos y tocar de todo y que cada canción pueda tener la vestimenta que requiere”, añade. “Igual que lo hemos hecho aquí, poniéndole lo que le haga falta, poniendo pues una maceta o unos botes de pimienta, igual a la hora de la verdad, de cara a hacer un concierto, intentamos buscar la manera de encontrar el sonido que más nos guste. Si el cubo mola en un tema estará, y si no pues pondremos otra cosa”.

“Queremos pensar que lo que mola al final son los temas, lo que dicen y lo que transmiten, y da igual si lo transmiten de una forma como aquí o en un concierto bien hecho”, dice por su parte Klaus, que coincide en que lo que buscan es “a cada estilo, darle el tratamiento que se merece”.

En cuanto a las canciones del disco, aún no tienen claro si serán todas de las que ya han compuesto estos días, si serán todas nuevas o si será una mezcla. “No lo sabemos muy bien, está un poco abierto”, dice Guillem. “Ha ido todo tan rápido que no hemos tenido tiempo de pararnos a pensarlo todo bien, porque en dos meses hemos pasado de hacer canciones por risas a hacer canciones porque tenemos un público en Instagram que está esperando ahí”.

Antes del éxito de Stay Homas, los chicos estaban en dos grupos de música distintos. Cuando puedan salir y empezar a dar conciertos, los tres tienen claro que “la intención es la de seguir con todos esos proyectos”, explica Klaus, pero “todo está muy en el aire”. “Nuestra intención es esa, la de seguir con los compromisos que teníamos, pero es una cuestión que se complica a la hora de dividirse cuando haya conciertos”, añade. “Ahora mismo es muy fácil de compaginar”, apunta Guillem.

Lo que sí tienen claro es que, en cuanto se pueda, volverán a los escenarios porque, aunque los directos en Instagram y las iniciativas de ese tipo han servido durante la cuarentena, la música en directo es irremplazable. “El calor humano cuando estás en un concierto, la experiencia que tienes, la emoción del de al lado, estés en el escenario o estés en el público, yo creo que esto no se puede cambiar, porque en una pantalla, aunque ponga que estás con 10.000 personas más en un festival, no se vive de la misma forma”, dice Guillem.

María Hernández

De Murcia y madrileña de adopción. Escribo a menudo sobre derechos humanos e inmigración. También estudié Publicidad, pero lo mío es el periodismo. Y los viajes.