La final de la Copa Libertadores se jugará fuera de Argentina el 8 o 9 de diciembre

LIFESTYLE

La final de la Copa Libertadores se jugará fuera de Argentina el 8 o 9 de diciembre

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ha anunciado este martes que la final de la Copa Libertadores, en la que se enfrentarán el Boca Juniors y el River Plate, se jugará fuera de Argentina entre los días 8 y 9 de diciembre.  

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ha anunciado este martes que la final de la Copa Libertadores, en la que se enfrentarán el Boca Juniors y el River Plate, se jugará fuera de Argentina entre los días 8 y 9 de diciembre. La violencia desatada el pasado sábado en los aledaños del estadio Monumental, el hogar del River, provocó que el esperado partido se aplazara hasta en dos ocasiones. 

«El partido final se juega fuera de Argentina», ha anunciado el presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, al concluir la reunión en Asunción, Paraguay, con los presidentes del Boca, y del River, Daniel Angelici y Rodolfo D’ Onofrio, respectivamente.

Todavía se desconoce cual será el escenario de esta esperada final, el comunicado de Conmebol solo informa de que «el partido de vuelta de la final de la Libertadores de 2018 se llevará a cabo entre el 8 y 9 de diciembre en horario y sede a definirse por la administración».

La fecha elegida dará poco margen de descanso al club vencedor, que deberá viajar a Emiratos Árabes tan solo una semana después, el 15 de diciembre, para disputar el Mundial de Clubes.

Tras el anuncio el organismo ha especificado que su decisión queda sujeta a la resolución del Tribunal Disciplinario, ya que el Boca ha reclamado que se les otorgue la victoria. El violento ataque al autobús en el que se desplazaba la plantilla, en el que varios jugadores resultaron heridos, podría provocar que el partido no llegue a disputarse. 

El Boca Juniors se ampara en el artículo 18 del Reglamento de Disciplina donde se recogen las posibles sanciones, entre ellas, la derrota. Los antecedentes juegan en contra de River. En 2015, durante otro duelo entre ambos clubes en octavos de final de la Libertadores, el Boca fue descalificado tras el ataque con gas pimienta a los futbolistas del River.

Aún a la espera de la resolución del tribunal, varias ciudades ya se han ofrecido para acoger el partido del año. Este mismo lunes, Génova se postulaba de la siguiente forma: “Estimados presidentes, debido a los lazos históricos, culturales y deportivos con Buenos Aires, esta ciudad se siente profundamente conectada con esos dos clubes prestigiosos, fundados por nuestros compatriotas que emigraron a Argentina a principios del siglo XX”, escribió en una carta el asesor para el deporte de la ciudad italiana, Stefano Anzalone. 

A primera hora de este martes, el estadio Mineirao, en Belo Horizonte, Brasil, también presentaba su candidatura. Sin embargo, la apuesta de muchos es Asunción, debido a la cercanía con la sede de Conmebol.

La tensión entre los rivales argentinos es máxima. El partido de ida terminó con un empate a dos, por lo que, de llegar a jugarse, la vuelta promete la máxima igualdad. El Boca busca su séptimo título para igualar al también argentino Independiente como máximos ganadores de la Libertadores, mientras que el River va en busca de la cuarta, la primera en tres años, informa AFP.