The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Felipe VI, Sánchez y Torra inauguran la XIX edición del Mobile World Congress

Redacción TO
Última actualización: 25 Feb 2019, 2:41 pm CET
Foto: QUIQUE GARCIA | EFE

El rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, han inaugurado este lunes la XIX edición del Mobile World Congress (MWC) con el recorrido por los expositores de la Fira de Barcelona. El comienzo de la feria coincide con una huelga de los trabajadores del Metro de Barcelona y se celebra sin la presencia de compañías como Uber y Cabify.

Poco después de las 10:00 horas, el rey, Sánchez y Torra, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han llegado a la entrada de uno de los pabellones, donde han saludado al resto de autoridades. Después de una visita conjunta a un pabellón de la asociación GSMA, organizadora del congreso, el presidente de la Generalitat ha evitado fotografiarse junto al rey y el presidente del Gobierno. Cuando todas las autoridades se dirigían para hacerse una foto frente al pabellón de España, Torra se ha apartado de la comitiva y no ha continuado con el recorrido, evitando así participar en la instantánea de grupo.

Antes de la inauguración, Felipe VI, Sánchez y Torra han participado en una reunión con los responsables de la entidad organizadora de la feria, GSMA, en la que, como ya ocurrió en la cena del domingo, Torra y Colau no han salido a recibir al monarca, sino que le han saludado en el interior de la sala donde se ha celebrado el encuentro.

También han asistido a esta reunión las ministras de Economía y Empresa, Nadia Calviño, y de Política Territorial, Meritxell Batet, y el titular de Ciencia, Pedro Duque, así como la socialista Núria Marín alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, municipio donde está situado el recinto ferial.

En la reunión, han informado a las autoridades de las principales novedades de la presente edición del MWC, que se espera que visiten alrededor de 107.000 personas durante los cuatro días que dura el evento.

En ese encuentro han podido conocer de primera mano innovaciones de compañías como Google, Ericsson y Huawei, entre otras marcas, así como iniciativas de carácter más ciudadano, como kits educativos de robótica pensados para niños.

En la cena de inauguración de la feria, Felipe VI aseguró que España está reconocida mundialmente como una “democracia plena”, con “instituciones sólidas” y con una Constitución que ha representado un “éxito político sin precedentes” en la historia del país.

Frente a Torra y en un contexto marcado por el juicio del procés, Felipe VI aseguró que España “se ha convertido, por derecho propio, en una de las 20 democracias plenas del mundo reconocidas internacionalmente”. “Nuestra democracia ha conseguido, en términos reales, el mayor nivel de prosperidad y bienestar para el país en toda su historia. Hoy, España disfruta de sólidas instituciones y de fortaleza política y económica”.

Felipe VI, Sánchez y Torra inauguran el Mobile World Congress

Los asistentes al Mobile World Congress llegan en el día de su inauguración. | Foto: Sergio Pérez | Reuters

Esta edición del Mobile World Congress ha arrancado con una huelga de los trabajadores del Metro de Barcelona, que se mantiene convocada después de que la reunión de mediación convocada el domingo por la Generalitat finalizara sin acuerdo. Los trabajadores harán huelga del 25 al 28 de febrero entre las 07:00 y las 09:00, entre las 16:00 y las 18:00 y entre las 22:30 y las 00:30.

Además, destaca la ausencia de empresas de VTC como Uber y Cabify, que anunciaron que dejaban de dar servicio Barcelona debido la nueva regulación de la Generalitat, establecida tras la huelga de taxis.

El MWC se celebra en Barcelona desde el año 2006 y está garantizada su continuidad en la capital catalana al menos hasta 2023. No obstante, el consejero delegado de GSMA, John Hoffman, confesó hace pocas semanas que la preocupación por la inestabilidad política en Cataluña les llevó en 2018 a tener preparado un plan de crisis que previó la cancelación del evento y su traslado a dos posibles ubicaciones fuera de España.

Se estima que el evento va a tener un impacto económico para el área de Barcelona este año de unos 473 millones de euros.