Qué piensa Leopoldo López tras cinco años de prisión
Foto: Juan Manuel Hernández

Mundo Ethos

Qué piensa Leopoldo López tras cinco años de prisión

En su condición de preso político, Leopoldo López, (Caracas, 29 de abril de 1971) no puede conceder entrevistas. El 8 de julio de 2017 se dictó la sentencia que le da casa por cárcel, pero eso no cambia la prohibición de ofrecer declaración.

por Milagros Socorro

Actualizado:

En su condición de preso político, Leopoldo López, (Caracas, 29 de abril de 1971) no puede conceder entrevistas. El 8 de julio de 2017 se dictó la sentencia que le da casa por cárcel, pero eso no cambia la prohibición de ofrecer declaración.

Por qué te lo contamos: El preso político más famoso de Venezuela cumple cinco años tras las rejas este 18 de febrero. La periodista y escritora Milagros Socorro arma una entrevista imaginaria con fragmentos de textos publicados por el dirigente político y fundador de Voluntad Popular, el partido de Juan Guaidó. El texto original ha sido concedido a El Estímulo –medio hermano de The Objective– en Venezuela.

Este lunes 18 de febrero el coordinador nacional del partido Voluntad Popular cumple cinco años preso. Y, como no podemos conversar con él para pulsar sus opiniones, hicimos una revisión hemerográfica para ubicar citas que respondieran a las preguntas que pudiéramos hacerle hoy. A continuación exponemos esas interrogantes imposibles de plantearle a Leopoldo López y lo que él ha respondido en diferentes textos. Incluimos la fuente y la fecha de su divulgación.

Qué piensa Leopoldo López tras cinco años de prisión 1

Imagen de Leopoldo López el 18 de febrero de 2014 cuando fue detenido. | Foto: Fernando Llano | AP

¿Desde cuándo está preso usted?

Estoy preso desde el 18 de febrero de 2014. Por denunciar desde 2013, cuando a muchos en mi país y el mundo les parecía exagerado, al régimen de Nicolás Maduro como una dictadura; y por llamar a los venezolanos a promover un cambio político y protestar de manera pacífica contra ella. Por ello fui condenado a catorce años de prisión.

Fuente: Carta escrita por Leopoldo López el 2 diciembre de 2018 para ser leída en el seminario internacional “Grandes desafíos de Iberoamérica” de la Fundación Internacional para la Libertad.

¿Por qué está preso?

No es casualidad que, en 2014, fue un 23 de enero el día que decidimos plantearles a los venezolanos una salida a este desastre. Ese día, dijimos claramente que en Venezuela había una dictadura y que debíamos oponernos frontalmente a ella. Menos de un mes después, fui encarcelado y luego juzgado por mis palabras, constituyendo un “delito” decir: “Hay que salir a conquistar la democracia”. Increíble pero cierto, ese fue un alegato de la fiscalía aceptado y usado por la juez para condenarme.

Fuente: Blog de Leopoldo López. Publicado en 22 de enero de 2017.

Qué piensa Leopoldo López tras cinco años de prisión 2

Los padres de Leopoldo López, Antonieta López de Mendoza y Leopoldo López Gil, el 18 de febrero de 2014 después de que detuvieron al líder opositor. | Foto: Alejandro Cegarra | AP

¿Cómo es el ambiente en el que transcurrió su prisión, antes de que se le diera casa por cárcel?

Los sótanos del Palacio de Justicia son unos calabozos con unas cuarenta celdas de ochenta metros cuadrados cada una, oscuras, sucias, con letrinas en el fondo. A nosotros nos llevan a una celda en el final del largo pasillo y me encierran allí hasta que comienza el juicio y me trasladan a la sala de audiencia. La espera es usualmente larga, entre cinco y doce horas hasta que nos suben.

Durante estas estadías en los calabozos he podido compartir brevemente con los presos que vienen de otros penales, de Uribana, Tocorón, El Rodeo, Tocuyito, el INOF. Cuando voy del sótano a la sala de audiencia, paso por las otras celdas y siempre hay expresiones de solidaridad acompañadas de un profundo rechazo a Maduro y su élite corrupta. Gritan desde las celdas “Fuerza, Leopoldo”, “Esto se va a acabar”, “Los delincuentes no somos nosotros, son los que gobiernan”.

