The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

El cáncer no se hereda: la predisposición a sufrirlo no llega al 10%

Foto: Roman Kraft | Unsplash

La curación del cáncer es uno de los principales y grandes desafíos de la comunidad científica. En los últimos cuatro años, los casos de cáncer han aumentado un 12%, y en 2019, 277.234 personas habrán sido diagnosticadas con algún tipo de tumor, según el último informe de la Sociedad Española de Oncología, ‘Las cifras del cáncer en España 2019’.

El envejecimiento, el aumento poblacional, la exposición a factores de riesgo como el tabaco, el alcohol y la obesidad, o la implantación de programas de detección precoz adecuados, han condicionado este aumento del número de casos diagnosticados.

Sin embargo, pese a los avances tecnológicos que, a pesar de haber condicionado un aumento del número de casos han reducido la mortalidad, el cáncer sigue siendo a día de hoy esa enfermedad tabú que genera ciertas dudas, temores y creencias erróneas surgidas, en la mayoría de las ocasiones, por el desconocimiento de la enfermedad.

¿El cáncer se hereda?

Foto: Florian Klauer | Unsplash

Una de las creencias más populares es que el cáncer se hereda, cuando en realidad lo que se hereda es la predisposición a padecerlo; el cáncer es una enfermedad que se puede desarrollar por alteraciones genéticas pero eso no significa que esas mutaciones se hereden y el cáncer se transmita a la descendencia. De hecho, sólo entre un 5% y un 10% de todos los cánceres pueden tener un componente hereditario, cuenta a The Objective la doctora Carmen Guillén, Coordinadora de la Sección SEOM de Cáncer Familiar y Hereditario. Además, la mayoría de los casos de cáncer son debidos a factores ambientales, hormonales o a nuestro estilo de vida. 

“La diferencia entre genética y hereditario es que todos los cánceres se producen por alteraciones genéticas en las células donde se originan pero dentro del tejido donde se está produciendo la transformación de la célula para producir el cáncer. Hay un patrón de herencia cuando la persona nace con un defecto en su ADN que está en todas las células de su organismo, incluyendo los óvulos y los espermatozoides, y por lo tanto, lo puede trasmitir a su descendencia”, detalla la doctora.

¿Cuáles son los cánceres que tienen un patrón hereditario?

Guillén apunta que hay muchos tipos de cáncer que pueden tener un patrón hereditario. “Con más frecuencia vemos tumores de mama, de ovario, de colon… pero también porque estos son los más frecuentes en la población”, aclara. En este sentido, la Coordinadora de la Sección SEOM de Cáncer Familiar y Hereditario añade que no siempre que un individuo herede una mutación que predispone al cáncer va a padecer esta enfermedad. “Esto significa que la persona tiene mayor riesgo de padecer un cáncer que la población general pero habitualmente el riesgo no es del 100%”.

En este sentido, aclara, que sólo en algunos síndromes muy puntuales la persona que tiene la mutación tiene el riesgo 100% de padecer un tumor, como, por ejemplo, en una poliposis adenomatosa familiar, que es una enfermedad hereditaria infrecuente caracterizada por la aparición de gran número de pólipos en el colon y recto. “Estas personas que nacen con la alteración genética desarrollan pólipos desde muy niños y desarrollan cáncer de colon incluso antes de los 40 años”, detalla.

¿Qué pruebas genéticas hay disponibles para el riesgo de cáncer?

La doctora Carmen Guillén recomienda los tests genéticos, ya que este tipo de pruebas pueden revelar información no solo acerca de la persona a la que se la está realizando sino también sobre sus familiares.

Y es que estos test, más allá de ayudarnos a dar con algún primo tercero al que le perdimos la pista o un medio hermano desconocido, nos pueden decir cuáles son nuestros puntos débiles a nivel genético, permitiéndonos detectar prematuramente el cáncer. Un test genético te puede cambiar la vida con información que vas a usar para no activar esa genética mala y potenciar la buena”, cuenta a The Objective Laura Martínez Manárguez, farmacéutica especialista en nutrición, diplomada en Nutrigenómica, y fundadora de Greenology, una de las escasas clínicas en España donde puedes hacerte una de estas pruebas.

¿El cáncer se hereda? 3

Laura Martínez Manárguez, farmacéutica especialista en nutrición, diplomada en Nutrigenómica, y fundadora de Greenology. | Foto CEDIDA POR LAURA MARTÍNEZ MENÁRGUEZ

La genética es como una pistola cargada y lo que tú haces es disparar el gatillo o no”, explica Martínez, y ejemplifica: “Si tienes tendencia a cáncer de colon y lo sabes, puedes hacer un plan de prevención, como una dieta específica con pocas carnes rojas, poco azúcar, mucho deporte… Y de esta forma prevenir esta enfermedad”.

Soy portador de una mutación que predispone de cáncer, ¿a qué tipo de seguimiento debo ser sometido? 

Depende del tipo de alteración genética y del síndrome hereditario del que estemos hablando. En el síndrome de cáncer de mama hereditario “el seguimiento se hace por mamografía pero también por resonancia, se combinan las dos técnicas”, informa la doctora Guillén; si hay una predisposición a cáncer de ovario “el seguimiento es por ecografía transvaginal y a veces se utiliza el marcador tumoral en sangre”; si lo que hay es un síndrome de predisposición a cáncer de colon “el seguimiento es principalmente por la colonoscopia…”. Así, depende del síndrome y del riesgo que los expertos hayan estimado en la persona se hacen unas recomendaciones del seguimiento de unas pruebas o de otras.

Cirugía profiláctica, ¿sí o no?

Muy sonada fue la doble mastectomía a la que se sometió Angelina Jolie hace varios años para prevenir el cáncer de mama. En 2015, también se sometía  una operación para extirparse los ovarios y las trompas de Falopio, en su intento por minimizar las probabilidades de sufrir algún tipo de tumor, una enfermedad de la que murieron su madre, su abuela y su tía.

¿El cáncer se hereda? 2

Foto: Matt Rourke | AP

La cirugía profiláctica se ha convertido en una herramienta de prevención que se utiliza cada vez con más frecuencia en mujeres de alto riesgo de padecer cáncer de mama y ovario hereditario. Tanto la mastectomía como la ooforectomía profilácticas (extirpación quirúrgica de uno o ambos ovarios​) son medidas de prevención muy agresivas, que en muchos casos van a requerir para las mujeres a las que se les ofrece un difícil proceso de toma de decisión acerca de las medidas a llevar a cabo. “Ambos tipos de cirugía han demostrado su eficacia como medidas de reducción de riesgo de cáncer, si bien no eliminan totalmente el riesgo de enfermedad”, aseguran desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). “Sin embargo, estos procedimientos pueden provocar un impacto negativo en las mujeres que los llevan a cabo, lo que pone de manifiesto la necesidad de valorar detenidamente la realización de cirugías, así como el impacto psicológico que puede tener sobre cada mujer”, advierten desde la AECC.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.