The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

7 curiosidades de la Capilla Sixtina

Foto: Stefano Rellandini | Reuters/File

Un 10 de mayo de 1508 uno de los más grandes artistas renacentistas de la historia, el italiano Michelangelo Buonarroti, conocido en español como Miguel Ángel, inició la que sin duda sería su obra más grandiosa y trascendente, los frescos de la Capilla Sixtina de El Vaticano. Fue el Papa Julio II quien pidió al arquitecto, escultor y pintor italiano que realizara la pintura del techo de la Capilla Sixtina, lo que le llevó cuatro años de su vida. En la bóveda de cañón rebajada, el artista diseñó una complicada arquitectura simulada donde incluyó el desarrollo de historias del Génesis. Sus pinturas ocupan 1.100 metros cuadrados.

Como el propio Vaticano indica, la decisión de Julio II de volver a decorar totalmente la bóveda se debió muy probablemente a la larga grieta que se abrió en el techo a causa de las excavaciones tanto al norte como a sur del edificio, para la construcción de la Torre Borgia y del nuevo San Pedro. En mayo de 1504 se encargó a Bramante, en aquel entonces arquitecto de Palacio, que pusiera remedio; éste colocó unas cadenas en el local ubicado sobre la Capilla. Sin embargo, los daños sufridos por las antiguas pinturas debían de haber sido tantos que convencieron al pontífice a encargar a Miguel Ángel una nueva decoración pictórica.

Siete curiosidades de la Capilla Sixtina 2

Parte de los frescos de la Capilla Sixtina | Foto: Stefano Rellandini/reuters

No siempre se ha conocido a la Capilla Sixtina por su nombre, ya que se lo debe al Papa Sixto IV della Rovere, quien hizo reestructurar la antigua Capilla Magna entre el año 1477 y el 1480. La decoración del siglo XV de las paredes incluye: las falsas cortinas, las Historias de Moisés y de Cristo y los retratos de los Pontífices. Fue realizada por un equipo de pintores formado originariamente por Pietro Perugino, Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli, asistidos por sus respectivos talleres y por algunos de sus colaboradores más estrechos. Estas pinturas fueron concluidas en 1482, y el 15 de agosto de 1483, con motivo de la festividad de la Asunción, Sixto IV celebró la primera misa en la capilla y la consagró a la Virgen María.

“Los frescos que aquí contemplamos nos introducen en el mundo de los contenidos de la Revelación. Las verdades de nuestra fe nos hablan desde cada lugar. De ellas, el genio humano ha sacado la inspiración empeñándose en revestirlas de formas de una belleza inigualable”, así los describió el Santo Padre Juan Pablo II durante la Santa Misa celebrada el 8 de abril de 1994 con motivo de la conclusión de los trabajos de restauración del Juicio Universal.

Las curiosidades más destacadas de la Capilla Sixtina:

1. Miguel Ángel tuvo que construir su propio andamio para pintar la bóveda. Este consistía en una plataforma de tablas de madera sujetas sobre soportes creados a partir de agujeros de las paredes, a la altura de las ventanas. De esta manera, los andamios se sustentaban a modo de puente y era posible celebrar misas en la capilla. Actualmente, en ella se celebra cada año una misa con motivo de la fiesta del Bautismo del Señor, durante la cual el Santo Padre imparte el bautismo a los recién nacidos.

2. A la derecha debajo de los pies de Cristo está San Bartolomé, que muestra en una mano el instrumento con el cual fue despellejado vivo y con la otra mano, su piel, que le fue arrancada. Se dice que la piel despellejada es un autorretrato de Miguel Ángel. Una de las interpretaciones dice  que se reflejó de esta manera porque odiaba pintar.

3. El maestro de ceremonias del Papa, Biagio da Casena, aseguró que era vergonzoso que en un lugar santo se hubieran representado todas esas figuras desnudas, y que era una decoración propia de un baño público o de una taberna, pero no de una capilla papal. En respuesta a dicho comentario, Miguel Ángel lo representó en el fresco como Minos, el juez del infierno. La leyenda cuenta que cuando Cesena se quejó al Papa, el pontífice respondió que su jurisdicción no incluía el infierno, por lo que el retrato se mantendría.

Siete curiosidades de la Capilla Sixtina 1

La Guardia Suiza sale de la Capilla Sixtina después de una misa especial en el Vaticano 22 de enero de 2006 | Foto: Maurizio Brambatti/Reuters

4. En 1564 el Papa Pío V encomendó al artista Daniele da Volterra, amigo de Miguel Ángel, la polémica tarea de cubrir los genitales del fresco del Juicio Final, lo que le hizo ganarse el apodo de ‘Il Braghettone’ (El Pintacalzones).

5. Desde 1870, la Capilla Sixtina es la sede del cónclave, la reunión en la que los cardenales electores del Colegio Cardenalicio eligen a un nuevo papa. Una vez se ha elegido Papa, se le conduce a la diminuta sala de las lágrimas de la Capilla Sixtina. Esta sala, que se encuentra a la izquierda del altar bajo El Juicio final, recibe este nombre, según cuentan, porque el nuevo pontífice  suele irrumpir en llanto por la emoción del nombramiento. Durante el cónclave, se instala una chimenea en el tejado de la capilla, y el humo, al ser visto desde la plaza de San Pedro, actúa como una señal. Si sale humo blanco, fumata bianca, formado al quemarse en una estufa las papeletas de la elección, significa que el cónclave ha finalizado y que se ha elegido a un nuevo papa. Si ningún candidato obtiene la mayoría, dos tercios de los votos, sale humo negro, fumata nera, formado al quemarse las papeletas junto con paja húmeda y algunos productos químicos.

Siete curiosidades de la Capilla Sixtina

Cardenales entran en la Capilla Sixtina para comenzar el cónclave para elegir al sucesor del Papa Benedicto XVI | Foto: Osservatore Romano/Reuters

6. Hay un coro permanente, la Capilla Musical Pontificia, schola cantorum o escolanía de la Capilla Sixtina, para el que se han compuesto algunas piezas originales, siendo la más famosa el Miserere de Gregorio Allegri. El coro fue creado por el Papa Sixto IV el 9 de agosto de 1471, y actualmente sigue en activo.

7. Las dimensiones de la Capilla Sixtina no son al azar o por las necesidades de la época, sino que tienen un origen bíblico imitando a lo que era el Templo de Salomón que, según el Antiguo Testamento de La Biblia tenía un largo y ancho de 40,9 metros por 13,4 metros. Se accede a ella con la entrada de los Museos Vaticanos, a diferencia de la Basílica de San Pedro que es gratis, para visitar la Capilla Sixtina hay que pagar 20 euros. Se estima que cinco millones de personas visitan la Capilla Sixtina al año.

Para aquellos que no pueden visitar la Capilla Sixtina en persona, El Vaticano ofrece la posibilidad de realizar una visita virtual.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.