Analizamos las políticas de espacios verdes en Madrid
Foto: Illán Riestra Nava

Energía y Medioambiente

Analizamos las políticas de espacios verdes en Madrid

En este artículo se analizan las principales políticas del Ayuntamiento de Madrid encaminadas a mejorar la infraestructura verde urbana durante la última legislatura

por Marta Suárez Casado y David Alba Hidalgo

Actualizado:

La infraestructura verde urbana es una red de árboles, parques, huertos urbanos, cubiertas y fachadas verdes… que provee beneficios a la ciudadanía.

En ecología, denominamos a esos beneficios servicios de los ecosistemas. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • La vegetación nos proporciona sombra y refresca el ambiente, nos protege contra inundaciones y reduce la contaminación atmosférica.
  • Los parques y zonas verdes constituyen lugares de ocio y esparcimiento.

Los ayuntamientos son los principales responsables de la mejora, mantenimiento y gestión de la infraestructura verde urbana. Pero ¿de qué modo y en qué grado están teniéndola en cuenta en sus políticas y actuaciones municipales?

El caso de Madrid

En este artículo analizamos las principales políticas del Ayuntamiento de Madrid encaminadas a mejorar la infraestructura verde urbana durante la última legislatura (2015-2019).

Este estudio se ha realizado a partir de la revisión documental de las medidas y de entrevistas realizadas a responsables técnicos y políticos. Son los primeros resultados del proyecto Evaluación de la infraestructura verde de Madrid: hacia una mejora de las políticas municipales para la resiliencia socio-ecológica.

Esquema de las políticas verdes del Ayuntamiento de Madrid. Foto: Marta Suárez | Author provided

La hoja de ruta la marca el Plan de Infraestructura Verde y Biodiversidad. Este documento fue aprobado en 2018 tras un proceso participativo en el que estuvieron involucrados ciudadanía, organismos públicos, asociaciones profesionales del sector, universidades y organizaciones ecologistas, entre otros. Es un documento, por tanto, ampliamente consensuado.

El plan realiza un diagnóstico de la situación del patrimonio natural de la ciudad y su gestión. Los resultados de este diagnóstico son parcialmente positivos. Las cifras de superficie de zonas verdes o el número de árboles por habitante se sitúan por encima de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, su distribución es desigual por distritos y barrios.

A partir de dicho diagnóstico, el plan establece objetivos estratégicos, líneas de acción y acciones concretas a corto y medio plazo. Entre los retos principales destacan:

  • La conexión del capital natural existente.
  • La adopción de nuevos criterios de sostenibilidad.
  • La adaptación al cambio climático y el reequilibrio dotacional entre los diferentes distritos y barrios de la ciudad.

Mapa de los espacios verdes de la ciudad de Madrid. Foto: Ayuntamiento de Madrid

Medidas de adaptación al cambio climático

Otro plan con alta incidencia en la red verde es el Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático (el Plan A). Entre todas las medidas que plantea, nos concierne el programa Madrid + Natural. Su objetivo es potenciar la adaptación al cambio climático, a través de soluciones basadas en la naturaleza a través de tres niveles:

  • Edificio. En este sentido, impulsa, entre otras medidas, la creación de cubiertas y fachadas verdes, especialmente en edificios municipales.
  • Barrio. A esta escala, fomenta la creación de corredores ambientales.
  • Ciudad. A nivel urbano, apuesta por la renaturalización del río Manzanares.

Esta última iniciativa ha consistido en la apertura de compuertas de las presas y la restauración de los márgenes del río en una parte de su tramo urbano.

La actuación ha tenido una gran repercusión en el incremento de la biodiversidad urbana. Con ella se ha demostrado que medidas de bajo coste (dejando hacer a la naturaleza) pueden tener resultados muy positivos.

Después de la apertura de las compuertas, en agosto de 2016, más aves visitan el Manzanares. Foto: Ayuntamiento de Madrid | Creative Commons

Renaturalización de barrios y espacios verdes

La estrategia de regeneración urbana para la ciudad, el Plan Madrid Recupera, también incide sobre la infraestructura verde. Su objetivo es priorizar la regeneración frente al crecimiento de la ciudad. Recoge entre sus medidas planes de mejora ambiental, la renaturalización de barrios y la creación de nuevas zonas verdes.

Los Itinerarios Habitables, un programa que forma parte del plan anterior, son otro ejemplo destacable. Se trata de calles y espacios públicos que conectan lugares cotidianos como colegios, mercados, centros de salud, bibliotecas o parques. En ellos se propone aplicar medidas para reducir el efecto de isla de calor, tales como el aumento de la vegetación o la creación de corredores verdes.

Mapa de los huertos urbanos comunitarios de Madrid. Foto: Ayuntamiento de Madrid

Otros planes municipales relacionados con la infraestructura verde urbana son el Plan Madrid Ciudad de los Cuidados y el Plan Madrid Alimenta. Del primero emana el proyecto MICOS, que se centra en la mejora de los patios escolares. El segundo incluye actuaciones relacionadas con huertos urbanos o la recuperación de usos agropecuarios.

Asignaturas pendientes

El Ayuntamiento de Madrid parece haber hecho un esfuerzo nada despreciable para incluir en sus políticas la infraestructura verde. Esta aparece de forma transversal y como uno de los elementos principales para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

Pero los diagnósticos de los que parten se basan principalmente en datos puramente cuantitativos, como el número de árboles o la superficie de zonas verdes. Su incremento conlleva en la mayoría de los casos un aumento en los beneficios, pero la elección de especies, la ubicación y el diseño son criterios clave que no se incluyen en los diagnósticos.

De las entrevistas realizadas a responsables técnicos y políticos concluimos que el nivel de ejecución de todas las políticas analizadas es muy bajo.

La mayoría de las personas entrevistadas coinciden en que el mayor reto es implementar las actuaciones propuestas en estos planes. La falta de presupuestos específicos y la difícil coordinación entre todas las áreas de gobierno implicadas son los principales impedimentos.

Algunas actuaciones han conseguido llevarse a cabo a través de los presupuestos participativos o las inversiones financieramente sostenibles. Sin embargo, sin una voluntad política real difícilmente se podrán implantar estas políticas de forma integrada y coordinada para toda la ciudad de Madrid.


Este artículo ha sido escrito en colaboración con la arquitecta especializada en arquitectura sostenible y resiliencia urbana Amaia Rieiro Díaz.


Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

The Conversation

Marta Suárez Casado y David Alba Hidalgo

Marta Suárez Casado es doctoranda en Biodiversidad, Funcionamiento y Gestión de Ecosistemas y David Alba Hidalgo es doctor en Educación Ambiental, magister en Investigación, Gestión y Desarrollo Local y Licenciado en Ciencias Ambientales