'Ayúdame3D': el proyecto de un joven que crea prótesis desde la habitación de su casa

Futuro

'Ayúdame3D': el proyecto de un joven que crea prótesis desde la habitación de su casa

En dos años ha ayudado a 48 personas y recaudado 10.000 euros

por Lidia Ramírez

Ayudar es demasiado fácil para no hacerlo. Es lo que pensó Guillermo Martínez, un joven de 25 años que sólo le hizo falta una impresora 3D, ganas e intención para intentar cambiar el mundo desde la habitación de su casa.

Graduado en Organización Industrial, este amante de los juguetes decidió comprarse una impresora 3D para dar forma a aquellos objetos que había diseñado desde pequeño. Faltaban escasas semanas para emprender un viaje de voluntariado a un orfanato en el Rift, en el Valle de Kenia, y ahí fue cuando tuvo la idea: «¿Si puedo crear juguetes, por qué no prótesis para los más necesitados?». La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 100 millones de personas en el mundo necesitan algún tipo de prótesis para moverse con normalidad.

Así que Guillermo empezó a «cacharrear» con la impresora, se descargó de internet unos proyectos de prótesis, comenzó a trabajar con ellos y, de un soldado de Star Wars, que fue lo primero que creó con este aparato, a una prótesis de mano que, aún sin saberlo, cambiaría para siempre la vida de una persona.

'Ayúdame 3 D': el proyecto de un joven que crea prótesis desde la habitación de su casa

Guillermo Martínez con una prótesis de mano. | Foto: Carola Melguizo | The Objective

Y de una prótesis de mano, a una de codo y de ahí, a otra de brazo entero. Era 2017, tenía 23 años y la capacidad para cambiar el día a día de los más necesitados. «Contacté con la asociación con la que iba a Kenia y les pregunté si necesitaban trésdesis –así es como él llama a estas prótesis hechas con material reciclado– y me dijeron que sí», cuenta el joven a The Objective que nos cita en su casa, donde nos muestras las dos impresoras 3D con las que trabaja entre decenas de juguetes creados por él mismo y varios dedos, palmas y brazos que une para crear las trésdesis el fin de semana.

Sólo le bastó varias imágenes de las personas que serían ayudadas para ir dando forma al sueño de, en principio, cinco personas. Cinco hombres y mujeres que habían sufrido la amputación de alguno de sus miembros por problemas de nacimiento, accidentes de tráfico o enfermedades no tratadas a tiempo debido a las condiciones del lugar. Esto es, cinco trésdesis que salieron de la habitación de su casa en Madrid para recorrer los más de 9.000 kilómetros que separan España de Kenia.

«Con un par de fotos se hicieron todos lo brazos. Fue muy emocionante el momento de entregarles las trésdesis. Yo hablaba en inglés y ellos en suajili, pero nos entendíamos. La primera persona se colocó la prótesis, dobló el codo y funcionó, le cerraba la mano. Fue muy emocionante. Haber estado dos o tres meses haciéndola y ver que funcionaba bien, fue increíble», rememora Guillermo, que aclara: «Esto no es una prótesis, es una trésdesis. Una ayuda y una mejora en el día a día que te va a mejorar la vida en cierta manera. Luego existen otras cosas totalmente diferentes, que quien pueda permitírselo que lo haga porque le van a ayudar mucho más».

Comunidad ‘Helpers3D’

Y fue a la vuelta cuando decidió crear ‘Ayúdame3D’, una asociación para «poder llegar más lejos y ayudar a más gente». De momento, ha ayudado a 48 personas de 10 países. «El proceso siempre ha sido ellos hacia el proyecto. Ahora lo que queremos es dar a conocer las trésdesis para hacer que lleguen a todas las personas que la necesiten, porque hay gente que no tiene ni idea de que puede ser ayudada. Eso es lo que estamos buscando».

'Ayúdame3D': el proyecto de un joven que crea prótesis desde la habitación de su casa 1

Guillermo Martínez en su viaje a Kenia. | Foto cedida por Guillermo Martínez

Pero para ello, Guillermo necesita fondos. En estos dos años ha conseguido recaudar unos 10.000 euros gracias, sobre todo, a donaciones de «personas normales que se han volcado con el proyecto». Y por supuesto, también necesita ‘Helpers’, es decir, personas con impresoras 3D con ganas de ayudar y cambiar vidas. «Ahora estoy intentando crear una red de gente que quiera ayudar». Y es que hasta el momento, este joven, que trabaja como desarrollador de productos de juguetes, trabaja de la siguiente manera: «Por la noche lo preparo todo en el ordenador y le doy a imprimir por la mañana antes de irme a trabajar. Cuando vuelvo están las piezas impresas». Es durante el fin de semana cuando une dedos, palmas, triceps y antebrazos con los travesaños, los tornillos, hilos y velcros para dar forma a las trésdesis. Suele hacer una media de dos semanales.

'Ayúdame3D': el proyecto de un joven que crea prótesis desde la habitación de su casa 2

Varias trésdesis. | Foto cedida por Guillermo Martínez

Y en cuanto al mecanismo de funcionamiento, muy sencillo. «Funciona introduciendo el brazo por la parte de arriba manteniéndolo estable mediante un arnés en el pecho», explica. «En el momento en el que levanta el brazo hacia arriba, la mano cierra y hace un movimiento prensil, cerrándose y permitiendo coger objetos sin problema. No es una precisión local, es un efecto pinza, pero ayuda. Si no, no lo haríamos». Y en este punto, Guillermo también destaca que si bien el proyecto ha tenido muy buena aceptación en países de África y Latinoamérica, en España «no gusta tanto». «Aquí la estética es muy importante. La trabajamos, pero no lo vemos extraordinariamente necesario. Es una ayuda para coger objetos, mejorar tu día a día, pero no te vamos a poner uñas. Es el tiempo y el esfuerzo de muchas personas y tú lo coges o no».

Ahora, Guillermo necesita más ‘Helpers3D’ y ayuda para poder terminar de hacer de una casualidad el sueño cumplido de miles de personas.