Playlist: 20 canciones para que seamos uno, por Santiago Cruz

Cultura

Playlist: 20 canciones para que seamos uno, por Santiago Cruz

En su nueva etapa Santiago Cruz busca espontaneidad, conexión y combatir la fiebre de la efervescencia con una búsqueda de trascendencia.

por Ana Laya

Actualizado:

«Hay días en los que me cuesta un poco más entrar al mundo y no perder la fe». La frase es de la recién estrenada canción Hay días, del colombiano Santiago Cruz, y si has estado despierto en algún punto de este último par de meses es muy probable que te hayas sentido exactamente así.

 

Santiago Cruz, si aún no tenéis el placer de conocerlo, es un cantante y compositor tolimense, de Ibagué, capital de la música colombiana, y a lo largo de sus más de 15 años de carrera ha conseguido convertirse en un nombre indispensable dentro del panorama de la música pop internacional.

A Cruz le gusta pensar en sí mismo como un ‘contador de historias’, y aunque no se limita a hacerlo exclusivamente a través de su música (también tiene un podcast y recientemente se ha embarcado en la creación de vídeos), es en su carrera musical en la que ha brillado como lo demuestran sus 7 álbumes de estudio, los múltiples reconocimientos entre los que destacan 4 trabajos discográficos nominados al Latin Grammy (Cruce de Caminos, Equilibrio, Trenes, Aviones y Viajes Interplanetarios y Desde Lejos) y la cercana relación que mantiene a diario con sus fans, su equipo y sus colaboradores.

Parte de esta dinámica se vio reflejada en Elementales(2019), su último disco, que se presentó en tres temporadas, publicando 5 canciones cada 15 días, y fue una recopilación de sus éxitos reversionados el que lo acompañaron grandes artistas y amigos, entre los que están Abel Pintos, Rozalén, Leiva, Leonor Watling, Andrés Cepeda, Silvana Estrada y Morat, entre otros.

Año nuevo, proceso nuevo

Este año Santiago Cruz ha declarado su independencia como artista, y tras abandonar a las disqueras y sus procesos promete que su nuevo trabajo llegará de forma libre. Muestra de ello es la manera orgánica en han aparecido sus últimos dos sencillos. Por sorpresa, en el mes de marzo escuchamos No Estamos Solos, canción que ha tenido una emotiva acogida, y ahora, justo al comienzo de la cuarentena (en Colombia) reapareció con la increíblemente cercana Hay Días.

La espontaneidad juega un papel tan importante en su nuevo proceso que el vídeo de la canción está hecho por el mismo Santiago, acompañado de Samuel y David, los dos hijos mayores de su esposa, y su hija Violeta, «Salvador, el menor, prefirió quedarse jugando Mario Bros» cuenta Cruz. Hay días fue grabado a finales del mes de marzo en su casa ubicada en La Calera donde todos se convirtieron en los directores y productores de un clip en el que quería mostrar de manera cercana, abierta y sencilla «la intimidad del hogar a un hombre de brazos abiertos que esta dispuesto a mostrar lo que es, un ser libre».

A Santiago le pedimos una playlist que nos acompañara durante el desconfinamiento, mientras comenzamos a mirar a los ojos a la nueva normalidad, y aprovechamos para conversar brevemente con él para que nos contara un poco acerca del momento en el que se encuentra como artista, como creador, como humano.

¿Qué tan importante es para ti la espontaneidad como artista? ¿Es parte fundamental de tu proceso creativo? ¿Esto es parte de lo que te motivó a emprender una nueva etapa de su carrera siendo independiente?

La espontaneidad, la libertad de acción es una de las razones fundamentales para mí, para emprender este camino como artista independiente. La industria, las majors, se mueven a velocidad de buque, tienen mucho presupuesto y muchas herramientas, pero la capacidad de reacción es limitada ante la permanente realidad cambiante que enfrentamos. Siempre tuve libertad creativa, me la trabajé, me la gané, ahora tengo libertad de acción, y reacciono a velocidad de lancha, no de buque. Juego bajo mis propias reglas, acierto y me equivoco siguiendo mi intuición, oyendo a mi equipo, pero siguiendo mi intuición. Así que sí, la espontaneidad en estos tiempos es clave.

