Estados Unidos cierra un "matadero de gatos" para un programa de investigación

Cultura

Estados Unidos cierra un "matadero de gatos" para un programa de investigación
Foto: Colin Young-Wolff

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ha anunciado que dejará de matar gatos para un programa de investigación, después de que recibiera varias críticas y se produjesen fuertes manifestaciones.

El programa utilizaba gatos para investigar la toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria potencialmente mortal que generalmente se contrae en gatos o alimentos contaminados. Para ello, los animales eran alimentados con carne infectada, después, los felinos eran sacrificados. Sin embargo, los grupos veterinarios, aseguran que la enfermedad es tratable y que los gatos deberían haber sido tratados y posteriormente adoptados.

Más de 3.000 gatos han sido sacrificados desde que se lanzó el programa en 1982, según afirman los activistas del Proyecto de Desechos de la Capa Blanca (WCWP), con un costo del programa de más de 22 millones de dólares.

En marzo, se introdujo en el Congreso una legislación bipartidista, conocida como la ‘Ley del Gatito‘, para poner fin a esta práctica, describiéndola como «matanza de gatitos financiada por los contribuyentes». De esta forma, en una declaración, el USDA dijo que «la investigación de la toxoplasmosis se ha redirigido y el uso de gatos se ha suspendido y no se restablecerá».

Una de las figuras clave detrás del proyecto de ley, el representante demócrata Jimmy Panetta, dijo que esta decisión de poner fin a esta práctica es un ejemplo de que se atiende a las preocupaciones de la población. «Felicito al USDA por su decisión de finalizar este tipo de pruebas en gatitos. Escucharon a la gente y respondieron apropiadamente a nuestras preocupaciones. Así es como deben funcionar nuestras instituciones, nuestro gobierno y nuestra democracia».

Por su parte, el departamento ha matizado que su investigación ayudó a reducir a la mitad la tasa de infecciones por toxoplasmosis, que es particularmente peligrosa para los bebés y las personas con sistemas inmunológicos complicados.