Durante dos meses tenían hacinados a unos cien presos en tres celdas. Estaban en condiciones infrahumanas, amontonados uno encima de otro, con una letrina que nunca limpiaban, sin luz, recibiendo alimento descompuesto. El sótano, siempre sucio y maloliente, es un depósito de presos a los que no se les da ningún trato digno y son tratados como animales encadenados. Recuerdo con particular indignación un día en que las condiciones y los olores estaban peor que nunca. Había un solo charco de excremento y aguas negras imposibles de evadir. Ese sótano es un lugar sórdido, fiel reflejo de la decadencia de la justicia en nuestro país.

Fuente: Su libro ‘Preso pero Libre?. Capitulo 12 “Los túneles oscuros de la injusticia”.

Qué piensa Leopoldo López tras cinco años de prisión 3

El antidisturbios en el que se llevaron a López preso el 18 de febrero de 2014. | Foto: Alejandro Cegarra | AP

¿Usted fue torturado?

En la cárcel militar de Ramo Verde, donde estuve injustamente preso durante tres años y medio, fui sometido a tratos crueles, humillaciones y aislamiento prolongado.

Fuente: Testimonio grabado en video del 26 de julio de 2017. Publicado el 26 de julio 2017 en su canal de YouTube.

¿Qué efecto ha tenido la prisión en su ánimo y en su mente?

Uno es dueño de su alma y capitán del propio destino. Depende de cada quien decidir cómo enfrenta las adversidades y las dificultades. Yo he decidido hacer de cada día una ocasión de crecimiento, de aprendizaje, de conquista de una felicidad interior que solo cada quien puede conquistar para sí mismo. Estando preso, he aprendido a poner las cosas en perspectiva. Estoy preso. Y he estado aislado en una pequeña celda de 2 x 2 m, y la soledad podría ser abrumadora, pero tengo la posibilidad de soñar despierto y de proyectar mi libertad más allá de las cuatro paredes que me encierran. Estoy preso, pero libre, libre de pensar en lo que quiera, libre para visualizar la Venezuela que queremos construir.

Yo me he propuesto construir mi libertad desde el encierro. Aprovechar pequeños detalles para proyectar un instante de libertad, para estar sereno y en paz sin melancolía ni tristeza. Lo que estoy pasando es una prueba. Una prueba al temple, al carácter, al dominio de uno mismo. Es como un piso de carbones ardientes que hay que pasar caminando descalzo para llegar a un nivel superior en artes marciales. Ese ha sido el más grande aprendizaje desde que estoy preso.

¿Se cuenta, entre sus planes al salir en libertad, tomar venganza de quienes lo persiguieron y encarcelaron?

Mi voluntad de reconciliación y entendimiento la he reiterado mil veces. Eso no implica que me identifiquen como quien cambia impunidad por paz. Los venezolanos necesitamos entender cómo un país que en 15 años recibió 1.400.000 millones de dólares, (un monto mayor a la suma de todos los ingresos petroleros de los últimos 85 años), hoy sus niños mueren por falta de medicinas y los más humildes son vejados en interminables colas a pleno sol para luego poder comer solo una vez al día. Merecen saber quiénes son los responsables de tal saqueo y que estos reciban su justo castigo por tal crimen.

La segunda responsabilidad que tenemos quienes asumimos un rol de liderazgo es con la democracia y su futuro: debemos inaugurar una nueva etapa de convivencia democrática, con instituciones sólidas que impidan un retorno al autoritarismo. Es clara la necesidad de sentar las bases de un nuevo contrato social. Aceptar la pluralidad que nos define y que asegure la estabilidad democrática, el respeto a las minorías, la alternabilidad del poder, la que garantice a cada quien su vocación emprendedora y productiva y cumplir lo que señala nuestra Constitución: la subordinación del poder militar al poder civil.

Fuente: Notas escritas en el blog de Leopoldo López en su blog. 5 de febrero de 2017.

Qué piensa Leopoldo López tras cinco años de prisión 4

Imagen de Leopoldo López el 18 de febrero de 2014 cuando fue detenido. | Foto: Alejandro Cegarra | AP

¿Qué ha hecho en estos cinco años de prisión?

Durante todo este tiempo he reflexionado sobre tres grandes preocupaciones y dudas que hay en la comunidad internacional sobre el presente y el futuro de Venezuela. En primer lugar, la preocupación por la situación política, social y económica que atraviesa mi país, en especial por su crisis democrática, la emergencia humanitaria compleja y la situación de criminalidad. En segundo lugar, el carácter de la confrontación política, el estado actual de la oposición venezolana y su estrategia para restaurar la democracia; y, en tercer lugar, pero no menos importante, el futuro de Venezuela una vez superada esta confrontación. Su estabilidad política, social y económica ante el inminente cambio político luego de veinte años de interrupción democrática. En el fondo, podría decirse que estas son las preocupaciones de cualquier demócrata del mundo y con estas líneas quiero hablar en nombre de los demócratas de Venezuela, con el objetivo de contribuir a despejar muchas de estas inquietudes.

