Román Escolano, un técnico acostumbrado a moverse entre bambalinas
Foto: , Reuters

Economía y Capital

Román Escolano, un técnico acostumbrado a moverse entre bambalinas

Román Escolano es el nuevo ministro de Economía, Industria y Competitividad. No era uno de los que más sonaba en las quinielas para sustituir a Luis de Guindos, aunque parece que era la apuesta de éste, quien a primeros de junio se incorporará al Banco Central Europeo como vicepresidente.

por Marta Ruiz-Castillo

Román Escolano es el nuevo ministro de Economía, Industria y Competitividad. No era uno de los que más sonaba en las quinielas para sustituir a Luis de Guindos, aunque parece que era la apuesta de éste, quien a primeros de junio se incorporará al Banco Central Europeo como vicepresidente.

Escolano no es un hombre conocido por el gran público, y no porque no haya trabajado en la administración durante años, que lo ha hecho aunque manteniéndose siempre en un segundo plano, sino básicamente porque carece de perfil político. Es lo que popularmente se conoce como un tecnócrata o técnico. Por lo pronto, no es un hombre fuerte del PP aunque su trayectoria profesional ha estado muy unida al partido y a la Fundación Faes que preside José María Aznar.

Licenciado en Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid y funcionario del Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado desde 1989 tras ganar la oposición con el número uno de su promoción, Escolano se suma, así, a otros miembros del gabinete de Mariano Rajoy con perfiles más técnicos que políticos como Isabel García Tejerina o Alfonso Dastis. Algo que no suele dar mucho juego ni a la oposición ni a los medios de comunicación.

Román Escolano, un técnico acostumbrado a moverse entre bambalinas

Román Escolano jura su cargo en presencia del rey en un acto en Zarzuela. | Foto: Casa Real.

Precisamente ese bajo o inexistente perfil político de Escolano ha sido criticado por la oposición, que esperaba de Rajoy un nombramiento más político, quizá, para poder mantener intensos debates políticos en cuanto pise el Congreso de los Diputados. Y es que la llegada de Escolano al Gobierno se produce en medio de una situación política delicada debido la posibilidad – más que probable – de que Rajoy y su equipo tengan que prorrogar por segundo año los Presupuestos Generales del Estado, si se confirma la ruptura definitiva de Ciudadanos con el PP.

Entre las primeras cosas que hizo Escolano tras ser nombrado ministro fue abrirse una cuenta de Twitter y subir un par de tuits, uno para dar la bienvenida a sus futuros seguidores, y otro para manifestar su alegría por su nueva responsabilidad.

Si hubiera que destacar un momento en el que Escolano perdió, de alguna manera, su anonimato, ese sería el año 2014. En concreto, el mes de septiembre, cuando el ahora ministro de Economía ocupó la Vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones, donde ha permanecido hasta que le llamó Rajoy. Entonces, le tocó sustituir en el cargo a Magdalena Álvarez, ex ministra socialista que, en junio de ese año, se vio obligada a abandonar la entidad financiera tras ser imputada en el caso de los ERE, en cuyo juicio, iniciado a finales de 2017, se sienta ahora en el banquillo de los acusados.

Dicen de Román Escolano, nacido en Zaragoza en 1965, que le gusta ejercer de ‘maño’, que es afable y amigo de sus amigos. Y amigos es lo que ha encontrado en el Consejo de Ministros al que acaba de incorporarse. Entre ellos, el titular de Justicia, Rafael Catalá. Ambos se conocen desde hace 22 años, y Catalá, al enterarse del nombramiento de Escolano, sólo tuvo palabras de elogio hacia su persona y su capacidad profesional con expresiones como “magnífico profesional”, “extraordinario servidor público”, “capacidad de trabajar en equipo”…

Otro amigo que Escolano tiene en el Consejo de Ministros es Alfonso Dastis. “Puedo decir que somos buenos amigos”, ha asegurado el titular de Asuntos Exteriores. Y es que el nuevo ministro de Economía trabajó en la Secretaría de Estado para las Comunidades Europeas, también ejerció como consejero del departamento comercial de la Embajada de España en Tailandia.

Su relación con el PP viene de lejos, con los gobiernos de Aznar, donde dirigió la oficina económica del presidente entre 2000 y 2004, año en el que el PP perdió las elecciones generales y pasó a la oposición. Escolano conoce también a otra de las eternas figuras del partido como Javier Arenas, miembro de la dirección del PP, a quien asesoró cuando el actual senador fue ministro de Trabajo y Asuntos Sociales.

Román Escolano, un técnico acostumbrado a moverse entre bambalinas 1

Escolano, en primer plano, en el primer Consejo de Ministros. | Foto: Palacio de La Moncloa / Gobierno.

Entre los numerosos cargos que ha ejercido Escolano, destaca su paso por la Presidencia del Instituto de Crédito Oficial y, ya en el plano privado, fue director de Relaciones Institucionales del BBVA. De modo que, si de algo puede presumir el nuevo ministro es de tener una amplia experiencia dentro y fuera de España en ámbitos económicos.

Puede que no sea el prototipo de político de partido, pero Mariano Rajoy parece tener claro que ha sido la elección más acertada para continuar con la política económica del país. Eso es, al menos, lo que ha asegurado el portavoz adjunto del PP en el Congreso, Carlos Rojas, cuando indicó a los periodistas que Escolano aportará «cosas muy valiosas» al Ejecutivo pero también mantendrá “la misma política que ha favorecido la creación de empleo”.