Diego Arria

Una bendición encubierta

Estos “países hermanos” descubrirán más temprano que tarde las implicaciones que tendrá para ellos estar representados por Maduro y la hija de Chávez en el Consejo de Seguridad.

Opinión

Una bendición encubierta

Estos “países hermanos” descubrirán más temprano que tarde las implicaciones que tendrá para ellos estar representados por Maduro y la hija de Chávez en el Consejo de Seguridad.

Venezuela fue elegida para ocupar uno de los dos escaños no permanentes que América Latina y el Caribe (GRULAC) tienen en el Consejo de Seguridad de la ONU por el periodo 2015-16. El señor Maduro, quien funge de jefe de estado de Venezuela, de inmediato atribuyó la victoria a Hugo Chávez quien: «reposicionó a Venezuela como un país de dignidad. Es una victoria de Chávez que sigue ganando batallas en el mundo y esta elección un hecho sin precedente”.

Veamos: falso que el mundo votó a favor del finado Chávez. El GRULAC decide anualmente a qué país endosar para evitar competir entre ellos en la Asamblea General que decide la elección. Este fue el caso de Venezuela, corrió solo sin competencia por lo cual su elección fue automática. Es igualmente falso que haya sido una elección sin precedente. Venezuela fue elegida por consenso en cuatro anteriores oportunidades.

Los norteamericanos dicen, cuando un objetivo no es alcanzado o les es adverso, esto es “A blessing in disguise”. ¿A qué viene esta acotación?

Sin dudas el régimen dirá -y con bastante razón- que lo digo como un consuelo por lo que considero será no solo negativo, sino peligroso para los fines que promueve la ONU. Pero especialmente para la propia región que ha hecho posible su incorporación al Consejo. Si bien eso es cierto también lo es que el mundo podrá apreciar en vivo y en directo el accionar del régimen dictatorial venezolano, que no es para nada desconocido de los gobiernos latinoamericanos y del Caribe.

Conocen muy bien el infame record de violaciones a los derechos humanos, la sustitución del estado de derecho por la práctica del linchamiento, su desprecio por las resoluciones de la comunidad internacional. La última: no acatar la decisión del Grupo de Detenciones Arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de darle libertad inmediata a Leopoldo López, el líder político de mayor apoyo nacional y a los alcaldes Scarano y Ceballos. En síntesis estos gobiernos votaron por el régimen militarizado de Maduro, mientras que el resto de la comunidad internacional votó por Venezuela.

Estos “países hermanos” profundamente desagradecidos por las ayudas que tuvieron en el pasado de la Venezuela democrática descubrirán más temprano que tarde las implicaciones que tendrá para ellos estar representados por Maduro y la hija de Chávez en el Consejo de Seguridad.

Sin dudas “una bendición encubierta” para los que buscamos el rescate de la libertad en nuestro país.

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión