José María Albert de Paco

¡Viva Panamá!

El periodismo es un simulacro por el que individuos que lo ignoramos todo del Banco Mundial hablamos de la inconveniencia de que José Manuel Soria se siente en el consejo del Banco Mundial. Nos basta el eco luciferino del binomio 'banco' + 'mundial' (a buen seguro, hum, un cónclave para la perpetuación de las desigualdades) y la sospecha de que Soria no sólo es un ladrón, sino un ladrón de derechas. Así, a base de prejuicios y supercherías, se escribe la actualidad, o acaso se la somete.

Opinión

¡Viva Panamá!
José María Albert de Paco

José María Albert de Paco

De pequeño, en la playa, solía entretenerme yendo y viniendo de lo hondo con algo que demostrara que había estado allí. Fue aquella mi primera escuela de periodismo.

El periodismo es un simulacro por el que individuos que lo ignoramos todo del Banco Mundial hablamos de la inconveniencia de que José Manuel Soria se siente en el consejo del Banco Mundial. Nos basta el eco luciferino del binomio ‘banco’ + ‘mundial’ (a buen seguro, hum, un cónclave para la perpetuación de las desigualdades) y la sospecha de que Soria no sólo es un ladrón, sino un ladrón de derechas. Así, a base de prejuicios y supercherías, se escribe la actualidad, o acaso se la somete.

Anoche, en 13TV, intervino Manuel Conthe, ex presidente de la CNMV, y que el domingo había publicado en Expansión un esclarecedor artículo en defensa del nombramiento de Soria. El caso es que en la tertulia salieron a colación los llamados ‘Papeles de Panamá’, y hoy, al enterarme de la nominación de Almodóvar a los Oscar (ese Banco Mundial de cineastas) he temido que el pueblo se levantara en armas para que, en lugar de Almodóvar (¡y el entrañable Tinín!), España enviara a los Oscar cualquier grosería. 

Verán, hay una escena de Julieta en que Adriana Ugarte y Daniel Grao follan por todo lo alto en un coche cama, ella encima de él. La imagen muestra el reflejo en la ventanilla de Adriana, hecha una mueca de perdición, y a nadie escapa que lleva bragas, unas deliciosas bragas negras de cuello alto. Y yo, como cualquier espectador decente, no pude sino apartar la braguita (un poco, sólo un poco). Y claro, temí que el artista que me había dado la oportunidad de apartar (un poco, un poco sólo) la braguita de Adriana, se quedara fuera de los Oscar, como Soria se ha quedado fuera de su carrera de funcionario.

Ya me estaba viendo, ay, en la tesitura de escribir: «El periodismo es un simulacro por el que individuos que lo ignoramos todo del cine hablamos de la inconveniencia de que Pedro Almodóvar represente a España en los Oscar». Cuando de pronto, pensé en Zapatero. El peor presidente que ha tenido España le baila el agua al régimen de Maduro en Venezuela en nombre de una mediación (¡otro Banco Mundial!) que cada día recuerda más a la de Brian Currin con Batasuna. 

C’est joli la corruption, n’est-ce pas, monsieur? C’est joli la corruption. 

Más de este autor

En el nombre del Bola

«Cuál de los dos Iglesias prohijará esa reforma, ¿el antiguo Vecino de Vallecas o el propietario del chalé de Galapagar?»

Opinión

Fiera es la noche

«Chulo, putero, ladrón, borracho, cocainómano, heroinómano, matón… Jarabo, criminal de leyenda, gustaba de condensar semejante acervo en una sola palabra: español»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión

Ricardo Dudda

Echenique y Escrivá

«El verdadero logro es de José Luis Escrivá, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que desde el principio fue consciente de la necesidad de que la medida aguantara, que no fuera exclusivamente una medida de propaganda y una carta de presentación del Gobierno»

Opinión