The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

¿Cómo reacciona tu cuerpo cuando te haces vegetariano?

Foto: Elijah O'Donell | Unsplash

¿Has tomado la decisión de seguir un estilo de vida vegetariano? La tendencia a adoptarlo, que va más allá de la alimentación –se extiende al uso de productos químicos o cosméticos, entre otros– es cada vez mayor en España y hay numerosos estudios y datos que sostienen este hecho, o cuando menos el interés creciente que despierta. Por ejemplo, el número de restaurantes especializados ha aumentado en un 199% desde 2011, pasando de 353 establecimientos a 703, según un informe publicado por la consultora Lantern.

Asimismo, esta investigación sostiene que 3,5 millones de personas en nuestro país buscan una alimentación vegetariana o flexiteriana [que se permite más concesiones carnívoras], siendo cercana al 8% en los adultos, y estima que el volumen económico del negocio en alcanzará los 5.000 millones de euros en 2020.

En este sentido, el Observatorio Nestlé publicó que un 43% de los españoles ha reducido o abandonado el consumo de carne roja y que uno de cada cuatro ha buscado algún sustituto a la carne en el último año. Esta tendencia se corrobora con la cantidad de líneas veganas o ecofriendly que las grandes corporaciones están sacando a la venta para no quedar rezagados en una revolución que parece avanzar más allá de la moda.

Los ejemplos a lo largo de la historia son múltiples. Leonardo Da Vinci y Albert Einstein eran vegetarios. Paul McCartney, Natalie Portman y Beyoncé, en la actualidad, son veganos. ¿Las razones mayoritarias para adoptar este estilo de vida? Siguiendo los resultados obtenidos por Lantern: el 60% lo hace por conciencia animalista, el 21% por compromiso medioambiental –el impacto de la ganadería sobre el planeta es considerable, tanto por el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero como por la cantidad de recursos de agua y cereales que requiere alimentar a los animales– y un 17% por salud.

Dicho esto, te contamos algunas de los cambios que se producen en tu cuerpo cuando prescindes de la carne y abrazas una dieta vegetariana, según la revista Newsweek. Te advertimos: no todas las consecuencias son positivas.

Beyoncé, en 2015. | Foto: Evan Agostini | AP

Lo mejor

Sentirás más energía. Si sigues una dieta equlibrada a base frutas y verduras, sentirás una mayor vitalidad debido a la fuente natural de energía que recibirás a través de la fibra y los carbohidratos. Sin embargo, es posible que tardes en notarlo un tiempo, más si has hecho un cambio radical desde una dieta con un alto nivel de proteínas.

Reducirás considerablemente el riesgo de sufrir numerosas enfermedades. Los vegetarianos y veganos habitúan tener un índice de masa corporal más bajo, lo que se traduce en menos posibilidades de sufrir cáncer de mama o complicaciones cardíacas. De hecho, hay estudios que sostienen que esta dieta alarga la vida. Asimismo, si eres mujer y estás en periodo de lactancia, la leche será más pura.

Mejorarás tu aspecto físico. Una dieta más saludable y sin las hormonas y químicos que se pueden encontrar en la mayor parte de los productos de origen animal hará que tu piel, cabello y uñas tengan un apariencia más saludable.

Dormirás mejor. La acidez es una de las razones por las que muchas personas tienen dificultades para conciliar el sueño. El cambio de dieta hará que la acidez desaparezca.

Foto: Maarten van den Heuvel/Unsplash

Lo peor

Pasarás hambre al principio. El cambio de rutina afecta enormemente. Puede que pases por un periodo en el que te apetezca picar de más, en el que sientas más ansiedad y ganas de tirar la toalla. Pero si pasas esta fase, volverás a desarrollar una rutina nueva y esta será más sana.

 Tendrás carencias de algunas vitaminas y propiedades. Sobre todo en el caso de que hagas mucho deporte, necesitarás compensar la falta de proteínas con suplemente alimenticios fáciles de obtener. A su vez, deberás buscar nuevas fuentes de hierro, omega-3, vitamina D –que puedes obtener de los champiñones o la leche de soja, aunque en menores cantidades– y vitamina B12 –únicamente posible a través de suplementos, pues nuestro cuerpo no la produce y normalmente la obtenemos a través de la carne animal–.

 Lidiarás con estados de frustración. Puedes sentirte frustrado porque en los restaurantes a los que sueles ir no hay opciones que se ajusten a tu dieta, y además te tendrás que armar de paciencia con aquellos amigos y familiares menos comprensivos y altamente preocupados por el nivel de proteínas que consumes. La mejor respuesta te la dará el tiempo.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.