¿Quién es Richard Quinn, el diseñador que ha juntado a la reina Isabel II y Anna Wintour en su 'front row'?
Foto: YUI MOKPOOL

Lifestyle

¿Quién es Richard Quinn, el diseñador que ha juntado a la reina Isabel II y Anna Wintour en su 'front row'?

En sus 91 años de vida, la reina Isabel II no había acudido nunca a un desfile de la semana de la moda de Londres. Y él, el diseñador Richard Quinn lo ha conseguido. Pero no solo eso. No solo ha llevado a su Majestad a uno de los eventos de moda más importantes del mundo por primera vez, sino que ha conseguido sentarla en el front row de su desfile.

por The Objective

Actualizado:

No era una misión fácil. En sus 91 años de vida, la reina Isabel II no había acudido nunca a un desfile de la semana de la moda de Londres. Y él, el diseñador Richard Quinn lo ha conseguido. Pero no solo eso. No solo ha llevado a su Majestad a uno de los eventos de moda más importantes del mundo por primera vez, sino que ha conseguido sentarla en el front row de su desfile. Y hay más, la ha sentado junto a la conocida como reina de la moda, la mítica redactora jefa de Vogue, Anna Wintour. Las imágenes de las dos reinas en primera fila han dado la vuelta al mundo en pocas horas.

La monarca acudió a ver la colección de otoño de 2018 de Quinn de sorpresa. «Hubo un silencio cuando entró en la sala, el público se puso en pie para para saludarla», escribió la periodista del periódico The Guardian Lauren Cochrane. La reina acudió al desfile de Quinn, conocido por sus floridos y coloridos estampados, en un sencillo traje tweed azul celeste de la diseñadora Angela Kelly con adornos de cristal, y con guantes, zapatos y bolso de color negro. Allí con un cojín de terciopelo, Isabell II se sentó junto a la directora ejecutiva del Consejo Británico de la Moda, Caroline Rush, y Anna Wintour, que no se despegó en ningún momento de sus gafas de sol negras. Los voyeurs aseguran que su majestad consiguió incluso hacer reír a la severa jefa de la moda que protagonizó El diablo viste de Prada.

 

 

 

La reina no solo estaba allí para coger ideas para la temporada de otoño. Después del desfile, entregó a Richard Quinn el primer Premio Reina Isabel II al diseño británico, destinado a resaltar el papel que desempeña la moda en la sociedad y la diplomacia. La industria de la moda británica mueve más de 35.000 millones de euros al año y crea 800.000 puestos de trabajo, según cifras de 2016 del Consejo Británico de Moda.

Es bastante común que los jefes de estado apoyen a los diseñadores pequeños o prometedores de su país (como hizo Michelle Obama con Jason Wu), pero este premio formaliza el reconocimiento del talento artístico y emprendedor joven. Y ha sido una manera muy eficaz de enfocar la atención frenética de la semana de la moda en una nueva cara. El galardón con forma de rosa que recibió Quinn estaba creado por Angela Kelly, la diseñadora de toda la vida de la reina. Quinn lo recogió sonriente de manos de la reina. ¿Pero quién es este joven con gorra negra y camisa de cuadros que con 28 años ya ha conseguido un hito para la London Fashion Week?

 

Richard Quinn recoge el premio Isabel II al diseño de la mano de la reina y de la directora del Consejo Británico de la Moda. | Foto: Paul Hackett/Reuters

 

Aunque es normal que su nombre no suene para el gran público, ya empieza a ser cada vez más conocido dentro del mundo especializado. Quinn ya ha trabajado con Dior y con Richard James. Hizo la carrera y el master en el centro más prestigioso del mundo para estudiar moda y diseño, el Central Saint Martins. Su posgrado estuvo patrocinado por la Fundación Stella McCartney. Después de terminarlo en 2016, lanzó una línea con su nombre. Y a partir de ahí, llegan los elogios y los premios.

El gigante sueco de la moda rápida H&M rápidamente le otorgó su Premio de Diseño 2017 (galardonado con 50.000 euros, un año de mentoría H&M, y la oportunidad de vender piezas selectas en su tienda). En octubre de 2017, Liberty London lo seleccionó para su iniciativa de talento de moda #SarahsList, que se refiere a la reconocida crítica de moda Sarah Mower, una especie de caza talentos que descubrió a Christopher Kane, Mary Katrantzou, JW Anderson y otros de los nombres más grandes y nuevos de la moda británica. Además, la revista DazedThe New York Times o el British Fashion Council ya lo nombraron el año pasado como uno de los diseñadores a los que no se le podía perder la pista.

 

La reina al fondo y Anne Wintour observando a una de las modelos de Richard Quinn. | Foto: Paul Hackett/Reuters

 

Pero además de todos estos premios, Quinn está invirtiendo mucho en su comunidad: ha abierto un estudio y un espacio de impresión textil en Peckham —al sur de Londres— que está abierto para estudiantes de moda y pequeños diseñadores. Esto era una condición esencial para obtener el reconocimiento particular de la reina. Su galardón se le otorga solo al diseñador de moda británico emergente cuyo talento se iguala al «valor» que aporta a su comunidad y al apoyo a las políticas sostenibles.

El estilo de Quinn es excéntrico y estructural. Mezcla grandes estampados, principalmente florales, y telas en una sola pieza, que suelen basarse en las siluetas clásicas de Dior New Look. Es conocido por cubrir las caras de los modelos en tela. Una práctica que mantuvo y amplió en la presentación de la colección para el otoño de 2018. Así es como consiguió que la reina se quedara mirando a una modelo con un casco floral en la cabeza.