El afortunado error que dio lugar a la ginebra de moda
Foto: Puerto de Indias

Lifestyle

El afortunado error que dio lugar a la ginebra de moda

Así fue como surgió la ginebra rosa de moda, Puerto de Indias, debido a un error a la hora de macerar alcohol con frutas.

por Lidia Ramírez

Cuenta la leyenda que un incendio en la fábrica de American Tobacco Company dio lugar a una reconocida marca de cigarrillos. En vez de tirar el tabaco, la compañía decidió vender aquellos cigarros tostados que no ardieron y que resultaron tener muy buena acogida. El resto es historia: así surgió la marca de pitillos Lucky Strike.

Un error de cálculo fue lo que tuvo el heladero de origen francés Arnold Fornachou, que en la Exposición Universal de San Luis, Estados Unidos, en 1904, se quedó sin recipientes para servir sus helados. En el espacio de al lado se encontraba el panadero sirio Ernest Hamwi: «Perdone, ¿me podría dejar algunas de sus galletas?». El resto es ya para disfrute de nuestro paladar: así nacieron los helados en cucurucho.

Y es que detrás de muchos de los grandes ingenios de la humanidad no hay nada más que un simple encadenamiento de casualidades.

De esto bien saben los hermanos Rodríguez, que en 2001 decidieron comprar una destilería de anís en la localidad sevillana de Carmona salvándola del cierre. En esas instalaciones de 1880, con un manantial romano, un molino árabe y parte de unas termas romanas, mantuvieron la tradición de fabricar anís. Sin embargo, esta bebida se vendía cada vez menos –unas 30.000 botellas al año–, con lo que sumado a la llegada de la crisis económica en 2008 –los Rodríguez eran constructores– empezaron a preparar otros productos.

El afortunado error que dio lugar a la ginebra de moda 1

Exterior destilería Puerto de Indias. | Foto cedida por Puerto de Indias

Entre ellos, un macerado de fruta en alcohol para después venderla en tarros. Y entre esas frutas, la fresa. «En un principio el invento con el frío salió muy bien, pero cuando llegaron las calores andaluzas en el mes de abril la fresa se deshizo y aquello era un puré de fresa con alcohol», cuenta a The Objective  José Antonio Rodríguez, socio fundador de la marca.

Sin embargo, como no hay mal que por bien no venga y no hay nada tan inevitable como un error al que le ha llegado su momento, justo en ese instante, con decenas de tarros de una especie de mermelada de fresa con alcohol inservible, la compañía había recuperado la fórmula de una ginebra seca del siglo XX. Así que decidieron destilar ese alcohol y hacer una ginebra con sabor a fresa. El resto es historia: así nació Puerto de Indias, una de las ginebras más conocidas a nivel nacional que ha conseguido calar, sobre todo, entre el público femenino.

De 1.000 botellas a seis millones en 4 años

En sólo cuatro años, desde su lanzamiento en septiembre de 2013, la popularidad de esta bebida premium de color rosado y sabor suave ha ido creciendo de manera exponencial. Según datos facilitados por el mismo socio fundador, en el primer año del lanzamiento vendieron unas 1.000 botellas con una facturación de 120.00 euros, en 2014 pasaron a comercializar 200.000, y en 2017, las ventas fueron de seis millones de botellas con una facturación de 55 millones de euros.

El afortunado error que dio lugar a la ginebra de moda 2

Diferentes ginebras Puerto de Indias. | Foto cedida por Puerto de Indias

En este sentido, Rodríguez quiere recalcar la «lección» que Puerto de Indias ha dado a las grandes multinacionales que «impiden que nuestra compañía crezca al 100%».  «Nos han plagiado hasta en 68 ocasiones. Pero a pesar de tener una competencia muy agresiva, los clientes siguen pidiendo nuestra ginebra. Por lo que los negocios de hostelería demandan nuestro producto».

Y es que para José Antonio, la clave del éxito de su bebida se basa en la perfecta combinación de varios factores, como «el auge del gin-tonic en los últimos años» y el haber aparecido en el momento y lugar adecuado. Pero también, según el de Carmona, de no depender de nadie: «En 2008, con la llegada de la crisis nos arruinamos y eso nos hizo aprender que no debemos depender de bancos, ni de subvenciones, ni negociar pagarés… Ahora nos hemos hecho autosuficientes y no tenemos ningún crédito». Y cuenta entre risas: «Quién me iba a decir a mí en 2001 después de toda mi vida dedicado a la construcción que una destilería iba a ser el negocio de mi vida».

Además, este sevillano de 56 años, presume orgulloso de que Puerto de Indias es uno de los principales focos de trabajo de Carmona. Así, con una plantilla de 134 trabajadores, en la actualidad se encuentran construyendo la mayor destilería de Andalucía que, con 8.500 metros cuadrados y con una previsión de apertura de año y medio, hará que la plantilla se incremente en 50 trabajadores más.

El afortunado error que dio lugar a la ginebra de moda 3

Destilería donde se elabora la ginebra Premium Puerto de Indias. | Foto cedida por Puerto de Indias

H.I.G. se convierte en su socio mayoritario 

Ante este desarrollo, el fondo de capital riesgo H.I.G. Europe, especializado en la financiación y aportación de capital a pequeñas y medianas empresas, puso sus ojos sobre esta compañía de Carmona. De esta forma, a finales de febrero se convirtió en su socio mayoritario adquiriendo el 66% de la empresa por 110 millones, con el objetivo de potenciar Puerto de Indias fuera de nuestras fronteras, donde hoy, a pesar de estar presente en 14 países, sólo representa un 5% de su facturación.

«H.I.G. tiene más fuerza a la hora de colocar nuestro producto a nivel internacional, nos hacía falta una ayuda», apunta José Antonio Rodríguez, que asegura que, además de potenciar la ginebra en estos países, su objetivo es entrar con fuerza en Estados Unidos donde abrirá puerta dentro de un mes.