The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Comer fuera y saludable es posible

Foto: Dose Juice | Unsplash

La falta de tiempo para hacer de comer, el estrés o el escaso tiempo para ir a comer a casa y volver a la oficina hacen que cada vez más personas tengan que comer fuera de sus hogares a diario. De hecho, el consumo de alimentación fuera del hogar se ha triplicado en los últimos años, según la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), y es que seis de cada diez trabajadores comen a diario fuera de casa. 

Un hábito que puede llevar no solo a multiplicar las cantidades de alimentos que ingeriríamos en casa, sino también a aumentar el consumo de grasas animales y saturadas, así como postres grasos. Sin embargo, desde la Fundación Española del Corazón (FEC) aseguran que “comer fuera no tendría por qué ser sinónimo de comer mal”.

Por ello, la FEC ofrece una serie de recomendaciones a tener en cuenta para disfrutar de una comida sana fuera de casa:

  • Aprovecha las nuevas tecnologías para elegir restaurantes con menús con ofertas saludables. Revisa el menú antes por Internet, si es posible, y decántate por aquellos que ofrezcan pescados, carnes blancas antes que rojas, verduras y frutas de postre. La cocina al horno o a la plancha siempre antes que el frito o el empanado
Comer fuera y saludable es posible

Foto: Carissa Gan | Unsplash

  • Come algo saludable a media mañana para evitar llegar al restaurante con excesiva hambre (fruta idealmente).
  • El agua para beber es siempre la mejor opción.
  • Elige antes que el resto de comensales para evitar la tentación si ellos piden algo poco saludable.
  • Convence a alguien para compartir los entrantes (saludables, por supuesto).
  • A veces menos es más. Elige platos simples que no contengan demasiados alimentos diferentes.
  • Pregunta si los platos llevan algo de acompañamiento, y de ser así, asegúrate de que esos son saludables. Después de elegir un plato saludable, te podrían sorprender con unas patatas fritas de acompañamiento, por ejemplo.
  • No añadas sal ni salsas a los platos. Tal y como vienen hay que tomarlos.
  • No es imprescindible terminarse el plato si uno no tiene más hambre. Solemos hacerlo para no tirar comida, pero hoy en día es muy habitual pedir que preparen para llevar lo que ha sobrado.
  • Los postres es mejor evitarlos o al menos compartirlos. La fruta siempre será una de las opciones más saludables.

“Una alimentación variada y equilibrada es uno de los pilares fundamentales en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, junto a la práctica de ejercicio físico de intensidad moderada de forma regular”, indica el Dr. José Luis Palma, vicepresidente de la FEC, quien recomienda seguir siempre la dieta mediterránea “con demostrados beneficios para la salud cardiovascular”.

 

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.