¿Qué proyectos futuros tiene este Santiago Cruz independiente, versátil, y espontáneo?

En este momento hablar de proyectos y futuro parece extraño, voy un día a la vez. Hay música, hay canciones, ya veremos cuándo y cómo las presentamos. La música ha sido fundamental para la gente en esta época, y siempre va a ser necesaria una canción, sobre todo las que tienen en cuenta la pertinencia, eso es clave. Estoy terminando de organizar mi nuevo disco, con gente joven de la que aprendo cada vez, pero tengo claro que lo que quiera hacer lo voy a poder hacer, sin pedir permiso, ni hacer fila.

Una frase que me llamó la atención en No estamos solos es: «la farsa es contagiosa». En un mundo diseñado para ser expresado a través de pantallas y filtros y donde muchas personas presentan una versión falsa pero instagrameable de sus vidas, ¿te parece que es más difícil conectar realmente con una persona? 

Es otra de las pandemias que vivimos, el filtro, nos mostramos como queremos que nos vean, no como realmente somos, y los otros nos ven como ellos nos perciben, no como nos quisimos mostrar, y así nos vamos desconectando cada vez más. Escondemos nuestras esquinas más oscura, que para mi son las que terminan siendo las más interesantes. Soy un apasionado de la derrota, del fracaso, de los malos días, de los filos, de las esquinas oscuras, y eso pocas veces se muestra, no nos permitimos mostrarnos enteros. Está mal visto sentir tristeza, sentir dolor, está mal visto mostrarse vulnerable, pedir ayuda, y eso creo que es una fortaleza. Reconocernos enteros, sin filtros, es poco usual, ¡pero es necesario!

¿Es por eso que rescataste tu podcast ahora con invitados? Para, además de tener conversaciones interesantes, rescatar y potenciar las conexiones personales, la conversación en una época en donde el diálogo es un bien cada vez más escaso…

¡Claro! Por eso el podcast, por la necesidad de profundizar un poco y no quedarnos con 280 caracteres, o con una imagen filtrada, la conversación, la voz propia, la exploración de otros puntos de vista, eso es fundamental. Combatir la fiebre de la efervescencia con una búsqueda de trascendencia, conversaciones de entre 45 minutos y 1 hora, en un momento en que dicen que la gente no aguanta 10 minutos de nada, damos por sentado el déficit de atención sin pensar que tal vez ese déficit de atención tiene como raíz el contenido tan liviano que se ofrece.

Finalmente, ¿crees que cambiaremos algo después de haber pasado por esta pandemia? Al principio tal vez había una sensación de que ante la imposibilidad de volver a la vida que teníamos antes podíamos aprovechar y cambiar lo que estuviera mal… pero ahora que -de este lado del mundo- los países comienzan a ponerse en marcha de nuevo esa sensación es cada vez más tenue. ¿Qué piensas?

Hay días que me despierto más esperanzado en ese cambio que otros, siento que esto no ha terminado, que está lejos de terminar, y que todavía falta mucho para realmente saber cómo vamos a terminar parados, si terminamos parados. Mi sensación es que, si realmente la humanidad va a recalcular, el golpe todavía debe ser más duro, y suena hasta cruel, cuando hay gente en luto, cuando hay muertos, cuando hay hambre y desespero, pero siento eso, que todavía no hemos sentido el impacto total. Ciertamente volver a la normalidad es lo peor que nos podría pasar, esa normalidad era o es parte del problema, y si no cambiamos, el reto va a volver a aparecer y cada vez peor.

*

La playlist que comparte con The Objective, está compuesta por 20 canciones que van desde Bon Iver y Joe Cocker pasando por Leiva, Jorge Drexler y Fito Páez. Canciones que hablan de conexiones honestas y profundas, porque, como dice Santiago: «Lo que le pasa a uno nos pasa a todos, porque mi vida está en tus manos y tu vida en las mías. Porque no estamos solos.»

¡Disfrutad!

 

Ana Laya

Periodismo, branding e innovación. Dibujo mapas. Creo en la procrastinación como fuerza creativa. Aquí escribo, edito y comisiono reportajes para Further.