¿Afirma usted que esta es la peor crisis política, económica y social de la historia de Venezuela?

Sobre el primer punto, no hay ninguna duda. Y no quisiera profundizar en algo evidente: la crisis que vive Venezuela es de carácter sistémico y no hay ámbito de la vida pública ni privada que escape de la terrible situación. En lo social, la emergencia humanitaria compleja ha llevado a los venezolanos a huir masivamente del país, a comer menos de dos veces al día y morir por no conseguir medicamentos. En lo económico, nuestro país sufre hoy un proceso hiperinflacionario que perjudica principalmente a los más pobres. Y en lo político, se ha instaurado una dictadura.

¿Qué ocurrió en Venezuela el 10 de enero de 2019?, desde su perspectiva.

Dio inicio un nuevo periodo constitucional en Venezuela que empezó con un dictador usurpando la Presidencia de la República y sus funciones. Nicolás Maduro no ha sido electo en elecciones libres y democráticas, reconocidas por los venezolanos y la comunidad internacional. La petición de la Venezuela democrática es clara: se debe dar desconocimiento absoluto de Nicolás Maduro como Presidente de Venezuela y de todas las decisiones que tome usurpando el poder por ser ilegales e ilegítimas.

Y en el tablero interno, de la protesta popular, este proceso de reunificación de la oposición ha permitido avanzar en la articulación y coordinación de la creciente protesta social con la protesta en pro de la defensa de la democracia.

La oposición venezolana parece estar de moda en todo el mundo. Pero eso es reciente. ¿Qué pasaba antes?

Durante años la oposición en Venezuela denunció el carácter antidemocrático del Gobierno de nuestro país y no fue tarea fácil hacerle ver a la comunidad internacional la verdadera naturaleza del régimen que azota a Venezuela, así como el peligro que significa para todos los pueblos libres y democráticos la mera existencia de una nueva dictadura en el siglo XXI, así como la vergonzosa tolerancia que se ha tenido frente a ella. En días recientes, la señora Vicepresidente de Colombia, de manera contundente, afirmó que “todo el hemisferio es responsable de la dictadura que se instauró en Venezuela”.

¿Qué propone su partido, Voluntad Popular?

La propuesta es conformar un gobierno civilista en unidad nacional, que vaya más allá de una simple coalición de partidos. Un gobierno representativo de la diversidad y pluralidad del espíritu republicano y libertario de los venezolanos. Un gobierno comprometido con el objetivo de consolidar la institucionalidad democrática para alcanzar el fin que ha animado nuestra lucha a lo largo de estos años: que todos los derechos sean para todas las personas, que todos los venezolanos, sin exclusión, reciban los beneficios de la democracia y el estado de derecho.

Solo un gobierno que surja de este acuerdo podrá acometer con energía y coherencia las tareas prioritarias que Venezuela demanda y que hemos identificado en consenso: atender la crisis humanitaria, estabilizar la economía, superar la escasez e inflación y promover el crecimiento económico fundado en la producción nacional y la inclusión social. Un gobierno así concebido también tendrá como labor prioritaria y no escatimará esfuerzos para superar la inseguridad que hoy aterroriza al pueblo venezolano.

¿Usted cree que todo eso es posible en el corto plazo?

Así es la Venezuela que viene. No tengo dudas de que lo vamos a lograr y el primer paso es derrotar a la dictadura. No existe ningún poder que pueda contener durante mucho tiempo la voluntad de cambio de un pueblo y más si ese pueblo cuenta con la solidaridad del mundo. En Venezuela somos millones los que clamamos por un cambio. La historia nos ha mostrado que la dictadura de unos pocos no podrá con la voluntad de millones. Con un pueblo organizado, movilizado resistiremos, lucharemos y venceremos.

Fuente: Carta escrita por Leopoldo López el 2 diciembre de 2018 para ser leída en el seminario internacional “Grandes desafíos de Iberoamérica” de la Fundación Internacional para la Libertad.

¿Está la oposición democrática lista y preparada para gobernar?

Mi convicción es sólida, racional, demostrable: claro que en la oposición sí estamos listos para asumir la responsabilidad de gobernar a Venezuela. No tengo duda de ello. En absoluto. ¡Ninguna! Estamos listos para gobernar, pero es necesario recorrer un camino de auténticos encuentros entre todos los sectores democráticos del país, incluyendo a los disidentes del chavismo.