¿Negocio o estafa? El misterio de los pisos colmena de Marc Olivé

Economía y Capital

¿Negocio o estafa? El misterio de los pisos colmena de Marc Olivé

Hablamos con Marc Olivé y nos desplazamos a una de las únicas localizaciones en las que se sabe que supuestamente está construyendo una de las colmenas para tratar de aclarar algunas de las cuestiones sobre este negocio

por Inés Bertrán y María Hernández

El nombre de Marc Olivé lleva semanas apareciendo en los medios de comunicación. La polémica rodea a este empresario, o inventor, como él mismo se define, por su proyecto de pisos colmena, una imitación de los hoteles japoneses en los que los clientes se alojan en pequeños habitáculos en los que no cabe una persona de pie. Estos pisos que ofrece Marc Olivé contarían con zonas comunes, además de las cocinas y los baños, y las habitaciones, si es que se le puede llamar así, medirían 1,2 x 1,1 x 2,2.

Al principio, aparecía entrevistado para explicar su modelo de vivienda, que ya contaba con un establecimiento en Barcelona, que fue finalmente precintado, y los medios lo mostraban como una mezcla de novedoso y polémico sistema por hacer negocio de un problema creciente en la sociedad debido a los elevados precios de los alquileres en las grandes ciudades.

Semanas después, se empezó a poner en duda la veracidad de Haibu 4.0. Solo contaba con una colmena en Barcelona y la realidad estaba muy lejos de las imágenes que muestra su página web, tomadas a partir de una maqueta. Además, aquellas que dice tener en construcción en diferentes puntos de España son un misterio, nadie sabe dónde están y se niega a dar información sobre cuándo abrirán.

Mientras, cientos de personas han reservado un espacio en estas colmenas, algunas de ellas con el pago por adelantado de una mensualidad, que está en torno a los 200 euros, sin saber ni cuándo abrirán ni cuál es su localización exacta.

Hablamos con Marc Olivé y nos desplazamos a una de las únicas localizaciones en las que se sabe que supuestamente está construyendo una de las colmenas, desvelada por un periodista de eldiario.es, para tratar de aclarar algunas de las cuestiones sobre este negocio del que ya se ha llegado a plantear que sea una estafa.

¿Existen las colmenas en construcción?

Según nos dijo Olivé en una primera entrevista telefónica, casi todas las colmenas de Madrid están preparadas para ser habitadas pero, por problemas de seguridad que él mismo describe como “trols en las listas de acceso en las casas de Madrid”, no se ha podido entrar a vivir todavía, asegura.

A pesar de nuestra insistencia por saber las direcciones o poder visitar con él uno de los apartamentos, nos lo negaba una y otra vez. A través de un artículo de eldiario.es, conocimos una de las supuestas direcciones de los pisos en Vallecas. La dirección exacta es Camino de Hormigueras 124, portal 5, tercera planta, por lo que decidimos acercarnos para comprobar nosotros mismos qué había allí, en ese lugar que tanto nos ha intentado ocultar.

Lo primero que nos llama la atención es que no es una zona de pisos o casas, sino que es un polígono industrial. En él puedes comprar desde libros religiosos hasta muebles al por mayor. Pero encontrar el portal no es nada fácil, desde la carretera solo puedes ver los números 2,3 y 4. Para poder llegar al 5 hay que entrar por un túnel, nos llama la atención el frío que hace, mientras que en Madrid hay una temperatura de 16 grados.

Después de un rato encontramos el apartamento y conseguimos hablar con el portero, que nos informa de que el tercer piso es de una empresa que nada tiene que ver con la construcción. Nunca ha oído hablar de que se vayan a construir apartamentos o ningún tipo de pisos. De hecho nos mira con extrañeza y nos dice que “jamás había oído hablar de nada relacionado con los pisos colmena”.

El edificio en el que se supone que Olivé iba a construir el piso colmena en Vallecas. | Foto: Inés Bertrán | The Objective

En varios mensajes de WhatsApp que nos envía Olivé, nos manda planos de descampados con edificios construidos, todo hecho con Photoshop, que según él ya están construidos. Conseguimos descubrir la dirección de uno de esos descampados, que se encuentra muy cerca de donde supuestamente estaban los pisos de Vallecas. Después de tres minutos andando lo encontramos y, sin mucha sorpresa, descubrimos que no hay nada, está completamente vacío, a excepción de unos pequeños montículos de tierra. Lo que sí hay es un gran cartel de “se vende”. Unos trabajadores de la zona nos aseguran que el terreno sigue en venta y que no han visto a nadie visitándola.

A pesar de que en mensajes de texto anteriores aseguraba que ya estaban construidos estos pisos, tras informarle de que hemos acudido a verlos y no hemos encontrado nada, su versión cambia y nos informa de que todavía no tiene ni las licencias ni los terrenos comprados, sino que su intención era hacer la oferta y comenzar a construir una vez obtenidas las licencias.

El solar donde dijo que iba a construir la mega colmena, en Vallecas. | Foto: Inés Bertrán | The Objective

Además de los pisos en Vallecas, Olivé asegura que tendrá pisos colmena en otras ciudades como Barcelona, Cornellá de Llobregat, Hospitalet, Tona, Ibiza, Mallorca, Gava, Girona, Sevilla y Bilbao.

Sumado a los numerosos indicios que hacen pensar que la construcción de estos pisos no es cierta, el propio creador del proyecto hace que pongamos en duda su veracidad con frases en su web en las que, sin preguntas ni acusaciones previas, adelanta que no es falso. “Haibu 4.0 ha sido siempre un proyecto abierto y la gran cantidad de noticias lo acreditan. Sus promotores están en frente de los medios de comunicación y por tanto no es un proyecto falso”.

