5 consejos para mejorar la calidad de vida de tu perro anciano
Foto: Dorice Legault

Futuro

5 consejos para mejorar la calidad de vida de tu perro anciano

El hecho de que tu perro esté envejeciendo no significa que no pueda disfrutar de la vida y ser un animal absolutamente feliz. Es solo cuestión de adaptarse.

por Carola Melguizo

Envejecer no es fácil. Actividades que antes hacíamos sin pensar, ahora requieren de gran esfuerzo y concentración. Algunas son incluso imposibles de realizar y hay que adaptarse poco a poco a la nueva realidad. Pero cuando el que envejece es un ser querido, la aceptación es quizás más complicada. Es inevitable pensar que estamos cada vez más cerca de la despedida y para eso, nunca estamos preparados. Con los perros, por desgracia, este momento llega demasiado pronto. Pero el hecho de que esté envejeciendo no significa que no pueda disfrutar de la vida y ser un animal absolutamente feliz. Es solo cuestión de adaptarse. Estos consejos para mejorar la calidad de vida de tu perro anciano te serán de gran ayuda.

Si llevas tiempo conviviendo con tu perro, sabes que sus necesidades cambian a medida que pasan los años. A veces no queremos admitir que están envejeciendo y nos negamos, por ejemplo, a comprar comida para perros seniors o a reducir la intensidad de la actividad física. Y como sabemos que la edad no es la única responsable de la aparición de las canas, no les damos mayor importancia. Pero la realidad es que, queramos o no, el tiempo pasa y las necesidades de nuestro compañero van cambiando. Lo mejor que podemos hacer por él es estar atentos a los cambios tanto físicos como de comportamiento para ayudarlo a disfrutar de esta nueva etapa de la mejor manera posible.

5 consejos para mejorar la calidad de vida de tu perro anciano

FOTO: Jessica Knowlden | Unsplash.

Las señales

Lo vemos bien, con ganas de hacer las mismas cosas de siempre y en nuestra mente sigue siendo el mismo del primer día. Pero hay que prestar atención a los detalles. Si te fijas, es probable que te des cuenta de que los ojitos ya no le brillan como antes, que come menos y duerme más, que se cansa con más facilidad o incluso que la audición ya no es tan aguda como antes, aunque siga corriendo a la cocina cada vez que suene una bolsa. También puede que notes cambios en el comportamiento, hay perros que con la edad se relajan y se vuelven mucho más dóciles. Otros, en cambio, parecen ponerse de mal humor con más frecuencia.

Tal y como ocurre con los humanos, el proceso de envejecimiento de cada perro es diferente. De ahí la importancia de prestar atención a los cambios, por pequeños que parezcan, y consultar siempre con un veterinario. Envejecer no es una condena. De hecho, es todo un privilegio. La vida de un perro anciano puede -y debe- ser tan plena y feliz como en cualquier etapa. De nosotros depende. Pequeños cambios en el día a día pueden marcar la diferencia.   

5 consejos para mejorar la calidad de vida de tu perro anciano 1

FOTO: Tiard Schulz | Unsplash.

5 consejos para mejorar la calidad de vida de tu perro anciano

Mejora la accesibilidad de tu hogar

Con la edad, los perros pierden movilidad. Actividades cotidianas como saltar al sofá o a la cama, entrar y salir del coche o subir escalones, por ejemplo, pueden ahora generarle dolor o incluso ser tarea imposible para el animal. Afortunadamente, hay en el mercado muchas opciones de rampas y escaleras especialmente diseñadas para que perros ancianos o de movilidad reducida, puedan acceder de forma natural a donde quieran manteniendo así, en gran medida, su independencia.

Motívalo a hacer ejercicio

El ejercicio físico y mental es fundamental en cualquier etapa de la vida del perro. Incluida, por supuesto, la vejez. Los paseos regulares, respetando siempre su ritmo, lo ayudarán a mantener tonificados los músculos, a prevenir la obesidad y a estimular el apetito. Además de prevenir la ansiedad y mejorar su estado de ánimo. Si es necesario, ajusta la duración, cambia la hora o incluso la ruta hasta dar con una rutina que se adecúe a sus necesidades actuales.

Ajusta su dieta

Las necesidades nutricionales del perro van cambiando a lo largo de su vida. Durante la vejez, es posible incluso que necesite algún tipo de suplemento o dieta especial. Consulta periódicamente con el veterinario para garantizar que el animal esté ingiriendo los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de su organismo según su raza, su edad y su estilo de vida. La alimentación es clave para envejecer de forma saludable y cada animal tiene unas necesidades diferentes.

Invierte en una buena cama 

La mayoría de los cachorros y de los perros adultos duermen básicamente donde sea. Si lo dejas –y son muchos los beneficios– lo más probable es que pase de su cama y duerma o bien contigo o directamente en el suelo. Pero cuando se hacen mayores, con frecuencia necesitan una cama ortopédica que les garantice un buen descanso y les alivie el característico dolor en los huesos al disminuir la presión sobre las articulaciones. Estas camas, además, suelen regular la temperatura.

Adapta sus actividades favoritas

Si el perro ya no hace ciertas cosas que le gustaban, no es porque no quiera, sino porque no puede. Una situación que, lógicamente, puede resultar frustrante para el animal. Y si de paso se siente excluido de la manada, su seguridad y su estado de ánimo se pueden ver seriamente afectados. Haz los cambios necesarios para que pueda seguir participando en las actividades sin poner en riesgo su salud. Por ejemplo, si se cansa con facilidad, puedes seguir jugando a la pelota sin necesidad de correr demasiado. Si la vista le empieza a fallar, puedes hacer juegos basados en su sentido del olfato. Y así sucesivamente. Lo más importante es pasar la mayor cantidad de tiempo posible con él que, al final, es lo que todos quieren.