Rafa Latorre

Un mísero capo

El día que la policía italiana detuvo al capo mafioso Bernardo Provenzano la opinión pública sufrió un desengaño. El jefe supremo de la Cosa Nostra llevaba una vida miserable y paranoica. Encerrado en una granja siciliana, sólo se comunicaba con el exterior mediante unos papeluchos escritos en clave.

Opinión

Un mísero capo
Rafa Latorre

Rafa Latorre

"Periodista. Me gustaría poder decir que aprendí el oficio en el Shinbone Star pero fue menos épico. Trataré de no olvidar, lector, que su tiempo es escaso"

El día que la policía italiana detuvo al capo mafioso Bernardo Provenzano la opinión pública sufrió un desengaño. El jefe supremo de la Cosa Nostra llevaba una vida miserable y paranoica. Encerrado en una granja siciliana, sólo se comunicaba con el exterior mediante unos papeluchos escritos en clave.

Así fue la descripción que hizo Gilberto Caldarozzi, el director del Servicio Central Operativo de la Policía italiana, a El País unos meses después del arresto: «Provenzano vivía como una bestia en su cubil. Dormía en un saco de dormir. Todas sus cosas estaban recogidas en pocas bolsas, listo para huir. Las ventanas, tapadas, para que de noche no saliera ni un rayo de luz».

No vivía como se suponía que debía vivir un capo mafioso, o al menos como nos lo había contado Mario Puzo. La única coincidencia era que el delincuente se escondía en Corleone. Caldarozzi explica que si Provenzano pudo permanecer huido durante 43 años fue «por su bestial capacidad de aguante en condiciones de vida horribles».

La relación de la mafia con la ficción es un asunto de gran interés. Entre las escasas posesiones de Provenzano cuando fue detenido se encontraba una cinta con la banda sonora de El Padrino, de Nino Rota. Es la realidad la que pretende emular a El Padrino y no al revés. La fascinación que ejerce la saga de los Corleone ha hecho que matones palurdos se travistan de gángster y  que hasta el más bobo e inofensivo de los corruptos ibéricos pida que le llamen Don Vito.

Jamás olvidaré la impresión que me causó la fotografía de Bin Laden en su escondite en Pakistán, que el Departamento de Defensa estadounidense hizo pública poco después de su ejecución. Toda la vida escuchando que la causa del crimen y el terror era la pobreza y resulta que era la consecuencia: qué mejor ejemplo  que el de un multimillonario saudí convertido en cabrero.

Contexto

    Más de este autor

    El otoño de la incertidumbre

    El otoño político comenzará con una comparecencia anecdótica en el Congreso. Mariano Rajoy volverá a dejar de explicar ante el pleno lo que tantas veces ha dejado de explicar. Nada de lo que el presidente diga ya sobre la Gürtel va a cambiar el destino de este país y sin embargo hay algo relacionado con esta cita que ha provocado alarma en el PP. Si Rajoy está obligado a comparecer para someterse a una ceremonia de escarnio es porque el PNV ha votado junto al PSOE, Unidos Podemos, el PdeCat y ERC a favor de que lo hiciera.

    Opinión

    El Cordobés, la Tomasa y la risa liberadora

    A Wim Wenders le indignó una secuencia de El Hundimiento. Una elipsis, en concreto: «del mismo modo que Hitler se da la vuelta cuando muere su perra Blondie, la película se aparta en el momento en que muere el Führer. ¿Por qué no mostrar que ese cerdo, por fin, ha muerto? ¿Qué clase de proceso de represión se desarrolla ahí ante nuestros ojos?». 

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    José María Marco

    COVID-19. La tempestad

    Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

    Zibaldone

    Pablo de Lora

    All facts matter?

    «Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

    Opinión