The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Violaciones multiculturales

Dice Juan Luis Cebrián que la Reconquista fue un horror, que la bárbara intolerancia de los cristianos del norte de España frustró el nacimiento de una nueva civilización, algo así como un edén mediterráneo, multicultural y sincretista.

Dice Juan Luis Cebrián que la Reconquista fue un horror, que la bárbara intolerancia de los cristianos del norte de España frustró el nacimiento de una nueva civilización, algo así como un edén mediterráneo, multicultural y sincretista. El sorprendente académico no está haciendo un análisis intelectual, sino ideológico, porque desde que se derrumbó el Muro el progresismo está huérfano de utopías, y necesita anunciar un nuevo paraíso, una nueva excusa, otra promesa de mil años de paz que reclame, para su consecución, esa naturaleza totalitaria a la que nunca han renunciado.

La nueva zanahoria se llama multiculturalismo, alianza de civilizaciones, o cualquier eufemismo similar que diluya las verdades nuestras -el arco de medio punto, el Quijote y el pentagrama- y las ponga la mismo nivel de las hordas bárbaras. En realidad eno es más que un vicio viejo de las élites decadentes, una faceta suicida del esnobismo. Ahítos de poder y de confort material, habiendo roto definitivamente con las raíces propias, los niños (y niñas) de papa (y de mamá) hablan maravillas de la espiritualidad hindú o de los baños turcos, y en esas memeces sucumben desde el actor hollywoodiense hasta el cultureta de pañuelo palestino y foto de Gaza en su WhatsApp, pasando por los académicos o los escritores de verdad, que están fabricando el rostro de la bestia al describir prósperas convivencias culturales que en realidad nunca existieron.

Porque la multiculturalidad no es una fiesta exótica de millonarios de todas las razas, ni el puesto de kebabs de la esquina, sino el exterminio de los cristianos y otras minorías, las ablaciones en Melilla, el conflicto eterno de Oriente Medio, y Siria, y los arrabales de París, que son el frente de juventudes del califato. Ahora, también, las violaciones en masa en mitad de la campiña inglesa, que no se denunciaron por complejo de inferioridad y por vocación sumisa, o sea, por no parecer racistas.

El multiculturalismo es, en fin, la nueva mutación del virus antioccidental, fabricado -como todos los anteriores-, por élites aburridas y nihilistas, las que utilizan el palacete del abuelo para hacer una rave y mostrarla en selfies, o ejercen de viejos sultanes en la Moraleja.

Más de este autor

La china falsa

Paradojas de la historia, que el comunismo -atroz construcción edificada sobre la reducción del hombre a las relaciones económicas- no ha conseguido ...


Notice: Trying to get property 'category_nicename' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 319

Notice: Trying to get property 'cat_name' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 320

Notice: Trying to get property 'cat_ID' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 321

Más en El Subjetivo

Nuestras plagas de Egipto

"La realidad que nos rodea empieza a ser como leer la Biblia y la gente se burla de Greta como se burlaban de Noé, empeñado en su barco porque en esta vida descreída, ni creemos en el dolor ajeno, ni creemos en las noticias que avisan de todas esas cosas más terribles por venir"

España, caja única

"La fragmentación de la gestión de la seguridad social –sobre todo en materia de pensiones- generará más costes y descoordinación en un servicio que ya funciona relativamente bien"