Orgías, drogas y misoginia: protagonistas de las fiestas de los millonarios de Silicon Valley, según 'Brotopia'
Foto: Thomas Couture: 'Romans in decadence'

Cultura

Orgías, drogas y misoginia: protagonistas de las fiestas de los millonarios de Silicon Valley, según 'Brotopia'

Algunos de los hombres más poderosos de Silicon Valley son asiduos a fiestas exclusivas, llenas de drogas y orgías, donde la misoginia reina.

por The Objective

Actualizado:

Algunos de los hombres más poderosos de Silicon Valley son asiduos a fiestas exclusivas, llenas de drogas y orgías, donde la misoginia reina. Para la élite tecnológica en esto no hay escándalo alguno, resulta un estilo de vida ‘poco convencional’ pero que consideran ‘de avanzada’. Así lo relata la periodista Emily Chang quien ha hecho una profunda investigación sobre la vida de los grandes techies de California.

Su nuevo libro ‘Brotopia: Breaking Up the Boys’ Club of Silicon Valley’, reseñado de forma exclusiva por Vanity Fair, desvela el lado oculto de lo líderes de la tecnología.

“Las fiestas son un secreto a voces en Silicon Valley”, relata Chang, asegurando que dejaron de ser fiestas sexuales secretas para convertirse en la norma. De hecho, la reportera concluye en su texto que allí existe una cultura sexual desenfrenada y sin límites.

La investigación se basó en entrevistas hechas por Chang a numerosos empresarios que, según reseña, llevan una vida de relaciones abiertas y de abuso de drogas. Una de las cosas que más llamó la atención es la participación constante de los empresarios en fiestas que recuerdan los orgías dionisiacas de la Grecia clásica. Los reyes de Silicon Valley le llaman ‘cuddle puddles’. En ellas los asistentes mantienen relaciones sexuales en grupo mientras consumen drogas.

Chang dice que estas reuniones suelen estar estimuladas por drogas como el MDMA o éxtasis, alias ‘Molly’, y que las pastillas muchas veces tienen la forma de los logos de algunas de las empresas tecnológicas de la zona. Estas celebraciones no solo se dan en Silicon Valley sino incluso en yates en Ibiza.

La periodista asegura que la élite tecnológica masculina es quien tiene todo el poder en estas fiestas y las mujeres que deciden participar son estigmatizadas en la industria. El problema que ellas enfrentan es que si no lo hacen tampoco “tienen vida” como empresarias.

«Si participas en alguna de esas fiestas sexuales, ni siquiera pienses en empezar una compañía o que alguien invierta en ti. Esas puertas se cierran. Pero si no participas, estás fuera. Si lo haces, estás condenada; si no, también», le contó a Chang una joven emprendedora.

La investigación, que tomó dos años a la reportera, saldrá a la venta el próximo mes de febrero. Un grito más de las mujeres que el año pasado en Estados Unidos comenzaron a alzar la voz en contra de los abusos sexuales y la misoginia.