Promocionado por Promoted
¿'Defund the police'?

Política y Conflictos

¿'Defund the police'?

Mientras Trump sigue tuiteando sobre “Antifa”, Joe Biden lidia con el último clamor de la calle: “Recortarle los fondos a la policía”

por Borja Bauzá

Actualizado:

En 2017 el número de homicidios se situó en 653. En 2018 la cifra cayó hasta los 561. Y en 2019 siguió bajando: 492. Con esos datos en la mano las autoridades de Chicago se asomaron al 2020 con optimismo. Por fin –se dijeron– habían conseguido dar con el truco del almendruco. El plan a seguir era sencillo: afianzar esa tendencia a la baja hasta lograr dejar atrás la pésima fama de una ciudad que siempre ha estado asociada al crimen.

Entonces llegó la tarde del 29 de mayo. Viernes. El muerto, dice la prensa local, se registró en torno a las siete de la tarde. El día siguiente, sábado, hubo seis asesinatos. Y 18 más el domingo 31 de mayo. En total 25 asesinatos a lo largo del fin de semana; 25 asesinatos a los que hay que sumar 85 heridos por arma de fuego.

El reverendo Michael Pfleger, que tiene su parroquia en el South Side, uno de los ‘territorios comanches’ de la ciudad, declaró al Chicago Sun Times que el barrio aprovechó la poca presencia policial –muchos agentes habían sido trasladados al centro para lidiar con las protestas por la muerte de George Floyd– para entregarse al saqueo. En un territorio plagado de pandilleros, también hubo unos cuantos ajustes de cuentas.

¿'Defund the police'?

Lo sucedido en Chicago hace semana y media coincide con la publicación de una encuesta elaborada por el Wall Street Journal y NBC News que dice que el 80% de los ciudadanos teme por el rumbo que ha tomado el país en los últimos quince días. Puesto de otro modo: mucha gente teme estar cayendo en brazos del caos. La pregunta es: ¿quién puede revertir la situación?

Frente republicano

Que una parte importante de la ciudadanía se esté haciendo esa pregunta no es una buena noticia para Donald Trump. A fin de cuentas, es él quien está a los mandos. Si la gente, sabiendo que hay alguien a los mandos, se pregunta en voz alta “quién” puede cambiar la situación es porque ya ha descartado al timonel.

Tampoco hay que sorprenderse. Las últimas performances del Donald en esa dirección –restablecer el orden– no han sido, digamos, admirables. La semana pasada su gente ordenó dispersar por las malas una concentración pacífica porque se empeñó en dar un paseo hasta la iglesia de Saint John para posar en ella con una Biblia en la mano. Un alarde de fuerza que fue criticado tanto por una parte del clero como por algunos mandos policiales, según el Washington Post.

¿'Defund the police'? 1

Poco antes de aquel garbeo Trump dedicó un tuit a una organización –“Antifa”– que no existe como tal. Sí existe el llamado “movimiento antifa”, que en Estados Unidos no es más que una amalgama de grupos compuestos por gente joven y urbanita que tiene un problema con el sistema, el capitalismo y etcétera, pero cuyas actividades no suelen pasar de los escraches y de alguna que otra contramanifestación. Sin embargo, en opinión del presidente “Antifa” es la organización (sic) responsable de la ola de disturbios y saqueos que ha sacudido los cimientos de la sociedad estadounidense.

Otro tuit para enmarcar en los anales de la Historia ha sido el que ha dedicado a Martin Gugino, un señor de 75 años de Búfalo que tuvo que ser hospitalizado hace unos días tras recibir el empujón de un antidisturbios. En el vídeo se puede observar cómo Gugino se acerca a hablar con la unidad de la policía encargada de ‘limpiar’ de manifestantes una de las plazas de la ciudad y cómo, al acercarse a ellos, uno de los policías le empuja hacia atrás. En ese momento Gugino trastabilla y, al caer, se abre la cabeza. En Twitter el Donald se preguntó si acaso el jubilado no era un “provocador” enviado por “Antifa” y sugirió que pudo haber fingido la caída.

Cuando un reportero le enseñó el tuit a la senadora Lisa Murkoswski, de Alaska y del Partido Republicano, ésta puso los ojos en blanco y se preguntó que qué necesidad había de escribir aquello. Murkowski no es la única figura prominente del Partido Republicano que ha criticado a Trump en público. Mitt Romney –que salió a la calle para protestar por la muerte de Floyd– también lo ha hecho. Y personas muy próximas a la familia Bush han dicho que tanto George W. Bush como Jeb Bush se están planteando muy seriamente no votar al Donald en noviembre. El que fuera Secretario de Estado del primero, por cierto, ya ha dicho que votará por Joe Biden.

Frente demócrata

El candidato del Partido Demócrata se encuentra en estos momentos surfeando la ola de indignación. Por supuesto, ha condenado al policía que mató a Floyd y ha pedido un examen de conciencia a escala nacional para ver de qué manera se puede mejorar la calidad de vida de la comunidad negra al tiempo que se amplía su horizonte de oportunidades.

Pero, yendo a lo concreto, la demanda más reciente de una parte importante de su electorado se resume en un eslogan: Defund the police. En castellano de Valladolid: dejar de inyectar dinero en los departamentos de policía. Bien, pero… ¿qué significa esto? Pues dependiendo de a quién se le pregunte, significa una cosa u otra.

¿'Defund the police'? 2

La alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, se dirige a los manifestantes de la protesta ‘defund the police’. | Foto: Lindsey Wasson | Reuters.

Se puede hablar, no obstante, de dos corrientes principales. La más radical aboga por eliminar los cuerpos de policía y sustituirlos por otros que operen de manera muy diferente; con el anti-racismo siempre en mente, etcétera. La corriente moderada lo que defiende es introducir un abanico de reformas en la policía sin necesidad de desmantelar nada. En medio se encuentra gente que pide reducir el presupuesto destinado a las fuerzas del orden y reinvertir el dinero ahorrado en políticas sociales.

Biden se encuentra, lógicamente, más cerca de los moderados que de los radicales aunque ya ha dicho que está a favor de condicionar parte del presupuesto de los departamentos de policía a su comportamiento.

Es un tema peliagudo porque pese a lo que hemos visto en los últimos días la sociedad estadounidense no se siente especialmente vinculada a la tradición anarquista. Que no es muy amiga de cuestionar la labor de sus policías, vaya. En 2016 el 76% de las personas consultadas para un estudio de Gallup dijo sentir “un gran respeto” por los uniformados. Biden tendrá, pues, que hacer malabares entre lo que quiere su electorado, lo que dice la encuesta del Wall Street Journal y el respeto que todavía siente una gran parte de sus paisanos por los que llevan placa.