Blas Pinar Pinedo

USA, Roma, Cuba y el buen rollito...

Lo malo de la política del marketing es que genera expectativas, todo parece maravilloso y luego te encuentras con el precio que tienes que pagar.

Opinión

USA, Roma, Cuba y el buen rollito...

Lo malo de la política del marketing es que genera expectativas, todo parece maravilloso y luego te encuentras con el precio que tienes que pagar.

Lo malo de la política del marketing es que genera expectativas, todo parece maravilloso y luego te encuentras con el precio que tienes que pagar. En principio uno se alegra por el anuncio del acuerdo entre USA y Cuba, porque a uno le apetece cualquier noticia aparentemente positiva en un mundo en el que vemos violencias cada vez más salvajes… 

Obama necesita hacer algo para merecer su Nobel preventivo, para que su presidencia no sea recordada primero por armar al enemigo islamista y luego por no saber combatirlo, para tapar el fracaso de sus grandes proyectos como la reforma sanitaria y, últimamente, para jugar a enfrentarse a una mayoría republicana que manda y ya prepara la vuelta al poder.

El Papa se excede con sus gestos de cara a la galería, y si bien su mensaje es interesante por su forma tan novedosa como su fondo fiel, a veces, como en este caso, habla de forma llana, precipitada y locuaz, provocando confusiones y competiciones de progresismo en los obispos que no saben entenderle.

La dictadura cubana logra una victoria en el corto plazo, gracias a las cesiones de Obama, a su propio poder propagandístico y a los torpes políticos europeos. Rajoy ha afirmado que mejorará la democracia, olvidando a Oswaldo Payá (y tantos) y que allí solo domina una implacable tiranía admirada por nuestros radicales comunistas. Lo celebran también los hombres de negocios, porque, dicen, se abre una isla de oportunidades que pueden impulsar economías destrozadas. Pero en fin, veo mucho buen rollito, demasiado marketing, nada de prudencia y muy poco contenido.

Más de este autor

No podrán con la Navidad

Podrán perseguir a la Iglesia y podrán masacrar a quienes sigue creyendo en el Salvador que nació en Belén, pero jamás vencerán porque la victoria comenzó con el anuncio de un ángel y una mujer que aceptaba…

Opinión

Un premio para Fidel Castro

La gran trampa del comunismo es su permanente mentira que acaba por resultar atractiva a las personas ignorantes, rencorosas y desesperadas.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión