Bodega: la polémica startup que permite a los consumidores comprar sin dinero

Milk

Bodega: la polémica startup que permite a los consumidores comprar sin dinero

Bodega, una startup presentada este miércoles en Estados Unidos, ha creado una amplia polémica sobre la robotización del mercado. Se trata de una evolución de la tradicional máquina expendedora pero que tiene una gran variedad de mercancía. De modo que los medios han destacado que compite con las ‘tiendas de barrio’ o ‘tiendas de esquina’.

por  The Objective

Bodega, una startup presentada este miércoles en San Francisco, ha creado una amplia polémica sobre la robotización del mercado. Se trata de una evolución de la tradicional máquina expendedora pero que tiene una gran variedad de mercancía. Los medios han soltado fuertes criticas destacando que compite con las ‘tiendas de barrio’ o ‘tiendas de esquina’.

Los consumidores podrán comprar “productos esenciales” sin tener que llevar dinero encima. Se trata de un armario con estanterías que, a través de un sistema de vídeo y machine learning, reconoce y controla en todo momento su inventario.

Luego de que el consumidor agarra el producto, Bodega, a través de una aplicación, registra la transacción en su sistema y tramita la carga en la cuenta.

Los productos que contenga la Bodega dependerán del sitio en donde esté ubicada. En una oficina, puede estar llena de aperitivos y bebidas; en el gimnasio, podría tener bebidas energéticas, suplementos y rodilleras; en el vestíbulo de un edificio, podría haber detergentes, productos farmacéuticos y quizás algunos bocadillos.

Paul McDonald y Ashwath Rajan, dos ex trabajadores de Google, son los creadores de esta idea que surgió en Silicon Valley. En principio, está funcionado en San Francisco pero sus creadores tienen planes de expandir el mercado.

Bodega ha sido duramente criticada por los defensores de las tiendas de barrio que suelen estar asociadas a los inmigrantes y americanos comerciantes.

Los fundadores de la empresa respondieron a las críticas en un blog diciendo que no tienen la intención de poner a las tiendas de barrios en riesgo. Señalaron que esos almacenes «ofrecen una conexión humana integral que sus armarios automatizados no lograrán nunca».

Asimismo, reconocieron que no esperaban las duras respuestas ante la presentación del nuevo sistema y destacaron que posiblemente el nombre de la startup no haya sido el más correcto. Pidieron disculpas y señalaron que “al contrario de irrespetar a las tiendas tradicionales de esquina, o peor aún, ser una amenaza, extienden su admiración”.

Han insistido en que quieren llevar comercios a lugares donde no existen y “en vez de quitar trabajos”, esperan que “Bodega ayude a crearlos”. 

Pero las bodegas reales están luchando debido al aumento de las cadenas de tiendas y el aumento de los precios de los alquileres en Estados Unidos. El New York Times informó que cerca de 75 tiendas cerraron en Nueva York entre enero y agosto de 2015. La tecnología podría complicar aún más esta situación, según expertos.

Otros analistas señalan que probablemente Bodega no complicará este problema más ya que, como lo señala The Verge, la empresa podría terminar de comercializarse como un competidor de máquinas expendedoras.

Esta srtartup compite con Amazon Go que propone un establecimiento físico en el que el cliente no tiene que hacer el proceso de pago. La filosofía de este sistema es que los americanos odian esperar. Otros, simplemente están demasiado ocupados para hacerlo.

De modo que en las tiendas de Amazon Go, con tan solo tener descargada la aplicación y configurada, el consumidor puede salir de la tienda habiendo pagado sin darse cuenta. Todo ello gracias a múltiples sensores que controlan los artículos que se escogen y registra el pago a la salida.