Fotos de maquetas y sacadas de Ikea

Otro de los hechos que nos hacen dudar de la veracidad de Haibu 4.0 Colmenas es que las fotos que ofrece en su página web no son reales. La mayoría de ellas son tomadas a raíz de una maqueta en miniatura que ellos mismos muestran.

Pero no todas son tan transparentes. Algunas de ellas son, directamente, robadas de otras páginas web. Por ejemplo, los baños que aparecen en el apartado de Barcelona son en realidad unos baños públicos de la empresa 2theloo. A pesar de que esto se ha hecho público, la foto sigue disponible en su página web. La foto de las cocinas tampoco es real, es una imagen tomada de la página de Ikea, según hemos podido comprobar.

¿Negocio o estafa? El misterio de los pisos colmena de Marc Olivé 2

Foto de los baños de 2theloo que Haibu 4.0 utiliza en su página web. | Foto: Haibu 4.0

Además, las imágenes del único piso colmena que logró abrir distan mucho de las que se pueden ver en la página web, según demostró un reportero de Vice, el único que pudo entrar antes de que fuera precintado.

Las reservas, pagadas por adelantado

A pesar de no anunciar cuándo abrirán ni dónde se encuentran exactamente las colmenas, Marc Olivé ya ha cobrado las mensualidades de algunas de las personas que han reservado una plaza en ellos.

Llamamos al teléfono de reservas de Haibu 4.0 para interesarnos por las diferentes maneras de hacer esta gestión y nos responde el propio Olivé para explicarnos que podemos registrarnos sin hacer el pago de la primera mensualidad, pero que, de esta manera, no nos garantiza una plaza en la colmena que hayamos seleccionado.

Insistimos en saber dónde estarán situadas las próximas que abrirán en Madrid, pero se niega en repetidas ocasiones a darnos esa información porque, según él, podría frustrarse la apertura si se conoce con antelación el lugar.

Sin embargo, al preguntarle en otra conversación, esta vez como periodistas, cuántas plazas tiene ocupadas, no tiene problemas en darnos esos datos. En total, según las cifras de Olivé, 542 personas han reservado una plaza en las colmenas que abrirán dentro de poco en diferentes puntos de España. No podemos saber cuántas de esas personas han pagado el adelanto que se pide para reservar la plaza y cuántas lo han hecho sin asegurarse el sitio pero, contando con que lo hayan hecho todas, Olivé tendría unos 108.000 euros de estas personas sin siquiera haber prometido una fecha de apertura.

Eduardo Jausi, el comienzo de las dudas

Eduardo Jausi Sala, de 66 años, es el administrador único de Haibu 4.0, según aparece en el Registro Mercantil. Era amigo y socio de Marc Olivé, hasta que hace dos meses este último decidió desembarcar en Madrid y actuar sin permiso en nombre de la empresa. Al menos, así lo asegura Jausi en una entrevista con El País, la primera vez que ha hablado con los medios de comunicación sobre Haibu 4.0.

Marc Olivé y Eduardo Jausi Sala se conocieron hace 12 años, cuando a ambos les unió su pasión por la invención. Era un momento en el que Jausi pasaba por una mala época, ya que fue imputado en el caso Gürtel por su trabajo como contable de Special Events, una de las empresas dirigidas por Francisco Correa que consiguieron ilegalmente contratos de entidades públicas controladas por el PP.

Marc Olivé. | Foto: Twitter

La idea de los pisos colmena surgió en el año 2018 y la idea se basaba en un concepto ya creado, los hoteles cápsula de Japón, de donde también procede el nombre Haibu, que significa colmena en japonés.

Jausi y Olivé aprovecharon el tirón y el interés de los medios para obtener financiación y poder abrir los únicos dos pisos colmena que realmente se han abierto, uno en Sants- Montjuic en la calle Constitución 114 y otro en el municipio de L’Hospitalet, según narra Jausi.

En 2019 finalmente cortaron su relación. Ambos han hablado del otro y, mientras que Olivé ha declarado oficialmente a Jausi como “socio tóxico” y le culpa de hacerle perder varias operaciones de inversores debido a una de sus ponencias, Jausi avisa de que a su exsocio le queda muy poco tiempo antes de ser descubierto.

¿Son legales estas casas colmena?

Entre todas las dudas que ha generado este negocio de Marc Olivé, se plantea una de gran importancia para los ayuntamientos, y es si este modelo de vivienda es legal. El Ayuntamiento de Barcelona ya ha llevado al empresario a los tribunales para paralizar su negocio y ha logrado, mientras se toma una decisión, precintar el único establecimiento que ya tenía abierto. Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid ya ha avisado de que hará lo posible para evitar su apertura.

Aunque el empresario asegura que su proyecto es legal y afirma que nunca lo ha vendido como una vivienda, sino como una solución temporal a una mala época o para poder ahorrar durante unos meses, la cosa no está tan clara.

Para que un lugar tenga licencia de vivienda, tiene que tener unas medidas mínimas, que en ningún caso cumplirían los cubículos que ofrece Olivé, que tienen unas medidas de 1,2 x 1,1 x 2,2. Sin embargo, el promotor del proyecto podría encontrar la manera de obtener una licencia. Por ejemplo, podría hacer que los cubículos se consideraran muebles dentro de la vivienda, como si fueran unas literas y, por tanto, solo contarían las medidas de las zonas comunes, nos explica el abogado Pablo Cereijo, del despacho de abogados Ponce de León.

“Es un proyecto muy complejo”, dice el abogado, que señala que habría que hacer un estudio muy completo para determinar si habría manera de obtener una licencia de algún tipo para abrir un negocio de este tipo.

Por tanto, no nos asegura que se pueda lograr una licencia, pero sí afirma que existe alguna manera por la que se puede llegar a legalizar este tipo de negocio.