Por qué Felipe de Edimburgo sale tan mal parado en ‘The Crown’
Foto: Kirsty Wigglesworth

General

Por qué Felipe de Edimburgo sale tan mal parado en ‘The Crown’

La noticia ha despertado al mundo la mañana del 4 de mayo de 2017: el príncipe Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II de Inglaterra, que cumplirá 96 años en junio, abandonará los compromisos públicos en otoño de este año. Los rumores sobre una frágil salud no han tardado en aparecer, rumores que desde el entorno de la Corona han querido desmentir: “no hay razón para alarmarse”.

por Cecilia de la Serna

Actualizado:

La noticia ha despertado al mundo la mañana del 4 de mayo de 2017: el príncipe Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II de Inglaterra, que cumplirá 96 años en junio, abandonará los compromisos públicos en otoño de este año. Los rumores sobre una frágil salud no han tardado en aparecer, rumores que desde el entorno de la Corona han querido desmentir: “no hay razón para alarmarse”.

Felipe de Edimburgo es el patrón o presidente de más de 780 organizaciones, con las que seguirá manteniendo lazos, pero sin tener un papel activo. Felipe ya pasó largas temporadas fuera de la vida pública en 2011, cuando le operaron debido a una obstrucción coronaria. También se ausentó en 2012 tras sufrir una infección de vejiga durante los actos del Aniversario de Diamante de su esposa, Isabel II.

El inesperado retiro de Felipe -muy activo en los últimos tiempos, asistiendo a más de 300 actos oficiales al año- nos invita a recordar la figura de uno de los miembros reales menos valorados por los ciudadanos británicos. The Crown, el biopic de Netflix sobre la reina Isabel -Lilibeth para los más cercanos- y todo su entorno en los momentos de la muerte de su padre y de su posterior coronación, no muestra al Felipe amable y felizmente relegado a un segundo plano que la prensa ha tratado de vendernos durante siete décadas.

La serie presenta a un Felipe insultante, descastado, fiestero e incluso mujeriego. El papel que con tanto acierto interpreta el actor británico Matt Smith sufre la mayor transformación de la trama de la primera temporada. Pasa de ser el marido modelo, siempre atento, a un engreído que no logra aceptar su nuevo papel con la coronación de su esposa.

Esta representación negativa del Duque de Edimburgo no es caprichosa ni baladí. Sus meteduras de pata, algunas contadas en esta primera entrega de The Crown, son conocidas, y sus malas relaciones con su hijo Carlos y sus deslices con las mujeres también son de dominio público. A pesar de todo esto, su mujer se ha mantenido siempre al lado de Felipe, ajena -al menos públicamente- a los errores de su marido.

De él dicen que siempre ha estado a dos pasos de Isabel II, y esto es precisamente lo que al joven Felipe de Mountbatten le costó asimilar -al menos es lo que relata el argumento de The Crown-. Lo cierto es que nunca ha sido demasiado popular entre el pueblo británico, que lo ha percibido como a un ente extranjero en su Casa Real. La serie menciona asimismo los supuestos lazos nazis de la familia de Felipe. Lo hace con ocasión del enlace real de Isabel y Felipe, en el que las hermanas del entonces príncipe no eran bienvenidas, y esos lazos con el partido Nazi germano han sido más tarde parcialmente contrastados.

 

Por qué Felipe de Edimburgo sale tan mal parado en ‘The Crown’ 1

El enlace real representado en The Crown. | Foto: Netflix

 

The Crown está inspirada en la galardonada obra teatral The Audience, que narra también la historia del comienzo del reinado de Isabel II y que cuenta con grandes personajes históricos, como el mentor de la monarca, Winston Churchill. Peter Morgan, autor de The Audience y creador de The Crown, ya ha adelantado que “la segunda temporada profundizará en la complejidad del personaje del Duque de Edimburgo”. Queda mucho por contar de quien ahora se aparta definitivamente de la actividad pública.